Por @Alvy — 20 de Marzo de 2012

Los ingredientes necesarios son algo de habilidad + una dosis de calma + un par de huevos.

La escena es bastante escalofriante si uno se ambienta correctamente; el sonido del motor moribundo y de los intentos de arranque ayuda a sufrir un mayor acongoje.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

16 comentarios

#1 — Cybercaronte

Increible, impresionante la sangre fría y el perfecto aterrizaje.
Menos mal que tenían cerca una carretera y sobre todo no venían coches de frente.
Un saludo.

#2 — notrendz

Como piloto privado puedo decir que es una maniobra que se entrena a menudo, pero nunca sabes como vas a reaccionar a la hora de la verdad. Durante el examen practico te cortan los gases cuando menos te lo esperas, dejándote al relentí para simular un fallo motor. Tu debes seguir el procedimiento hasta que ven que tienes la toma asegurada donde sea.

Un ejemplo de sangre fría y procedimiento, esta explosión de motor en las carreras de Reno. ¡Como resopla el pobre! :)

#3 — ana

Parte básica para aprobar el examen de piloto (por lo menos en ultraligero que es lo que conozco). Sangre fría si, pero se debe saber hacer. No le dan el carnet a cualquiera

#4 — Roberto

Quizá habría que indicar explícitamente para las personas que lo desconozcan que un avión sin motor no es una piedra en caída libre, sino un planeador.

#5 — Erke86joc

Menuda cara se les tuvo que quedar a los conductores que iban en sentido contrario...

#6 — Jaime

Un aterrizaje de libro, con el tren subido, lo podéis ver aquí: http://www.youtube.com/watch?v=fcRBuUR-N1I

#7 — Doe

Menudo fake mas gordo

#8 — a

Es curioso que nadie circule en el sentido donde aterrizan, ¿casualidad?

#9 — marc

no me creo nada, es un montaje

#10 — ec

es curioso que la pala se quede fija como si estuviera en feather

#11 — Wicho

En Pilots Land On Street hay una entrevista con el piloto y el copiloto, cada uno de ellos con unas 1.300 horas de vuelo.

Reconocen haber tenido mucha suerte con que la carretera estuviera tan vacía y con no comerse un par de cables que pasaban por encima de esta y que no vieron hasta que estaban ya a punto de tomar tierra.

También comentan que en efecto es un procedimiento que se entrena una y otra vez, con lo que aparte de la suerte, su formación también tuvo, obviamente, mucho que ver.

#12 — korko

máma, quiero ser piloto.

#13 — Byron

No hay "huevos" cuando se tiene un buen conocimiento de técnicas y de la máquina que se pilotea.

#14 — Alex

No es un fake como dicen por ahí. Como bien explican un profesor y un piloto privado en el resto de comentarios, yo tengo la licencia de piloto privado y es una prueba muy normal a la hora de dar clases, y por supuesto, en el exámen, se simula cortando prácticamente los gases.

Cuando el examinador ve que tienes el punto elegido y que has hecho bien la aproximación y estás apunto de aterrizar, te pone el motor de nuevo y sales.

Es muy complicado morir (o siquiera tener accidentes) con una parada de motor de avioneta. Planean muchísimo y buscando una zona abierta (no es necesario que sea muy amplia) y un poco de viento en cara, se puede aterrizar en muy poco espacio (apenas 20 metros con un poco de pericia y flaps a tope).

También se practican mucho las "pérdidas", y se pueden corregir y arreglar. Entrar en barrena es otro cantar.

Muy bueno el video, me sentía como cuando me tocó hacerla a mi en el exámen. Espero que nunca me toque en escenario real, aunque creo que con sangre fría (menos mal que, como dicen por ahí arriba, la licencia no se la dan a cualquiera), podría tranquilamente aterrizar.

#15 — Roberto

Esto de pararse los motores y aterrizar en una carretera es desagradable pero ya ha pasado en la aviación comercial:

http://en.wikipedia.org/wiki/Gimli_Glider

Y en más de una ocasión:

http://es.wikipedia.org/wiki/Vuelo_236_de_Air_Transat

¡planeando 65 millas naúticas!

#16 — Javier

A mi no me parece una parada real, sino simulada y con nuevos encendidos de motor. Una parada real, y que verdaderamente los habría puesto a prueba, habría ocurrido si en la primera parada no hubiese vuelto a arrancar el motor nunca más. A ver dónde hubiesen encontrado el hueco. Que no digo que no lo hubiesen encontrado, pero parecía más complicado.

Coincido con todo lo dicho. Mi instructor siempre me decía que el era capaz de dejar caer un ULM ( ultraligero ), algunos como el que volábamos muy similar a una Cessna pero de sólo 500 kgs., en la copa de un árbol en caso de parada de motor. Yo sabía que no lo decía para presumir. Era muy capaz. 20.000 horas de vuelo son muchas. Él podía llegar a la velocidad mínima de vuelo ( unos 55 kms/hora ), calcular una aproximación a un frondoso árbol y una vez encima del mismo forzar una brusca pérdida para caer como una piedra encima del árbol. Yo sé que lo haría 20 veces seguidas si fuese necesario. Quien dice este socorrido recurso, podría hacer otras muchas cosas. Lo que sé es que difícilmente se mataría con una parada. De hecho me contó que en su vida tuvo 2 paradas y de las dos logró aterrizar sin dañar el avión.

Desde aquí mi reconocimiento a este gran piloto y amante de la aviación : Pablo Santiago, pionero en el mundo del ultraligero en España, piloto sensato y profesional, gran instructor y buena persona. Por todas las horas de paciencia que tuviste conmigo y por lograr que volase solo, muchas gracias Pablo.