Por Nacho Palou — 4 de Septiembre de 2015

Los objetos «molestos» son aquellas partes de una fotografía que distraen la atención del sujeto principal y que «reducen la calidad global» de la imagen. Es una crítica fácil y habitual en fotografía que, se pueda estar de acuerda con ella o no, en realidad conviene y se debe evitar en el momento de componer o encuadrar la foto. Esto es, antes de tomar la fotografía.

Sin embargo con la edición digital es bastante habitual eliminar esos objetos o partes molestas después de haber hecho la foto — lo que para algunos no es una práctica muy honesta: si no supiste encuadrar o componer la foto en su momento no intentes ahora reescribir la historia —o redibujar la escena— y aprende la lección para el futuro.

Adobe-Process-Example-1

Con las herramientas de los programas de edición de imagen “Clonar” o “Reparar” o “Rellenar según el contenido” es muy sencillo manipular la realidad, que es precisamente lo que hace este programa —en desarrollo por Adobe e investigadores de la Universidad de Princeton— de forma automática: analiza la imagen, detectan las zonas u objetos discordantes y la elimina de un plumazo digital.

Para localizar qué propiedades tienen esas partes de las imágenes que distraen al mirar la fotografía el equipo de investigadores pidió a un grupo de voluntarios que marcases qué zonas o partes de diversas imágenes les resultaban molestas de modo que el programa aprendió a saber por sí mismo qué partes debe eliminar o corregir de las fotografías que analiza.

Fuente: Defusing photobombs: Researchers find ways to remove distractions from photos, vía Popular Science.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear