Por @Wicho — 5 de Mayo de 2015

Boeing 787 de LAN aterrizando en Madrid

Los sistemas eléctricos del 787 no dejan de darle quebraderos de cabeza a Boeing.

Primero fueron las baterías, que se incendiaron en un par de aviones, lo que obligó a parar toda la flota a principios de 2013 durante varios meses hasta que el fabricante diseñó un apaño para mitigar las consecuencias de otro posible incendio, lo que les permitió volver al servicio.

Luego, Qatar y otras aerolíneas experimentaron problemas con el panel eléctrico principal del avión que también les obligaron a cancelar o retrasar algunos vuelos.

Y ahora la Autoridad Federal de Aviación de los Estados Unidos acaba de publicar una orden [DPF] de efecto inmediato que obliga a apagar y encender todos los Boeing 787 matriculados en los Estados Unidos al menos una vez cada 120 días.

Esto es porque la propia Boeing ha detectado un error en la programación de las unidades de control de los cuatro generadores eléctricos principales que montan los 787, dos en cada motor, que hace que si estas permanecen encendidas durante 248 días entren en un modo de protección contra fallos que pararía los cuatro generadores.

Con los cuatro generadores parados los pilotos podrían perder el control del avión, pues este fallo se puede producir en cualquier fase del vuelo.

La solución, mientras Boeing trabaja en una actualización del software de las unidades de control, es simple: apagar y encender el avión al menos una vez cada 120 días, que es lo que dice la orden de la FAA.

Esto pone el contador que provoca el fallo a cero y se evita el problema.

En cualquier caso, conviene recordar que sería extremadamente raro que las cuatro unidades de control fueran encendidas a la vez y que permanezcan encendidas durante esos 248 días, y de hecho el fallo solo se ha detectado en pruebas de laboratorio.

Pero ya se sabe, con la seguridad no se juega.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear