Por Nacho Palou — 13 de Enero de 2016

foto: Michael Davies

Estas fotografías de Michael Davies recogen el momento en el que se lanza al aire una taza de té caliente contra el aire frío —a casi 40°C bajo cero— del norte de Canadá, a unos 20 kilómetros por debajo círculo polar ártico.

Lo que se ve en la imagen es la formación instantánea de nieve, de cristales de hielo, cuando el agua caliente entra en contacto con el aire frío. Esto es debido al efecto Mpemba que favorece que esto suceda si se trata de agua caliente más que si se lanza agua fría,

El agua caliente que está más cerca del vapor de agua se rompe en pequeñísimas gotas cuando se lanza al aire, las cuales pierden muy rápidamente el calor y se congelan antes de tocar el suelo. No sucede igual si el agua lanzada está fría porque el agua fría es más espesa y compacta, de modo que al lanzarla al aire no se rompe en gotas tan pequeñas como sucede con el agua caliente.

Vía Colossal.

Relacionado,

Compartir en Facebook  Tuitear