Por Nacho Palou — 6 de Junio de 2011

_MG_7253.jpg

El HTC Flyer (pantalla de 7 pulgadas, 32 GB y conexión 3G y WiFi) hace uso de la versión 2.3 de Android por lo que técnicamente, según Google, no es un tablet.

Para que lo fuera "oficialmente" debería utilizar la plataforma Honeycomb (Android 3.x). Esta diferencia que puede parecer un matiz implica consecuencias como el tipo de aplicaciones a las que se tiene acceso en el Android Market.

Sin embargo en la práctica el HTC Flyer funciona y "se siente" como un tablet. Tanto que en mi opinión este HTC es el dispositivo tipo tablet con Android que ofrece una mejor experiencia de usuario desde el momento en el que se saca de la caja y hasta que se agota la batería siete u ocho horas después.

Así que da igual lo que el HTC Flyer sea o no sea. Es un dispositivo muy atractivo e interesante, resultado del buen hacer de la marca taiwanesa que ofrece un producto provisto de personalidad propia.

El precio puede resultar un poco excesivo habida cuenta de su tamaño y especificaciones: 649,99€ el modelo de 32 GB con 3G y WiFi y 499,99€ el modelo de 32 GB sólo WiFi.

Se puede comprar online o en tiendas como The Phone House y la Fnac.

El HTC Flyer por fuera


El HTC Flyer está en su mayor parte construido en una pieza de aluminio.

En la caja el HTC Flyer viene acompañado de una funda -lo cual es muy de agradecer- y del HTC Scribe, el lápiz mágico que es una de las señas de identidad del Flyer.


La funda y el lápiz HTC Scribe vienen incluidos.

El Scribe no es un puntero. El lápiz utiliza una pila AAA (incluida) y dispone de dos botones. No sirve para pulsar cualquier botón de la pantalla, sino para dibujar trazos y resaltar texto en cualquier momento y lugar de la interfaz: da igual que sea el escritorio, un plano de Google Maps o en una página web. La imagen resultante se puede guardar en Evernote, compartir via una decena de servicios (también por correo electrónico) o imprimir, esto último al menos en teoría.


La pieza de plástico superior se abre para acceder a la tarjeta microSD (de hasta 32 GB, adicionales a la memoria interna de otros 32 GB) y a la tarjeta SIM, de tamaño convencional, para la conexión a Internet móvil (3G).

Volviendo al HTC Flyer en la mano destaca por su acertado aspecto y buena construcción. Como sucedía con el HTC Legend la mayor parte de la carcasa es una única pieza de aluminio modelada que resulta agradable al tacto y sólida, pero sin resultar pesada (420 gramos).


La construcción es buena y el HTC Flyer resulta agradable en la mano por el buen tacto de los materiales, la forma y el peso, que es de solo 420 gramos.

En el marco lateral están los botones de volumen y encendido / apagado / bloqueo. El resto de botones Android (home, menú y volver) son táctiles y se encuentran en el marco. El de HTC añade un botón táctil más específico para configurar el lápiz -tipo de trazo, grosor, color,...- que sólo responde a éste, no al dedo.


Los botones táctiles aparecen en un lado u otro dependiendo de la orientación del tablet.

Un bonito detalle que demuestra el cuidado puesto en el desarrollo del HTC Flyer: los botones táctiles situados en el marco de la pantalla cambian de posición según se gire el tablet, dependiendo de si está orientado en vertical o en horizontal. No funciona exactamente igual que como se vio en la presentación de Barcelona -allí eran los botones los que giraban sin cambiar de posición-, pero el resultado es casi igual de bueno.


El conector USB no es estándar, pero se puede conectar y cargar con cualquier cargador compatible USB.

Otros elementos son la cámara frontal (1,3 Megapíxeles) y la cámara trasera (5 Megapíxeles), sin flash, un par de pequeños altavoces, micrófono y la salida de audio para auriculares (estándar, 3,5 mm). La conexión de datos y cargador es USB aunque de un formato específico, pero al menos, a diferencia de lo que sucede con el Samsung Galaxy Tab 10.1, se puede alimentar con cualquier cargador compatible USB, también de coche.


El HTC Flyer es más ligero y pequeño que el iPad, pero el doble de grueso.

HTC Sense para Tablet: ¿quién necesita Honeycomb?


HTC Sense para tablet es bonito, funciona bien y se puede personalizar su aspecto con distintos temas. En algunos aspectos estéticos y de usabilidad resulta mejor que Android para tablets.

Como es habitual en los dispositivos de HTC, el Flyer hace uso de una versión Android personalizada con la siempre acertada interfaz HTC Sense que modifica el aspecto y algunas funciones y aplicaciones habituales de Android.

La interfaz HTC Sense supera a Honeycomb en muchos aspectos, hasta casi incluso sembrar la duda sobre qué necesidad había de inventar otra vez la rueda.

Honeycomb -cuestiones estéticas aparte- cambia demasiado respecto a la interfaz habitual de Android, no aprovecha bien el extra de pantalla disponible y tiene algunos fallos de usabilidad un poco de principiante, como iconos en los que hay que pararse a pensar qué significan. Defectos de juventud y un exceso de celo por hacer algo que se vea diferente a lo que en realidad ya se tenía rodado y más que probado en la versión de Android para móviles.

También en cuestión de interfaz y aspecto del sistema operativo el HTC Flyer es el tablet Android más cómodo y agradable que he probado.

Por ejemplo está muy bien resuelto el acceso a los ochos escritorios se presenta en forma de carrusel 3D cuando el tablet está en horizontal, y que también se pueden ver de un vistazo "pellizcando" la pantalla.

También está muy bien enriquecido el desplegable de notificaciones habitual de Android. En el Flyer incorpora una zona de acceso rápido a las aplicaciones abiertas y un menú rápido para los ajustes más habituales: brillo y bloqueo de rotación de la pantalla y conexiones. Además da acceso directo a la configuración del sistema.

Pequeñas modificaciones que hacen que resulte rápido y cómodo desplazarse por todo el sistema operativo y acceder a casi todas las funciones.

Al utilizar las aplicaciones que no son las desarrolladas por HTC es cuando se evidencia que el HTC Flyer no es "oficialmente" un tablet. Por ejemplo, la aplicación de Gmail es la misma que encontrarás en un móvil y no la específicamente adaptada y más adecuada para este tipo de dispositivos que sí incorpora Honeycomb.

Afortunadamente HTC Sense incorpora su propio cliente de correo (que admite configurar cualquier cuenta POP o Exchange, también la de Gmail) que sí varía respecto a la versión para teléfono y aprovecha el extra de pantalla.

Otras aplicaciones de HTC Sense también se han adatado al formato tablet: noticias, tiempo, mensajes, galería multimedia, Friend Stream, contactos, reproductor de música, navegador web,...

Destacar lo cómodo que resulta el teclado en pantalla por la combinación entre el tamaño del dispositivo (que hace que sea posible cogerla y teclear con los dos pulgares, como en un móvil) y el tamaño de las teclas.

El resto de aplicaciones para Android disponibles en el Market en general no hay problema en utilizarlas en el HTC Flyer.

Esto es algo que el sistema operativo móvil de Google hace muy bien: se adaptan al tamaño y aspecto de la pantalla con naturalidad, aunque evidentemente no dejan de ser aplicaciones diseñadas principalmente para pantallas de móvil, de menor tamaño. Así que básicamente se ven más grandes pero bien, sin el terrible efecto que supone utilizar una aplicación de iPhone en un iPad.

Scribe, el lápiz mágico

_DSF2122.jpg

El lápiz mágico viene incluido con el HTC Flyer, lo cual es de agradecer porque tampoco es barato (49€).

Es un elemento interesante y diferenciador, incluso divertido, pero su utilidad puede variar dependiendo del uso que se haga del tablet o según las preferencias de cada uno.

Permite tanto realizar trazos y dibujos a mano alzada como seleccionar y resaltar texto. Para iniciar el modo dibujo lo que hace el sistema es una captura de pantalla, congelando el momento en el que se toca la pantalla con el lápiz.


Abajo a la derecha, el menú para configurar el tipo de trazos del lápiz.


Más opciones del menú lápiz: colores y grosor de los trazos.

Al activarse el modo lápiz aparece un menú específico que permite seleccionar el tipo de trazos (rotulador, boli, pluma,...), el grosor y el color. Los trazos se pueden deshacer, rehacer u ocultar. Y la imagen resultante se puede puede guardar en el bloc de notas -que se integra con Evernote- o compartirlas a través de Internet.

El lápiz dispone de dos botones que modifican su función. El inferior permite utilizar el lápiz para resaltar texto o para situar el cursor cuando se está escribiendo o editando. Si se está dibujando o haciendo trazos el botón superior pone el lápiz en modo borrador.

Esta herramienta es especialmente útil cuando se trabaja en la revisión de textos, documentos, presentaciones o diseños. También para añadir indicaciones sobre mapas de Google Maps o simplemente para tomar notas a mano o realizar croquis que complementan notas escritas.

_DSF2127.jpg

El Scribe no sirve como puntero para manejar las opciones táctiles en pantallas -pulsar botones o iconos, etc- que únicamente responden al dedo o a otro tipo de punteros. En el futuro el Scribe probablemente permitirá hacer más cosas tras el reciente anuncio de OpenSense SDK.

Cuestión de tamaño


Los tablets con pantalla de 10 pulgadas, como el iPad, duplican en superficie a la del HTC Flyer.

La diferencia de tamaño del pequeño Flyer es evidente en comparación con tablets de pantalla de ~10 pulgadas como el iPad, Motorola Xoom o Samsung Galaxy Tab 10.1.

Esas tres pulgadas de diferencia suponen que el Flyer tiene la mitad de superficie de pantalla que aquellos modelos. Pero a su vez tiene más del doble de superficie que un móvil de buen tamaño de pantalla como los es el magnífico HTC Desire HD (4,3 pulgadas).


Diferencia de tamaño, de izquierda a derecha: HTC Desire HD, HTC Flyer y iPad 2.

El menor tamaño del HTC Flyer puede ser un defecto o una virtud dependiendo de los gustos de cada uno y del uso que se vaya a hacer de él. Es un dispositivo de aspecto impecable, adecuado si lo que se valora sobre todo es movilidad -como sucede con el Samsung Galaxy Tab 7, éste cabe incluso en un bolsillo más o menos amplio de chaqueta o abrigo; y que además haga lo que tiene que hacer y lo haga bien, al margen de lo que sea o deje de ser o a qué plataforma pertenezca.

Puede resultar un poco caro, pero si se valora lo anterior tiene suficientes virtudes como para que el precio no resulte descabellado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear