Por Nacho Palou — 26 de Enero de 2010

3 estrellas: cumple su función, pero debe mejorar la calidad aparente y/o ser un poco más barata Correa para cámara LumaLoop, de Luma Labs, ~ 55 euros gastos de envío incluidos | Después de unas semanas utilizando la correa para cámara de Luma Labs, la LumaLoop, mis dos conclusiones principales sobre ella son que,

  1. es muy cara y
  2. es muy cómoda

Es decir, sería perfecta si costase un poco menos -unos 20 ~ 30 euros, cuesta 40- o si la correa fuese un poco más contundente, con algo más de calidad y enganches de metal.

De hecho se percibe una notable diferencia de calidad entre el apoyo acolchado que se sujeta al hombro (que tiene muy buen aspecto y está muy bien rematado) y el resto de la correa, que bien podría estar cogido de una mochila barata. Las uniones y enganches además son de plástico, lo que le da ligereza pero también cierta sensación de fragilidad -personalmente me gusta más que este tipo de piezas sean de metal.

Con esto no quiero decir que no sea buena o suficientemente resistente -eso lo dirá el tiempo- pero sí que el tacto o la presencia se podría mejorar un poco más.

En cuanto a su uso es muy sencillo. Se coloca la correa al hombro, como si fuera una bolsa tipo bandolera, y en el extremo se coloca la cámara. La longitud de la correa se puede ajustar dependiendo de nuestro tamaño y de la altura respecto a la cadera a la que se prefiere que quede la cámara.

Según cómo se coloque la cámara o en qué enganche se acople el Lanyard (el accesorio que une cámara y correa) ésta caerá mirando hacia delante o hacia atrás y con el objetivo hacia abajo o en horizontal. Esto depende de los gustos de cada uno, aunque también hay que tener en cuenta que hay objetivos zoom extensibles que llevan mal lo de ir boca abajo porque se extienden solos.

A partir de ahí la cámara está lista para su uso como si de un revólver se tratara; basta cogerla y levantarla con la mano derecha para que el Lanyard se deslice por la correa sobre el pecho y la cámara ascienda suavemente a la altura de los ojos, sin tropiezos y con rapidez.

Como sucede con las bolsas para equipo fotográfico, no descarto encontrar una solución mejor en el futuro, pero de momento la LumaLoop cumple perfectamente su función y es conceptualmente bastante aproximado a lo que a mí me resulta cómodo.

Eso sí, utilizo la correa básicamente cuando salgo por el campo (se puede llevar bajo la chaqueta o el chubasquero), de modo que no tengo problemas de que golpee con nada ni de que nadie la golpee.

También quito la correa (y esto es casi un consejo si te decides a probarla) siempre que no la llevo colocada al hombro (gracias al Lanyard la cámara se puede separar con una sola mano), ya que es fácil -más fácil que con la correa normal- enganchar la LumaLoop con algo -incluyendo tu propia rodilla o codo- y que la cámara se escurra de las manos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — Rubén

No colgaria mi 5d con un 70-200 ni loco. Un gancho de plastico??

#2 — Nacho Palou

#1 es más una cuestión de sensación por el material que de resistencia de éste. De hecho la 7D pesa más que la 5D y yo la cuelgo sin problemas.

#3 — Carmona

Esta puede ser una alternativa más económica (14 USD):

http://www.gizmag.com/camera-waist-belt-lock-holster/14122/