Por Nacho Palou — 28 de Abril de 2016

En el vídeo Strapped Into a Falling Helicopter, de Smarter Every Day, Dustin explica y demuestra cómo un helicóptero bien manejado puede planear hasta el suelo aunque se haya quedado sin potencia en el motor.

Aunque tal vez sea natural pensar que en caso de que un helicóptero se quede sin motor en pleno vuelo caerá «como un ladrillo» —en palabras y según la antigua creencia del propio Neil deGrasse Tyson, quien aparece en el vídeo— esto no tiene por qué ser así. Sobre todo si el piloto es más o menos habilidoso y conoce cómo salir del apuro.

Básicamente (que no fácilmente, ni mucho menos) el piloto debe manejar los mandos hasta colocar las palas en el ángulo adecuado para que entren en autorrotación, para que sea la resistencia aerodinámica la que mueva las palas generando así sustentación suficiente como para que el helicóptero caiga con una velocidad aceptable, tal y como se demuestra hacia el tercio final del vídeo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear