Por @Alvy — 6 de Junio de 2015

Esta recopilación de Spectrum de robots fostiándose a base de bien es bastante memorable, un auténtica antítesis de cuando vemos a estas espectaculares máquinas saltar, subir escaleras y resistir embates sin problema. Es una demostración de que no son infalibles y que pese a toda su tecnología las cosas pueden salir mal… incluso cómicamente mal.

Los diversos fallos van desde los autómatas que parecen marearse o emborracharse de repente y caen con parsimonia a los que se desploman como si les hubieran metido un balazo por la espalda con un arma de gran calibre. En algunos casos se intuye que el robot es incapaz de calcular lo que está sucediendo (que hay arena en el suelo, la altura de un escalón o la distancia hasta una puerta) y se produce el inevitable fracaso.

(Vía Spectrum.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear