Agosto2012

Por Nacho Palou — 31 de Agosto de 2012

En TechCrunch,

Atari cumple 40 años y lleva ocho de sus juegos clásicos más conocidos al navegador web [trasladados a] lenguajes HTML5 y CSS3. Atari planea sumar hasta 100 juegos a este catálogo en los próximos meses.

Microsoft anda por medio para promocionar Internet Explorer 10, de modo que si se accede con este navegador no aparece publicidad previa; aunque los juegos funcionan en cualquier navegador compatible HTML5 y también están adaptados para funcionar en pantallas táctiles, como tablets.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 31 de Agosto de 2012

Tal vez ser el primero en poner la bota en la luna no tenga precio, pero desde luego no es que estuviera muy bien pagado. Según cuentan en The Atlantic el libro Moondust: In Search of the Men Who Fell to Earth da algunas cifras:

[Los astronautas que iban a la luna] recibían en concepto de dietas y gastos por desplazamiento lo mismo que si hubieran estado destinados en cualquier otro lado fuera de la base de Bakersfield: ocho dólares al día antes de aplicar varias deducciones (como por ejemplo por alojamiento, ya que el gobierno proporcionaba la cama en la nave espacial)

Esos ocho dólares de 1969 equivalen hoy a 50 dólares. 40 euros de hoy en concepto de dietas y gastos de viaje menos el alojamiento. Como para abrir el minibar del módulo de mando.

Lo de ser astronauta entonces tampoco era un chollo económicamente; los astronautas cobraban el mismo sueldo que cualquier oficial del ejército, unos 17.000 dólares al año, en 1969. 80.000 euros de hoy en día. «Eran simplemente parte de un equipo de la NASA que logró pasearse por la luna con éxito».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 31 de Agosto de 2012

En 1902 George Méliès estrenaba Viaje a la luna (Le voyage dans la lune), una de las primeras películas de la historia del cine y también de la ciencia ficción. De tan solo 14 minutos de duración (y rodada a 16 fotogramas por segundo) estaba basada someramente en el relato de Julio Verne y todavía es una delicia ver la hoy en día – sobre todo si te gustó La invención de Hugo (2011).

En este montaje de RVR se combinan imágenes de la película original de Méliès con música electrónica y escenas de la misión del Apolo 11 en 1969. El resultado es un delicioso homenaje –un siglo después– tanto a Méliès como al recientemente fallecido Neil Armstrong.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear