Por @Alvy — 24 de Febrero de 2015

No es que sea un fenómeno imposible, pero sí poco habitual: del frío que están sufriendo por las tierras norteamericanas en estos meses las cataratas del Niágara se han congelado.

Teniendo en cuenta que el salto del agua es de más de 50 metros y que normalmente vierten unos 2.400 toneladas de agua por segundo (!) tiene mérito lo que pueden conseguir contra todo pronóstico las bajísimas temperaturas. Pero está visto que en el famoso enclave entre la frontera de Canadá y Estados Unidos no es que el grajo vuele bajo, es que directamente excava túneles…

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear