Diciembre2003

Por @Wicho — 31 de Diciembre de 2003

Según una encuesta realizada por Goldman, Sachs & Co., Harris Interactive, y Nielsen/NetRatings [informe en formato PDF, 64 KB] en el periodo comprendido entre el 1 de noviembre y el 12 de diciembre las ventas en línea alcanzaron los 13.000 millones de dólares, lo que supone un aumento del 46 por ciento respecto al año pasado, y esto sin incluir las ventas de viajes, mientras que las ventas en tiendas tradicionales han bajado.

Los compradores se dejaron como media un 21 por ciento de su presupuesto en la web, siendo las principales categorías:

  • Ropa: 2.500 millones
  • Juguetes y videouegos: 1.600 millones
  • Electrónica de consumo: 1.400 millones
  • Video y DVD: 1.200 millones
  • Libros: 1.000 millones
Estas cifras suponen un crecimiento en todas ellas, siendo el más espectacular el de la ropa con un 35 por ciento.

Para Abha Bhagat, analista senior de Nielsen/NetRatings, el nivel de satisfacción alcanzado por los compradores y esas cifras son una clara indicación de que la Red se ha consolidado como un nuevo canal a través del que los vendedores llegan a los consumidores.

Me gustaría ver un análisis similar de las ventas en línea en España de estas navidades cuando termine la campaña de ventas.

Supongo que, aunque sólo sea por inercia, crecerán, pero teniendo en cuenta que las cámaras de comercio opinan que la culpa de que el comercio electrónico en España no funcione mejor es de los consumidores y no de lo mal que están pensadas y/o montadas la mayoría de las tiendas en línea, imagino que este crecimiento sólo será un fracción de lo que podría ser, aunque imagino que aún así lo venderán como un gran éxito.

¿Cambiarán las cosas en 2004?

Supongo que no, pero me gustaría equivocarme.

Feliz Año Nuevo, por cierto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Diciembre de 2003
Los distintos tipos de geeks y la posición que ocupan en la jerarquía geek. (Vía lista de correo del canal #cienciaficcion.)
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 29 de Diciembre de 2003
Bill Gates fue asesinado en el MacArthur Park de Los ¡ngeles el 2 de diciembre de 1999, mientras recibía un homenaje, por dos disparos de un tirador solitario apostado en la terraza de un hotel cercano. O al menos esa es la teoría oficial. En realidad no está claro si el tirador, que murió abatido por guardias de seguridad momentos después, actuó solo o junto a otras personas. Tampoco está claro que fuera él realmente el tirador, dado que la identificación es confusa y las narraciones de los testigos también. En realidad, todo pudo ser una conspiración y ni la fiscalía ni la policía parecen haber investigado con diligencia el caso.
En realidad, nada de esto sucedió nunca: Bill Gates está vivo y bien. Pero este relato procede de un curioso universo alternativo descrito en un documental y varias páginas webs y weblogs. Encontré el documental Nothing So Strange a través de un post de Aaron Swartz.

En el web de Nothing So Strange se puede descargar el documental casero, de 80 minutos, mediante un micropago de 5 dólares. El resto del conjunto es una especie de nebulosa a lo JFK rodeada de informes, diarios y páginas web en el que si te sumerges casi terminas creyendo que realmente Bill Gates murió en MacArthur Park en el 99 y que los informes son puro encubrimiento de algo más importante que oculta algún tipo de conspiración. (La sensación es realmente curiosa). Entre los materiales adicionales está el weblog sobre la película, la página de Citizens for Truth, la ONG de voluntarios que investiga el asesinato y en cuya historia está basado el documental y la página de The Garcetti Report, el informe oficial de la fiscalía sobre el caso (muy a lo Informe Warren en el caso JFK). En el caso no falta de nada: las fotos oficiales y entraoficiales, los vídeos de aficionados que "muestran algo más", los fallos temporales de los infomes, las diversas versiones sobre el porqué del asesinato, los supuestos debates en televisión...

En realidad, nada de este universo paralelo está del todo claro: si los websites existen desde antes o después que el documental; la gente que llega a los foros está notablemente confusa ("Gates está vivo, lo vi ayer en la CNN") y los websites alternativos como BillGatesIsDead.com están también muy bien trabajados. Ya dudo incluso de si la recomendación de Wired ("Hay que ver esta película") o los supuestos premios que ha recibido son reales, pero el caso es que todo el asunto es divertido. Excepto para Bill Gates que (supuestamente, de nuevo) considera que es de mal gusto.

En fin, lo cierto es que para variar un poco ante tanto estreno Hollywoodiense no está mal verse un documental falso (¿"falsocumental"?) como Nothing So Strange y entretenerse un rato. Yo diría que merece la pena aunque solo sea por su originalidad y por los múltiples niveles que como capas de cebolla van mucho más allá de los 80 minutos de película.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 28 de Diciembre de 2003
Tras el primer trimestre de la historia de Microsoft en el que sus beneficios no han crecido, Charlie Demerjian postula en este artículo de The Inquirer que se está produciendo un gran cambio en la industria de las TI en el que Microsoft está empezando a perder su posición hegemónica y las empresas están empezando a buscar alternativas a los productos de ésta, básicamente en entornos Linux.

También cuenta, entre otras cosas, que la cultura dominante en Microsoft le va a impedir cambiar para reaccionar a tiempo, pues lo que muchos consideran bugs para Microsoft son decisiones de diseño de sus productos, y, claro, no van a cambiar todo para solucionar unos fallos que ellos en realidad no consideran tal cosa.

Personalmente, creo que Demerjian tiene razón.

De hecho ya hace algún tiempo que vengo comparando a la Microsoft actual con la IBM de hace unos veinte años: en aquel entonces el liderazgo de IBM parecía intocable y que estaba por encima del bien y del mal hiciera lo que hiciera; recuerdo cómo un director de informática de una gran empresa me dijo en una ocasión:
Si monto algo que no sea IBM y falla, el que falla soy yo; si monto IBM y falla, quien falla es IBM.
A estas alturas ya hemos visto que IBM no era tan intocable como parecía, y estoy dispuesto a apostar algo a que Microsoft tampoco lo es.

Por cierto, a pesar de la fecha este post no es una inocentada.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear