Por Nacho Palou — 28 de Marzo de 2009

El Horten Ho II del vídeo es una versión primigenia del que unos diez años después sería el Horten Ho-229, prototipo de bombardero en configuración de tipo "ala volante" que voló por primera vez en 1944.

El planeador comenzó a gestarse en la década de los años 30 del siglo pasado por los heramnos Reimar y Walter Horten. En el vídeo se puede ver que no está motorizado y que levanta el vuelo arrastrado por un avión convencional.

Diagrama del Horten Ho II
Diagrama del planeador Horten Ho II (1933)

Los Horten habían comenzado a construir sus primeros modelos a escala inspirados por los diseños de este tipo de aviones en los que el norteamericano Jack Northrop venía trabajando desde finales de los años 20. Northrop hizo volar su N-1M en 1941. Precisamente los sucesores motorizados de los hermanos Horten tenía cierto parecido con el N-1M.

Ho 229 V3
El Ho 229 V3 es descendiente directo de los primeros planeadores Ho II del vídeo. Este está en el Smithsonian Institution's Garber Restoration Facility. Fotografía de Michael Katzmann.

El final de la guerra propició que no se completase la primera serie de modelos para pruebas. La mayoría de los Ho 229, que estaban aún en construcción en el momento en que los aliados entraron en Alemania, fueron destruídos por los americanos para evitar que cayesen en manos de los rusos.

Que se sepa, se rescataron un Ho IX (229 V3) casi terminado [foto de arriba] y uno de los primeros planeadores (un Ho IV). Ambos se conservan en distintos museos de los EE UU.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — Javier Cuchí

De todos modos, no deja de ser interesantísimo observar cómo las ideas se heredan y puden identificarse con el transcurso de los años, porque estaba viendo esta reseña y el vídeo que la acompaña, y mi subconsciente me estaba el Northrop Grumman B-2 Spirit, que, a su vez, tuvo un claro padre conocido -de la propia empresa- en el Northrop YB-35, claro hijo, a su vez, del HoII de vuestro artículo que resulta ser, así, el abuelo y patriarca de toda una generación.

Una generación, por cierto, un tanto desgraciada porque, salvo el B-2 nunca ha llegado a la producción en serie. Y parece ser que el B-2 tampoco pasará a la historia por las alegrías que da.

La vida es dura.

;-)

#2 — Carlos

¿Cúal es el motivo de hacer los aviones con esa forma? He leído por ahí que su control es más complejo, entonces, ¿qué se gana con respecto a un avión convencional?

#3 — Jeferyback

Básicamente creo que es cuestión de pesos.

Contra más se parezca todo el avión a una ala, significa que más parte de dicho avión proporciona sustentación; todo lo demás es peso muerto.

Así que si reduces peso muerto de fuselaje "convencional" para convertirlo en una ala más grande que de más sustentación; significa que a igual peso vacío del avión el ala volante puede levantar una mayor carga útil. O al menos, así lo tengo entendido.

Sin llegar a los extremos de una ala volante, tenemos el ejemplo de muchos cazas modernos bimotor como el F-15 o Su-27 (y variantes) cuyo espacio entre motores en el fuselaje también aprticipa en la sustentación del avión.