Por Nacho Palou — 17 de Mayo de 2018

Hermes rivera 265412 unsplash

Si el plástico hubiera existido cuando los peregrinos zarparon desde Inglaterra hacia América del Norte —y si el Mayflower hubiera transportado agua embotellada y bocadillos envueltos en plástico— todos sus desechos plásticos probablemente seguirían dando vueltas por ahí, cuatro siglos después.

Si los peregrinos hubieran tirado al mar todas esas botellas de plástico y envoltorios las olas del Atlántico y la luz del sol habrían desgastado ese plástico hasta convertirlo en pequeños trozos. Y esos trozos todavía estarían flotando por los océanos, agregando toxinas y esperando a ser devorados por algún desafortunado pez u ostra, y tal vez después también por nosotros.

El artículo We Depend On Plastic. Now, We’re Drowning in It, de National Geographic es una extensa explicación del problema que suponen los desechos de plástico que invaden ríos, mares y océanos de todo el mundo, y el desafío que supone deshacerse de ellos e incluso reciclarlos. “Este material milagroso hace posible la vida moderna, pero más del 40 por ciento de todo el plástico se utiliza sólo una vez y se desecha.”

Algunos datos relacionado y algunas decisiones que puedes tomar al respecto:

  • Cada año en todo el mundo se utiliza un billón de bolsas de plástico. Utiliza bolsas reutilizables al hacer la compra.
  • Se venden cerca de un millón de bebidas embotelladas en plástico cada minuto. Usa una botella reutilizable y rellénala.
  • Se utilizan millones de pajitas de plástico cada día. Las pajitas no son necesarias, recházalas en el establecimiento.
  • Cada año llegan a los océanos hasta 9 millones de desechos plásticos, incluso desde el interior a través de los ríos. No dejes desechos plásticos por ahí.

Más en el espacial Planet or Plastic? de National Geographic

Fotografía de Hermes Rivera on Unsplash.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear