Por Nacho Palou — 31 de Diciembre de 2007

Recientemente compré en eBay un adaptador para acoplar objetivos FD a cámaras digitales Canon EOS —si eres habilidoso puedes construirtelo tú mismo. En mi caso este adaptador me permite acoplar varios objetivos y accesorios de monturas Canon FD analógicas que llenaban una caja olvidada en casa de un familiar, quien amablemente los donó a la causa. No son objetivos para todos los días y su uso no resulta nada práctico, pero me permiten practicar y experimentar con cosas como tubos de extensión, fuelles o multiplicadores por los 40 o 50 euros que cuesta un adaptador.

Adaptador FD - EOS Digital
El adaptador colocado entre la cámara digital (Canon EOS 350D) y el objetivo FD 50 mm 1.8 SC que probablemente tiene casi tantos años como yo.

Las monturas Canon FD eran capaces de ajustar automáticamente la exposición, pero en general y salvo excepciones el enfoque era totalmente manual. Una vez montados en una cámara digital olvídate de la asistencia de la electrónica: su manejo es totalmente manual. Ni siquiera contarás con la ayuda del fotómetro de la cámara ya que no funciona con estos objetivos montados. Así que la exposición y el enfoque deben realizarse total y literalmente a ojo o con un fotómetro externo.

Para poder enfocar al infinito objetivos FD y anteriores es necesario que el adaptador disponga de una lente de corrección. Es posible encontrar adaptadores FD sin lente, que son más baratos, pero estos no permiten enfocar al infinito. En cualquier caso, igual que sucede con los objetivos actuales habrá que tener en cuenta que la longitud focal real del objetivo variará en función del factor de recorte que tienen la mayoría de las cámaras digitales, excepto las que tengan sensor “full frame”.

Aunque en mi caso he necesitado un adaptador de FD a EOS existen adaptadores para utilizar otro tipo de objetivos en estas u otras cámaras modernas. Eso sí, en general van a requerir ajustes manuales en parte o en su totalidad y añaden óptica adicional (del adaptador) de más bien baja calidad. La ventaja es que para probar y aprender permite utilizar material fotográfico que ya se tenga por casa o que se puede adquirir en eBay o en marcadillos, como El Rastro en Madrid, por relativamente poco dinero, como es el caso de este Catadióptrico Tokina de 500mm.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear