Febrero2017

Por @Wicho — 28 de Febrero de 2017

Todos perdemos cosas sin salir de casa. Yo mismo hace años que no veo mi Lubitel 166B. Y cuanto más tiempo llevas viviendo en un sitio, más probable es que pierdas algo.

En la Estación Espacial Internacional, permanentemente habitada desde el 2 de noviembre de 2000, también pasa lo mismo, aunque las cosas son un poco más complicadas. Por un lado, al estar en caída libre, si dejas algo suelto es posible que una corriente de aire se lo lleve y que, según el tamaño del objeto, no vuelvas a verlo. Por otro, las tripulaciones de la EEI rotan cada pocos meses, con lo que los nuevos podrían no saber donde dejaron las cosas los que los precedían.

Para intentar evitar mantener esto bajo control está el equipo de almacenamiento del Centro Marshall de vuelos espaciales. Son los encargados de mantener una base de datos en la que se están anotadas todas las cosas que se envían a la Estación y dónde se guardan.

Ordenando cosas en la EEI
Shane Kimbrough escaneando las cosas llegadas a bordo de la EEI en la cápsula de carga Dragon 10

Pero claro, los astronautas no dejan de ser humanos, con lo que a veces son descuidados y se acaban perdiendo cosas, al menos durante algún tiempo. En esto, por lo visto, las astronautas son más cuidadosas que sus compañeros.

Una tuerca flotando por la EEI adelante
Los objetos perdidos a veces son localizados por el equipo de almacenamiento gracias a las cámaras que hay en el interior de la Estación

El trabajo del equipo de almacenamiento con respecto a cualquier ítem enviado a la EEI termina cuando éste vuelve a tierra o es destruido en la atmósfera en la reentrada controlada de alguna cápsula de carga, momento en el que es descatalogado.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 28 de Febrero de 2017

Mozilla Pocket

La Fundación Mozilla ha anunciado la adquisición de Pocket, más exactamente de Read It Later, Inc. (nombre de la empresa y originalmente de la aplicación de 2010, que sería posteriormente renombrada a Pocket en 2012). También consiguió muchas menciones como «mejor app» en todos sus años de existencia y se ha convertido en una de las aplicaciones básicas que muchos instalan nada más recibir una nueva tableta, móvil o cuyo plug-in es el primero en añadir al navegador web.

Para quien no le suene fue una de las primeras apps en integrar un sistema de marcado de «páginas web favoritas» (bookmarks) con otro de lectura offline (marcar para guardar y leer luego, aunque no haya conexión) y posteriormente incorporó también un sistema de recomendación de contenidos en base a las páginas que se han guardado históricamente.

Mozilla Pocket

La fundación ha anunciado que el proyecto pasará a formar parte del código abierto de Mozilla, lo cual resulta interesante en muchas vertientes: por un lado por la integración ya existente con el ecosistema de apps de iOS, Android y las versiones «de escritorio» para Windows, MacOS y Linux; por otro por su excelente parser que analiza el contenido tras una URL para extraer y descargar lo más importante (texto e imágenes destacadas) y por su estupendo diseño del lector, que permite disfrutar de los contenidos que se han visitado anteriormente tanto offline como online – pudiendo elegirse la versión «sólo texto» o la original completa de cada página.

Pocket puede descargar, instalar y usar de forma gratuita en GetPocket.com.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 28 de Febrero de 2017

20170228 125853

El fabricante de móviles Meizu ha demostrado esta mañana en el WMC cómo su tecnología de carga rápida de tercera generación es capaz de cargar una batería de móvil de 3000 mAh totalmente descargada (un tamaño de batería relativamente grande, parecida a la que llevan móviles como el Samsung Galaxy S7 o el iPhone Plus) en apenas 20 minutos.

Hasta ahora se considera que un sistema de carga rápida puede llenar el 60 por ciento de la capacidad de una batería de tamaño similar en una media hora.

Según Meizu, su sistema utiliza un método de carga directa de alto voltaje, un avance que permite suministrar la carga a una velocidad mucho mayor. De hecho, durante la presentación de la tecnología Super mCharge, se pudo ver cómo se recargaba en su totalidad la batería de de 3000 mAh de un prototipo de móvil Meizu con cargador de 11 voltios y 5 amperios (55 vatios) de aspecto convencional.

Meizu utiliza únicamente dos circuitos de conversión de corriente que incrementan la eficiencia en un 9 por ciento (hasta el 98 por ciento de eficiencia) respecto al estándar QC 3.0. Además de haber logrado un sistema de carga estable y fiable también, asegura el fabricante, resulta más seguro: durante todo el proceso de carga la batería no supera los 39° (poco más que la temperatura del cuerpo humano) lo que significa que el móvil se puede utilizar y tener en la mano mientras se está cargando, incluso para ver vídeos o reproducir videojuegos.

La contención de la temperatura máxima durante la carga también garantiza que la vida de la batería se extiende hasta al menos 800 ciclos (cargas y descargas completas, equivalente a unos dos años de uso continuado) manteniendo al menos el 80 por ciento de la capacidad de carga.

El sistema de carga rápida de Meizu requiere que tanto las baterías como el cargador sean compatibles (y por ahora que sean del propio fabricante) algo que de entrada puede limitar su difusión. Más ahora que cada vez es menos habitual que los móviles dispongan de baterías intercambiables.

Sin embargo por ahora la compañía desconoce cuándo estará disponible Super mCharge; aunque creen que podría estar en el mercado a un año vista es poco probable que los móviles Meizu del año que vienen lleguen a tiempo para incorporarlo, según fuentes de la compañía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 27 de Febrero de 2017

Impresión artística de una Crew Dragon en el espacio
Impresión artística de una Crew Dragon en el espacio

Según se puede leer en SpaceX to Send Privately Crewed Dragon Spacecraft Beyond the Moon Next Year dos personas cuya identidad aún no se conoce le han pagado un montón de dinero como adelanto a SpaceX para que las lleven en un viaje alrededor de la Luna a finales de 2018.

Harán el viaje en una Crew Dragon, la versión tripulada de la cápsula de carga Dragon, que será lanzada mediante un cohete Falcon Heavy. La nota de prensa no dice quienes son ni aclara si irán acompañadas de alguien más que pilote la nave, lo que parece probable.

El problema de todo esto es que ni el Falcon Heavy ni la Crew Dragon han volado nunca, por lo que lo de que la misión alrededor de la Luna será lanzada a finales de 2018 se me antoja cuando menos optimista. Las primeras previsiones de SpaceX hablaban de que el Falcon Heavy haría su lanzamiento inaugural en 2013 y aún estamos esperando; la Crew Dragon, por su parte, también va con retraso sobre lo previsto. De hecho el lanzamiento de una Crew Dragon no tripulada a Marte previsto para 2018 y anunciado en 2016 ha sido pospuesto como mínimo hasta 2020.

Impresión artística del lanzamiento de un Falcon Heavy
Impresión artística del lanzamiento de un Falcon Heavy

Además, aparte de hacer las pruebas pertinentes con el cohete y la nave, SpaceX tiene que conseguir el permiso de la Autoridad Federal de Aviación de los Estados Unidos para llevar «civiles» a bordo de su nave.

Así que no, no creo que lo consigan en 2018. Ni en 2019. Y a ver si para 2020. Pero sí estoy convencido de que SpaceX (y Boeing) lanzarán misiones tripuladas antes de que la NASA vuelva a hacerlo con una nave propia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear