Por @Alvy — 2 de Febrero de 2004
El ultimo juguete que le he puesto a mi iMac se llama EyeTV USB. Es un digitalizador de vídeo que incluye sintonizador de televisión. Sirve básicamente para ver la televisión y grabar vídeo en el disco duro y también tiene una entrada de vídeo compuesto con la que se puede digitalizar cintas de vídeo o cualquier otra señal.

En la tienda sólo tenían el EyeTV USB más básico, que compré con la idea de usarlo básicamente para digitalizar VHS, aunque había oído que incluía el sintonizador de TV. En EE.UU hay otros modelos mejores, con FireWire, e incluso un cacharro parecido a un TiVo, pero sólo vi el USB y por 200 euros para digitalizar un poco me pareció razonable.

Una de las funcionalidades de EyeTV que no funcionan en España es la Guía de Programación. En otros países hay un web especial con la programación de todos los canales de TV y es fácil ir allí y hacer cuatro clics para buscar, elegir programas y grabar. En España hay que programarlos a mano, usando antes alguna guía de televisión o el periódico.

La calidad del EyeTV está bien pero no es excepcional. Graba MPEGs a tamaño 320x240 como máximo, a 25 imágenes por segundo, aunque también hay un modo inferior (VideoCD). Algo lejos de la calidad DV o de algo similar para ver una grabación sin píxeles y sin notar la compresión («Mmmm... Está bien, pero no es lo mismo...», dijo mi mujer cuando vio la primera película grabada de la TV). Cada hora de vídeo ocupa 1 GB más o menos, lo cual es razonable: con 100 GB que tengo libres por ahí en el disco duro puedo grabar hasta aburrirme. Lo más impresionante es que funciona de forma muy fluida a pesar de trabajar por USB, y se puede dejar corriendo junto a otras aplicaciones (Mac OS 10.3) sin que apenas consuma recursos ni el resto de las aplicaciones lo noten demasiado.

Pero lo mejor de EyeTV son las nuevas sensaciones «estilo PVR/DVR» como las que describen los usuarios de TiVo. Mi iMac está conectado a la televisión del salón, de modo que se puede ver lo grabado desde la comodidad del sofá (no obligatoriamente en el iMac). Esto es lo más destacable:
Saltos temporales. Mientras ves cualquier canal, EyeTV está siempre grabando en un buffer, de modo que puedes hacer un «desplazamiento temporal» (time-shifting) hacia adelante o hacia atrás con el cursor (en saltos de 10 ó 30 segundos, por ejemplo). Es divertido empezar a ver cualquier programa un rato más tarde y saltarte los anuncios limpiamente, por ejemplo.

Saltos instantáneos. Como todo está en el disco duro, los saltos adelante y atrás son totalmente instantáneos, más rápidos incluso que hacer zapping en la televisión o saltar capítulos de un DVD.

Grabar sin límite. El fin de semana pasado, que estuve fuera de casa, lo dejé programado para grabar en varios canales: un par de películas, Informe Semanal y dos o tres series (unas ocho o diez horas en total -- en vídeo habría sido imposible). El iMac se quedó en modo reposo, se «despertó» cuando llegó la hora de cada programa y se puso a grabar. A la vuelta estaba todo perfectamente grabado y en forma de pequeños iconos en una lista. Y mientras veía todo lo grabado, salté todos los anuncios con cuatro clics.

Casi sin cables. No hay que enchufarle nada más que un cable de antena desde la toma pared: no hay que dejar encendido ni el vídeo ni la televisión ni nada de nada. Por desgracia EyeTV no puede controlar el aparato de Digital+... lo cual sería deseable, porque allí hay muchos más canales y contenidos más interesantes por lo general.
En fin, que he descubierto un montón de nuevas posibilidades a ese pequeño cacharro que había comprado originalmente para digitalizar las viejas cintas VHS, y que todo lo relacionado con los PVRs, sobre todo los más potentes, va a ser extraordinariamente divertido cuando lleguen en los próximos años.

¡Ah! Y si alguien tiene un EyeTV que me lo diga, para compartir experiencias.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear