Por Nacho Palou — 2 de Junio de 2015

11 000 canicas recorriendo a la vez un circuito de canicas de unos diez metros de largo, rodando y chocando entre sí y contra los obstáculos que encuentran en su caminio, cual tsunami pero de bolas de cristal.

Impresiona bastante el ruido.

Esto de las canicas debe ser bastante adictivo: aquí un señor que lleva 60 años jugando con canicas a diario construyendo sus propios circuitos.

Y no se cansa.

Relacionado: Carreras de canicas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear