Por Nacho Palou — 13 de Octubre de 2009


Ver vídeo en tve.es

Tan impresionante como triste: las Tablas de Daimiel se queman por dentro, con incendios subterráneos, difícilmente visibles desde la superficie, causados por la autocombustión de la turba -una masa similar al carbón vegetal, resultado de la acumulación de material orgánico durante miles de años.

Un insólito incendio subterráneo azota las Tablas de Daimiel - Cuando el suelo se seca, la turba pierde agua, se encoge y agrieta el terreno. El aire comienza a circular por los huecos. Y la turba, formada en ausencia de oxígeno, comienza a oxidarse y se calienta. Cuando supera cierta temperatura entra en autocombustión, arde sola bajo el suelo. La autocombustión no es más que la oxidación a toda velocidad.

El artículo, publicado ayer en El País, recogía declaraciones en las que se expresaba la urgencia de inundar el parque para tener alguna posibilidad de salvarlo. Hoy, sin embargo, el Ministerio de Medio Ambiente ha admitido que el daño en las Tablas "es irreversible", al haber alcanzado un punto de no retorno en su conservación.

Se cree que lleva ardiendo desde el pasado mes de mayo, en un incendio que podía durar años como sucede con el subsuelo de Centralia, en Pensilvania (EE UU), que lleva ardiendo de forma similar desde hace casi 50 años, aunque en este caso se trata de una veta de carbón situada bajo la ciudad, sin posibilidad de ser inundada.

El daño causado a los humedales de Las Tablas de Daimiel está causado principalmente por la conversión del suelo pantanoso y encharcado del parque en terrenos de cultivo y por la extracción del aguna subterránea mediante pozos legales e ilegales.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

6 comentarios

#1 — Warp

Parece el argumento de Silent Hill...

#2 — carri

yo recuerdo de pequeño, hace como 20 años, que el guadiana, en la parte justo anterior a las tablas, ya ardía, e incluso, de como se comentaba que había cazadores, etc. que habían caído en algún que otro agujero y se quemaron. Osea, que no es tan nuevo, sino que es algo que lleva ocurriendo hace muchos años, lo que pasa es que hace tiempo debió parar y ahora se habrá reactivado.

A mi modo de ver, las tablas llevan muertas desde los años 80, y sin ganas de salvarse desde mucho antes, y no veo, o no me parece que el plan alto guadiana de la Junta de CLM vaya a servir para mucho.

Por cierto, soy de Villarrubia de los ojos, que tiene el 40 % (creo) del terreno de las tablas de Daimiel.

#3 — Warp

Eso es lo más triste: que llevan avisando de esta destrucción desde los 80 y _nadie: ha hecho absolutamente nada.

Conclusión: los gobiernos (y no me refiero sólo al actual) se llenan la boca con coches eléctricos, parques naturales y ecologismo para luego ser perfectamente incapaces de salvar un parque nacional.

#4 — David

Es lo mismo de siempre, buenas intenciones que nunca terminan por ejecutarse, desde los años 70 existen informes sobre el calentamiento global y aún hoy en día no se terminan de definir. Hasta que no tengamos 3 grados más de media, aquí no se hará nada. Saludos

#5 — agus

Estoy de acuerdo con todos vosotros.

Cuando ˝tengamos 3 grados más de media˝... se venderán más aires acondicionados (˝muy bueno˝ para la economía).

El Humano es la ostia, con perdón, de inteligente.

Un saludo

#6 — emedoble

Hace como 18 años que estudié los parques nacionales en la antigua EGB y, ya entonces, Daimiel me parecía una especie de lugar semi-seco en el que me costaba imaginar la exuberáncia de vida animal que ponía en los libros.

Si en 20 años nadie ha hecho nada y se han seguido saqueando las reservas hídricas, ¿que otra cosa podíamos esperar?