Por @Alvy — 27 de Abril de 2016

Dron LiDi RC L6

La gente de GearBest nos envió un hexacóptero LiDi RC L para probar; se trata de un pequeño y ligero dron de seis ejes que está bien de precio (~75€) y que aunque no llega a ser un modelo de gama alta sirve para pasar un buen rato volándolo.

Podríamos decir que el L6 aspira a ser algo más que un juguete aunque por otro lado el acabado y rendimiento podrían estar algo mejor, algo que sin duda está limitado por el precio.

Su tamaño es razonablemente pequeño (unos 36 x 36 cm) lo cual lo hacen muy maniobrable; además tiene la ventaja de que cabe en una mochila – desmontando antes las defensas, eso sí. Dos de las hélices son blancas para distinguir delante-detrás y la cámara con su ranura de memoria va en la parte inferior. Aunque las «patas de aterrizaje» están bien las protecciones de las hélices me fallaron al poco de comenzar a usarlas: están tan cerca que algunas llegan a tocar las propias hélices, haciéndolas inútiles. La única solución fue desmontarlas todas.

Dron LiDi RC L6

A nivel técnico la batería dura unos 10 minutos (es de 800 mAh), aunque resulta barato comprar unas cuantas extra para alargar la duración de una sesión. Se cargan en hora y media en un USB convencional, por lo que es buena idea llevar un cargador portátil. La conexión con el mando de control se realiza a través de la banda de 2,4 GHz (el alcance es de unos 100 metros), como en la mayor parte de modelos de radiocontrol, pero también se utiliza la de 5,8 GHz para el sistema de Visión en Primera Persona (FPV).

El FPV es quizá lo más interesante y distintivo de este modelo; va incorporado –opcionalmente– en el mando con una pequeña pantalla que muestra lo que se ve a través de la mini-cámara. Basta encenderlo y la conexión es automática; esta imagen (pero en mejor calidad, 13 Mpx) es la misma que se graba en la tarjeta de memoria que lleva incorporada. Con un botón del mando se puede encender y apagar, así como tomar fotos. La resolución no es gran cosa, pero si se hace con paciencia, buena luz exterior y con un pilotaje lento y tranquilo pueden obtenerse imágenes dignas.

El L6 se completa con ledes parpadeantes en la parte inferior que indican su posición y dirección de vuelo y una función de «retorno seguro» que se activa cuando se pierde la conexión.

Excepto las pilas del mando de control la caja del Lidi RC L6 lleva todo lo necesario para sacarlo y ponerlo a volar: el dron, defensas, hélices extra, destornillador, cables cámara, pantalla para el FPV… Unos cuantos componentes que por unos 75 euros puede decirse que son una compra barata e interesante dentro de lo que es este tipo de drones.


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear