Por @Alvy — 30 de Junio de 2006

¡Cargando 200!La escena es muy típica en las películas y series de televisión: el enfermo ha entrado en parada cardíaca y le colocan urgentemente las palas de un desfibrilador para reanimarlo. El médico cualificado o quien está manejando el desfribilador (podría ser Jack Bauer o incluso Chuck Norris) anuncia que se está «cargando a 150…» ¡Shaaaack! Nada. «Probemos con 200. Cargando… ¡Shaaaack!». Esto suele acabar con el enfermo reanimado o el clásico «Lo siento, no lo ha conseguido. Pero la verdadera cuestión es, ¿en qué unidades se mide esa «carga» de los desfibriladores? Tras apostar por amperios y haber descargado voltios y faradios, resulta que la carga de los desfibriladores se mide en julios según la wikipedia. Esa energía del desfibrilador es suficiente para reanimar a muchas personas con parada cardíaca, aunque seguramente la carga a usar depende del tipo de desfibrilador: los hay que emiten un solo pulso en una dirección, otros en dos, otros a través de las dos palas, otros a través de pequeñas almohadillas (pads) que se pegan al cuerpo en varias zonas. A todo esto, la resistencia del cuerpo del paciente se mide, apropiadamente, en Ohmios. Y más curioso resulta que una de las normas del protocolo de uso suele ser: «9. Cuando el desfibrilador esté totalmente cargado, diga con firmeza y voz fuerte… ¡Aléjense!»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear