Septiembre2016

Por @Alvy — 30 de Septiembre de 2016

Por aquí hemos hablado alguna vez de las máquinas de Von Neumann, una idea sumamente interesante planeada hacia 1948-49 por uno de los matemáticos pioneros de la historia de la informática: John von Neumann. Este vídeo de TED-ed es un estupendo resumen que describe cómo son y para qué podrían utilizarse, básicamente expandir el alcance de la humanidad por toda la galaxia.

El problema es que nuestra galaxia es enorme y existe una limitación física a la expansión de cualquier civilización: la velocidad de la luz. Comparado con eso el tiempo de vida de los individuos de una especie y sus adaptaciones para la supervivencia son casi algo nimio. Pero hay una solución plausible, y esa fue la idea que planteó Von Neumann.

Una máquina de Von Neumann es básicamente un autómata autorreplicante: se envía en una nave espacial y tiene capacidad de encontrar un lugar para asentarse, extraer materiales y energía de los recursos naturales y fabricar una copia de sí mismo. La primera máquina hará una copia, luego serán dos las máquinas trabajando, luego cuatro, ocho… Finalmente llegados al momento adecuado pueden construir más naves y saltar a explorar las siguientes estrellas y planetas. La expansión es exponencial y al final toda la galaxia queda a su alcance.

Advanced Automation for Space Missions / NASA
Una máquina autorreplicante / NASA

Esto que sobre el papel está muy bien es algo mucho más complicado en la práctica, pero los virus informáticos son un ejemplo perfecto de sistema autorreplicante dentro de lo que es su universo digital: llegan, copian, se replican y repiten la operación.

Según los cálculos si se pudieran construir estas máquinas y el viaje interestelar se pudiera realizar a un 5 por ciento de la velocidad de la luz conquistaríamos la galaxia en unos 4 millones de años, más o menos. Eso sí: habría que dotarlas de una altísima inteligencia artificial, probablemente con un grado extremo de miniaturización, resistencia… ¡Oh, vaya! Se parecerían mucho a ciertos organismos biológicos, la información de su ADN, su capacidad de reproducción, resistencia…

¿Quién sabe? Tal y como termina explicando el vídeo tal vez las máquinas de Von Neumann ya han conquistado nuestra galaxia y están entre nosotros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 30 de Septiembre de 2016

Tesla s tesloop

En TechCrunch, Tales from a Tesla Model S at 200k miles [320.000 km]

A los 50.000 km el coche notificó por sí mismo a Tesla que el motor estaba funcionando a baja potencia. Tesla nos avisó de eso porque nosotros no habíamos notado ningún problema, ni pérdida de rendimiento. Pero igualmente en Tesla cambiaron el motor frontal [lleva uno delante y otro detrás] (...) Justo al alcanzar los 320.000 km el indicador de autonomía se volvió algo impreciso, marcaba 15 km de autonomía pero se paraba. En Tesla lo miraron y, según nos dijeron, los coches con un alto kilometraje entran en un modo que compensa el estado de la batería, pero el software no estaba compensando correctamente ese cambio. La reducción de la autonomía era de apenas un 6% a pesar de cargar el coche al 100% a diario. Tesla cambió la batería y recuperamos ese 6% de autonomía.

El Tesla Model S pertenece a una compañía llamada muy apropiadamente Tesloop, la cual utiliza ese coche como lanzadera entre las ciudades Los Angeles y Las Vegas. Una distancia de 425 km que prácticamente coincide con la autonomía la autonomía del Model S.

Los cambios mencionados corren por cuenta de Tesla —el coche tiene dos años, la garantía del Model S es de ocho años— así que aparte de eso Tesloop no ha tenido más que cambiar varios juegos de neumáticos (cada 60.000 km) y la batería 12 v por 190 dólares. «Ni siquiera hemos tenido que cambiar las pastillas de freno», aseguran desde Tesloop.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 30 de Septiembre de 2016

Stranger play

Stranger Play es una versión del Pac-man ochentero de toda la vida recreada con los personajes de Stranger Things, incluyendo hasta al demogorgon de Dragones y mazmorras.

Ahí está plasmada de forma icónica toda la gente del pequeño y –no siempre– tranquilo pueblecito de Hawkings, recorriendo los caminos llenos de lucecitas de colores y gofres energéticos.

Los muñecos se mueven con las teclas del cursor y la música tiene ese puntillo inquietante propio de la serie. Grandes detalles todos ellos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Septiembre de 2016

Aterrizaje en 67P

Hoy, 30 de septiembre de 2016, es el día en el que la Agencia Espacial Europea pone fin a la misión Rosetta, una de las más ambiciosas y de mejores resultados de los últimos años.

El gran final de la misión vendrá con un descenso controlado sobre la superficie del núcleo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko hacia la que ya se dirige en estos momentos.

A eso de las 8 UTC –las 10 en España– el centro de control enviará los últimos ajustes de trayectoria basados en las imágenes más recientes que Rosetta haya enviado, lo que les permitirá especificar la hora de contacto con 67P con una precisión de unos 2 minutos.

Salvo cambios de última hora este se producirá a las 10:40 UTC, dos horas más en España, aunque debido a la distancia a la que están 67P y Rosetta de la Tierra tardaremos unos 40 minutos en tener confirmación de ello.

Se pueden seguir todos los eventos de la llegada de Rosetta a 67P en directo en Rosetta Grand Finale entre las 10:30 y las 11:40 UTC, aunque esta hora puede variar según la hora de impacto final. Si por lo que sea no puedes ver esa página también puedes seguirlo en Twitter en @ESA_Rosetta; el hashtag oficial es #CometLanding, aunque mucha gente está tuiteando con #FarewellRosetta.

Rosetta tomará datos e imágenes hasta el último momento, aunque una vez que tome en contacto con 67P ya no podrá apuntar con su antena hacia la Tierra, con lo que se perderán las comunicaciones con ella; será como ver un electrocardiograma plano…

Rosetta off

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 30 de Septiembre de 2016

Joaquín de ArchiCopters ya nos ayudó en su día con sabios consejos acerca de las pruebas de drones como el Bebop 2, el Syma X5C-1 y otros modelos. Ahora nos ha enviado este estupendo vídeo donde compara las características de los nuevos drones de la temporada otoño-invierno. Uno de ellos es el Karma de GoPro, que apuesta por movilizar sus cámaras de acción de alta calidad con un dron muy interesante; enfrente está el Mavic de DJI, básicamente un dron de primera línea al que se le ha añadido una cámara.

Karma es el primer drone de GoPro que, aunque tiene unos estándares de calidad excelentes en sus cámaras, se ha aventurado a un nuevo mundo y eso se nota en alguna de sus funcionalidades y diseño. Calidad de imagen vamos a tener, ya que es compatible con la Hero 4 y la nueva Hero 5. Pero le faltan funcionalidades que DJI viene incorporando en sus últimos modelos, como son el seguimiento de objetos o la posibilidad de detectar obstáculos. El mando es muy compacto y de aspecto resistente y viene con pantalla incluida. También viene con un accesorio que marca una gran diferencia: un gimbal de mano, algo similar al DJI Osmo.

DJI tiene una larga experiencia en Drones, su especialidad. Entre las principales ventajas del Mavic están que cuenta con las funcionalidades del Phantom 4 pero en un diseño mucho más compacto. Su nuevo sistema de transmisión de video nos permitiría volarlo hasta 7 km de distancia. El mando tiene una pinta estupenda, pero hay que acoplarle nuestro propio Smartphone. Cuenta con detección de obstáculos, sonar, GPS y Glonass, lo cual proporciona una precisión en vuelo increíble.

En estos dos modelos las duración de las baterías según las especificaciones es de unos 20 minutos para el Karma y 27 para el Mavic, que según Joaquín se quedarán en la práctica en unos 15 y 24 minutos respectivamente. Respecto a la idea del «plegado para transporte» comenta lo mismo que pensé yo: para qué liarte con tantas piezas móviles en un aparato tan frágil… Habrá que ver cómo resulta en el uso cotidiano.

Respecto a los precios, teniendo en cuenta que al Karma hay que sumarle la cámara ambos se quedan en unos 1.200-1.300 euros entre pitos y flautas. Una contidad considerable, tanto que incluso sugiere considerar como alternativa el DJI Phantom 4 clásico (también de 1.200 euros) al estar más «probado», especialmente si baja de precio como sería de esperar. La decisión depende pues un poco de si se prefiere el aparato por su cámara y calidad de imagen (mejor el Karma) o por sus capacidades como dron (mejor el Mavic).

Se puede leer más sobre estos drones, así como sobre accesorios y otros modelos en la web de Archicopters o en el Canal de YouTube de Archicopters en el que se van publicando los vídeos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear