Por @Wicho — 4 de Mayo de 2016

Una Eta Acuárida de 2014 por Justin Ng
Una Eta Acuárida de 2014 por Justin Ng

Nuestro planeta atraviesa estos días una de las regiones del sistema solar en la que el cometa Halley deja sus restos cada vez que se acerca al Sol, lo que da origen a la lluvia de estrellas fugaces conocida como las Eta Acuáridas.

En 2016 esta lluvia de estrellas está activa aproximadamente entre el 19 de abril y el 28 de mayo, pero su pico se calcula alrededor del 5 de mayo, con una tasa horaria estimada de unos 10–20 meteoros por hora dependiendo de en qué parte de la Tierra vivas; es más fácil verlas desde el hemisferio sur por la posición de su radiante en el cielo nocturno.

Las Eta Acuáridas viajan a unos 66 kilómetros por segundo, con lo que son capaces de dejar estelas incandescentes que duran de varios segundos a algunos minutos.

El mejor momento para verlas son las horas anteriores al amanecer, y para hacerlo tienes que irte a un sitio lo más oscuro posible, si puedes alejado de la ciudad, y tener algo de paciencia; este año ayuda que la Luna es casi nueva, con lo que su brillo no entorpecerá la observación. Su radiante, el punto del cielo del que parecen venir, está en la constelación de Acuario, aunque dado que una vez que entran en la atmósfera su dirección se vuelve aleatoria casi no importa para donde mires… Siempre que no mires en dirección diametralmente opuesta, claro. Yo uso SkySafari para orientarme en el cielo nocturno, pero hay muchas opciones más.

Las Oriónidas, por su parte, también cortesía, del Halley cuando la Tierra atraviesa la otra parte de su órbita, se ven entre octubre y noviembre.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear