Septiembre2011

Por @Alvy — 30 de Septiembre de 2011

Fot3ros es un videocast de fotografía totalmente en español, procedente de Chile, del que ya se han publicado cinco capítulos, con entrevistas y charlas sobre fotografía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 30 de Septiembre de 2011

CerebroMe pareció curioso este dato de Science Daily: Millisecond Memory: ‘Teleportation’ of Rats Sheds Light On How the Memory Is Organized. Básicamente explica algunas investigaciones publicadas en Nature a partir de las que un equipo de científicos creen que la memoria y los recuerdos pueden dividirse algo así como unidades mínimas (cuantos) que el cerebro es capaz de recuperar y procesar en unos 125 milisegundos.

Dejando aparte la típica dificultad para definir y diferenciar memoria de recuerdos, como ejemplo ponen una situación típica: una persona se despierta con los ojos cerrados en un hotel o sitio poco familiar y se pregunta ¿Dónde estoy? Lo que dicen es que lo que se tarda en recordar eso son unos 125 milisegundos. Eso significa que más o menos la velocidad a la que el cerebro recupera y procesa lo que tiene almacenado serían unos ocho recuerdos por segundo. Además, esos recuerdos nunca se mezclan – aunque a veces nos lo parezca.

A mi me pareció una velocidad algo lenta, pero parece consistente con otras interpretaciones parecidas; por ejemplo aquella de Minsky que decía que no somos capaz de procesar más información que a dos bits por segundo, aunque también sabemos que probablemente la mente no funciona en modo binario. Es mucho más interesante considerar cómo los seres humanos podemos usar nuestra «computadora cerebral» como lo hacemos (reconocer caras e imágenes, hablar, recordar miles de cosas, traducir, sentir, divagar, sufrir, crear) a esas velocidades más propias de un ZX-81 que de un Big Blue. Sin duda hay un montón de procesos que nos parecen más complicados de lo que realmente son: puros «automatismos» completamente naturales.

(Vía Neatorama.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Septiembre de 2011

Un año más tenemos con nosotros los premios Ig Nobel, aquellos que se dan a aquellos logros que primero hacen que la gente se ría y luego piense, y que este año han sido otorgados en las categorías de:

  • Fisiología: para Anna Wilkinson, Natalie Sebanz, Isabella Mandl y Ludwig Huber por su estudio «Ausencia de evidencia de contagio del bostezo en la tortuga terrestre de patas rojas».
  • Química: para Makoto Imai, Naoki Urushihata, Hideki Tanemura, Yukinobu Tajima, Hideaki Goto, Koichiro Mizoguchi y Junichi Murakami por determinar la intensidad ideal del wasabi en forma de aerosol para despertar a las personas en caso de incendio u otra emergencia, y por aplicar esta información al diseño de una alarma por wasabi.
  • Medicina: para Mirjam Tuk, Debra Trampe y Luk Warlop (of BELGIUM), compartido con Matthew Lewis, Peter Snyder y Robert Feldman, Robert Pietrzak, David Darby, y Paul Maruff, por demostrar que las personas toman mejores decisiones acerca de algunas cosas –pero peores acerca de otras— cuando tienen una necesidad perentoria de orinar.
  • Psicología: para Karl Halvor Teigen de la Universidad de Oslo por intentar comprender por qué la gente suspira en el día a día.
  • Literatura: para John Perry, de la Universidad de Stanford, por su Teoría de la Procrastinación Estructurada, que dice: «Para conseguir grandes resultados, trabaja siempre en algo importante, usándolo como forma de evitar hacer algo que sea aún más importante».
  • Biología: para Darryl Gwynne y David Rentz por descubrir que cierto tipo de escarabajo se aparea con cierto tipo de botella de cerveza australiana.
  • Física: Philippe Perrin, Cyril Perrot, Dominique Deviterne, Bruno Ragaru y Herman Kingma por determinar por qué los lanzadores de disco se marean mientras que los de martillo no lo hacen.
  • Matemáticas: para Dorothy Martin (quien predijo que el mundo se acabaría en 1954), Pat Robertson (quien predijo que el mundo se acabaría en 1982), Elizabeth Clare Prophet (quien predijo que el mundo se acabaría en 1990), Lee Jang Rim (quien predijo que el mundo se acabaría en 1992), Credonia Mwerinde (quien predijo que el mundo se acabaría en 1999), y Harold Camping (quien predijo que el mundo se acabaría el 6 de septiembre de 1994 y más tarde dijo que se acabaría el 21 de octubre de 2011) por enseñar a todo el mundo a ser cuidadoso a la hora de hacer asunciones y cálculos matemáticos.
  • Paz: para Arturas Zuokas, el alcalde de Vilna, por demostrar que el problema de los coches de lujo mal aparcados se puede solucionar aplastándolos con una tanqueta.
  • Seguridad pública: para John Senders de la Universidad de Toronto, Canadá, por llevar a cabo una serie de experimentos en los que una persona conducía un coche por una autopista mientras un visor se bajaba y subía delante de su cara, impidiéndole ver.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 30 de Septiembre de 2011

Que la música puede «verse» de otra forma queda demostrado con Music Painting, un montaje de Matteo Negrin para disfrutar y relajarse aprovechando que es viernes y ya toca. A diferencia de otras versiones que circulan por televisión, aquí la música del pentagrama se corresponde segundo a segundo on la composición musical.

(¡Gracias José!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear