Por @Alvy — 19 de Agosto de 2016

Cory explica en esta microentrevista dos o tres cosillas sobre cómo enseñar a los niños a hackear para el bien, a adentrarse en un mundo tecnológico de curiosidades, experimentos y aprendizaje sin liarla parda. Su teoría se basa en que hay dos formas que ya se han demostrado ineficientes –por no decir erróneas– cuando se trata de acercar a los niños a la tecnología:

  1. Error: impedir que usen la tecnología o sobreprotegerlos con filtros, bloqueadores y demás parafernalia… Tan solo para que poco después consigan acceso ilimitado a equipos e Internet (por ejemplo, en sus móviles) o, como sucede en estos casos, que sean sus amigos quienes les enseñen cómo saltarse todo aquello para curiosear por la red.
  2. Error: «vigilarlos» en todo momento, mirando siempre por encima del hombro, lo cual además de poco práctico –nadie es omnipresente ni tiene tanto tiempo para ese tipo de marcaje– puede incluso acabar generando desconfianza y sobreprotección.

La solución es similar a la que se han conseguido en otros entornos: hacer que padres e hijos realicen actividades conjuntas: le funcionó a Barrio Sésamo (que comenzó a incluir un par de chistes para adultos por episodio) y a Disneyland, que hizo que también los mayores quisieran visitar sus parques. (Podría decirse que incluso series como Los Simpsons o más recientemente Stranger things emplean esa estrategia; quizá el fenómeno Pokémon Go sería también un buen ejemplo.)

Lo más fácil incluso para quienes no soy muy geeks es no dejarse amedrentar por la tecnología: jugar juntos a desmontar y volver a montar objetos cotidianos, a aprender cómo funcionan, a resolver los pequeños problemas tecnológicos cotidianos. Yo incluiría ordenar los canales del mando, adivinar cómo se programan los relojes cuando se produce el cambio de horario de verano/invierno o, por qué no, que sean ellos quienes llamen al servicio técnico para resolver los problemas de la conexión a Internet (basta darles toda la información previa y que sigan lo que les recomienden los operadores).

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear