Por Nacho Palou — 17 de Noviembre de 2010

El vídeo de arriba, realizado por BlackBerry, pone frente a frente el PlayBook -tablet de RIM, BlackBerry- y el de Apple, el iPad.

En las pruebas de navegación se aprecia que el PlayBook es más rápido que el iPad (incluso el doble de rápido, si se quiere), al menos en las tareas escogidas de carga de páginas web, Adobe Flash (todo el mundo sabe que el iPad no tiene Flash) y la prueba de velocidad y cumplimiento de estándares web (Acid3).

El PlayBook es de momento el tablet más interesante que se intuye entre tanto fiasco, incluyendo el carísimo Galaxy Tab que tuve ocasión de ver y probar en la feria IFA. O puede que lo siga siendo precisamente porque todavía no se ha dejado ver en persona. Porque no hay que olvidar que el PlayBook no existe aún. No se vende. Y no se sabe cuanto cuesta. Puede ser el doble de rápido que el iPad, pero el doble de nada es nada.

Porque ese es el gran pero del PlayBook hoy por hoy es que por mucho que te entusiasme verlo en vídeo no puedes salir a la calle y comprar uno. Y eso es lo que cuesta entender: que a tantas grandes empresas de tecnología les cueste tanto parir un tablet del que se oiga hablar más de lo que se ve y que después de tanta espera no sea decepcionante.

Aunque este tipo de vídeos siempre son interesados y corporativistas también son interesantes para tener una referencia de algo nuevo respecto a algo conocido. Pero no por ello todo son ventajas para el PlayBook.

Por ejemplo, el tamaño de pantalla es excesivamente pequeño, más cuando ya hay móviles con pantallas de 4 y más pulgadas -p.e. HTC Desire HD con Android: 4,3 pulgadas.

Se trata de que el tablet añada un extra respecto a la experiencia de uso del móvil y para ello debe destacar donde el móvil peca, que es en el tamaño de pantalla; incluso aunque el tablet sea menos potente que el móvil su elemento diferenciador con respecto a éste es el tamaño de pantalla, de otro modo no tiene mucho sentido. De hecho, ya se intuye un Samsung Galaxy Tab de 10 pulgadas.

Aparte quedan cuestiones como el número de aplicaciones disponibles para el PlayBook o qué pasaría si el vídeo durase diez horas. Ya sabemos que al final, como siempre, unos y otros tendrán sus pros y sus contras. Como también sabemos que el movimiento se demuestra andando mucho mejor que en vídeo.

(Vía Mashable.)

Actualizado: Dear BlackBerry, I Want a Real PlayBook, Not Videos

Una bonita comparación en vídeo la de RIM pero, ¿dónde está el PlayBook? El iPad lo puedo ver, lo puedo utilizar y lo puedo comprar. En cambio el PlayBook no lo puedo tocar, no lo puedo utilizar y desde luego no puedo comprarlo.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear