Julio2017

Por @Wicho — 31 de Julio de 2017

Pacman por Oakoak

Oakoak es un artista francés nacido en Saint-Etienne que o bien pegando dibujos suyos en paredes y otros objetos o directamente pintándolos los transforma en otras cosas muy distintas, dándoles una nueva vida y, casi siempre sacando una sonrisa a quien los ve.

It's a trap!

¿Y mi cuerpo?

Se aprovecha de cosas como grietas en la pared, una rejilla del alcantarillado, unas estanterías abandonadas, un montón de basura, casi cualquier cosa le sirve para colar sus referencias geek y hacer el entorno urbano un poco menos duro.

Aparte de en su web, en su Instagram hay un montón de ejemplos más de su trabajo.

Una verdadera delicia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 31 de Julio de 2017

Expansión de BEAM
Expansión de BEAM

Después de algo más de un año desde que lo hincharan el Bigelow Expandable Activity Module o Módulo de Actividad Expandible Bigelow, BEAM para los amigos, no ha sufrido ni una sola pérdida de aire. Y eso que creen que ha recibido el impacto de un micrometeoroide, aunque no han conseguido localizarlo.

Está funcionando tan bien, de hecho, que la NASA ha cambiado de planes respecto a este módulo. Así que en vez de desacoplarlo de la Estación al cabo de los dos años de prueba previstos inicialmente para dejar que se consumiera en la atmósfera, BEAM se quedará permanentemente en la EEI para servir de espacio de almacenamiento.

Con un tamaño de 4×3,5 metros, ofrece unos 16 metros cúbicos de espacio, el equivalente al de un minibus, lo que no es despreciable teniendo en cuenta que en la EEI siempre andan escasos de espacio de almacenamiento. La ventaja principal de BEAM es que se lanza plegado, ocupando tan sólo 1,9×2,6 metros en esta configuración.

BEAM listo para su lanzamiento
BEAM listo para su lanzamiento – NASA/Stephanie Schierholz

Peggy Whitson y Thomas Pesquet en BEAM
Peggy Whitson y Thomas Pesquet en BEAM – ha llegado a haber seis astronautas en su interior

BEAM es un demostrador tecnológico de cara a la construcción de módulos más grandes como el B330, que será 20 veces más grande que él, aunque aun tendremos que esperar un tiempo para verlo en órbita.

(Vía NPR).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 31 de Julio de 2017

JeSuisRodillas

Cualquiera que haya volado con cierta frecuencia en los últimos años, en especial si es más alto que la media, habrá podido comprobar en sus propias carnes –generalmente en las rodillas– el caso del espacio menguante entre los asientos de los aviones.

En concreto, según la asociación estadounidense Flyer Rights, la anchura de los asientos se ha visto reducida de 47 centímetros a principios de los 2000 a poco más de 43 alrededor 2015. Pero es peor lo del espacio entre asientos, que se ha visto reducido en 10 centímetros de media, pasando de 89 centímetros a 79, e incluso a sólo 71 centímetros en algunas aerolíneas.

Flyer Rights lleva años pidiendo que se investigue esto, en especial desde el punto de vista de si es un riesgo de seguridad tanto a la hora de una eventual evacuación –es posible que en las condiciones actuales un pasajero que tenga que coger el chaleco que está debajo de su asiento tenga que hacer contorsionismo para poder alcanzarlo– como para la salud de los pasajeros.

Y aunque hasta ahora la FAA se había negado a hacerles caso por fin han conseguido que un tribunal de apelaciones sentencia a su favor.

Así, la FAA tendrá que investigar si el espacio entre asientos y su ancho sigue siendo adecuado teniendo en cuenta el aumento de tamaño de los pasajeros y que cada vez se meten más asientos en los aviones. Y una vez que lo haya hecho fijar un mínimo de espacio entre asientos, al menos según dice esta sentencia.

Pero es seguro que las aerolíneas se resistirán, además de que la FAA puede, después de hacer las pruebas pertinentes, simplemente volver a decir que todo está bien como está.

Pero por algo se empieza.

#JeSuisRodillas

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 31 de Julio de 2017

Arcoíris de fuego por Jeff Kubina

No sabía de la existencia de los arcoíris de fuego, también conocidos como arcos circunhorizontales, aunque me he enterado de su existencia gracias a unas fotos supuestamente sacadas por un piloto que andan haciendo las rondas por los grupos de Whatsapp.

Un arcoíris de fuego se produce cuando el Sol está al menos 58º grados sobre el horizonte y entre él y el observador hay nubes cirrus en las que a su vez hay principalmente cristales de hielo en forma de prisma en posición horizontal alineados con la línea de visión del observador. Los rayos de luz entran por uno de los lados cortos de los prismas de hielo y salen por uno de los largos, lo que hace que la luz se vea descompuesta en sus componentes.

{Foto: Circumhorizontal arc – CC Jeff Kubina}

(Gracias, Susana).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear