Por @Wicho — 10 de Febrero de 2009

El temporal de viento que azotó ayer España dejó imágenes como estas del aeropuerto de Bilbao, en la que se ven unos aterrizajes con viento cruzado, aunque casi da más «repelús» el despegue incluido en el vídeo:

bilbao

(Gracias por enviarlo, Blogorri y dekow.)

Actualización: Buscando, buscando, gracias al comentario de A3pilot, he encontrado este otro vídeo de un aterrizaje «complicado» en Santiago de Compostela:

No es que se vea muy bien, pero efectivamente se aprecia como el avión machaca unas cuantas balizas; lo que no llego a ver es si finalmente aterriza o no. A lo largo del día varios vuelos tuvieron que ser desviados desde Santiago a La Coruña.


Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

6 comentarios

#1 — A3pilot

Más que espectaculares, yo definiría esos aterrizajes como temerosos, el A320 de Tunisair debía haber hecho un motor y al aire, sólo el A321 hizo un aproximación estabilizada. Aunque para burradas, la que hizo un 320 de Clickair en Santiago, en la que incluso rompió varias balizas de la pista con el tren de aterrizaje izquierdo.

#2 — dani

Hola, sabeis alguno desde donde esta grabado el video ?
Un saludo.-

#3 — Jon

por la posición parece que desde el cementerio de Derio ;)

#4 — Wicho

Sí, por los comentarios de esta foto en efecto parece que está filmado desde el cementerio.

#5 — A3pilot

El cementerio está en la cabecera de la 30, estos aterrizan en la 12 (Configuración Sur, y además se ve en la cabecera de la pista!!!) ;-))

#6 — xose andarivel

Gracias por el vídeo. A mi, que soy usuario frecuente del avión, Alvedro-Barcelona-Alvedro, lo que me gustaría saber es qué lleva a un piloto intentar una toma o un despegue en esas condiciones ¿presiones de su empresa? ¿"hay que volar como sea"? . Entiendo que es eso, y que sin esas presiones, un piloto se va al aire y elige un alternativo o regresa... si lleva combustible bastante de reserva... otra bestia negra de la aviación comercial actual, que espero no sea causa cualquier día de una desgracia.