Por Nacho Palou — 25 de Febrero de 2009

Bombardier Q400
Avión con motor turbohélice Bombardier Q400. Imagen cortesía de Bombardier.

El incremento del precio de los combustibles entre 2007 y 2008 aumentó la demanda de aviones con motores de tipo turbohélice. Este tipo de aviones son especialmente eficientes y económicos cuando se utilizan para el transporte de pasajeros en vuelos de corta duración.

Los motores turbohélice son similares a los motores a reacción convencionales -los de tipo turbofan que montan la mayoría de los aviones de pasajeros- en los que sin embargo la fuerza de empuje de los gases se utiliza para mover las hélices. En estos motores el empuje que porporciona el chorro es mínimo.

La ventaja de los motores turbohélices es que son mucho más eficientes, con consumos en torno a un 30 por ciento menores, lo que representa un consumo por pasajero y kilómetro inferior al de un automóvil y ligeramente por encima del tren, siempre refiriéndose a trayectos de corto alcance, en general vuelos regionales. Además la nuevas generaciones han mejorado mucho el ruido procedente de las hélices.

Del Bombardier Q400 se cuadruplicaron los pedidos durante el último par de años, a la vez que éste veía incrementada su capacidad hasta casi el centenar de asientos. Mientras, el fabricante de motores Pratt & Whitney aumentó su cartera de clientes en 2008, y eso a pesar de que sólo tres o cuatro años antes algunos consideraban que esa línea producto, la de los motores turbohélice, estaba abocada a desaparecer.

ATR 72-500 de Air New Zealand
Air New Zealand ATR 72-500.
Imagen cortesía de ATR Regional Aircraft.

También el fabricante francés ATR vio como en 2008 crecía el número de pedidos para sus gemelos ATR 42 y 72, para 60 y 70 pasajeros, respecticamente, hasta las 113 unidades, récord histórico para la compañía.

A400M © EADS. Airbus-Military
Airbus A400M © EADS.

Por su parte, el A400M, el nuevo avión militar de la firma Airbus, tratará de repetir el caso del Lockheed C-130 Hércules, ejemplo exitoso de fiabilidad y buen resultado en el uso de motores turbohélice para transporte de carga media, y al que precisamente viene a sustituir.

CASA EADS C-212
CASA C-212 © EADS

Otro ejemplo más cercano, aunque en menor medida, sería el servicio prestado desde 1971 por los CASA 212 (antiguamente apellidado Aviocar) que aún tiene cuerda para rato, con pedidos a EADS CASA hasta 2016 y fabricación bajo licencia en Brasil e Indonesia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — Jose M. Gil / Sandglass Patrol

La ventaja de los motores turbohélices es que son mucho más eficientes, con consumos en torno a un 30 por ciento menores,

Depende ;)

En otro sitio habláis de que son más eficientes cuando el vuelo es de corta duración.

Realmetne el que sea eficiente depende de la velocidad de vuelo. Para vuelo a baja velocidad, hélice. Para más alta velocidad, turbofan de alto índice de derivación, para más alta... y para más... así vas cambiando de un motor a otro. Unos u otros son los más aconsejables para volar a unas velocidades u otras.

#2 — Nacho

En otro sitio no, en la misma frase

Si te la lees entera verás que sigue y termina con un claro

...siempre refiriéndose a trayectos de corto alcance, en general vuelos regionales.

#3 — Val

Hombre Jose, hay que ser un cachondo para poner un turbohélice a Mach 0.9 ;)
Detalle, por su velocidad de vuelo y altura de vuelo, los turbohélices son más susceptibles al hielo (fijaos, casi todos tienen una cosa "negra" en el borde de ataque de las alas).

#4 — José López Merina

¡Lástima que finalmente EADS-CASA desestimase seguir el proyecto C-3000, que ahora sería uno de los mejopres, si no el mejor, en ese grupo de aeronaves.!