Por @Alvy — 19 de Septiembre de 2003

Enrique y su novia tuvieron toda una experiencia mística en un restaurante chino --bicho incluído-- y lo cuentan en clave de tragicomedia:

(...) No vamos a pagar estos menús porque no nos parece justo. Ese bicho no debería estar ahí. ¿Lo pillas?

- Pero vosotro comel, ¡tenel que pagal!

- (...) ¿A que me cago en tu puta madre? Si, pero nosotros encontrar bicho en plato. [Mi novia empieza a explicarle con las manos que es un bicho.] Si, si, eso con patas y negro (...)

- Bueno, yo plecio dejal en 10 euros

- ¿10 euros? Mira... deberíamos largarnos de aquí y que os pague El Gran Dragon o la madre que os parió, cabrones Como mucho pagamos 8 euros (...)

Todavía me estoy riendo de la historia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear