Por Nacho Palou — 31 de Octubre de 2016

How Old School Floppy Drives Worked de The 8-Bit Guy es una explicación de cómo funcionaban los entrañables disquetes de ordenador, que esencialmente eran «como las cintas de audio o VHS, pero circulares».

Los primeros discos flexibles de los años de 1970 eran enormes, de 8 pulgadas. Muchos los conocimos por la película Juegos de Guerra (1983) porque para entonces los ordenadores personales ya utilizaban disquetes de 5,25 pulgadas y de 3,5 pulgadas y no de 8 pulgadas.

(Todavía hoy se utilizan disquetes de 8 pulgadas en los silos de misiles norteamericanos, para hacer cosas como controlar misiles nucleares y cosas así, lo cual en realidad no es un problema porque son sistemas de almacenamiento bastante fiables.)

Disquete 3 5 pulgadas 8bitguy


Independientemente del tamaño, unos y otros discos (de 8, de 5,25 y de 3,5 pulgadas) funcionaban esencialmente igual, con un disco que giraba dentro de una carcasa protectora de plástico, cuadrada.

El disco interior era de material magnético y estaba divido en 40 pistas, contando desde el exterior del disco y hacia el interior. La unidad de disco leía cada una de las pistas moviendo el cabezal de una otra. Para almacenar la información el sistema operativo dividía cada disco en 8 sectores (en el caso de los IBM PC) o de otro modo dependiendo del ordenador utilizado,

Por ejemplo, Commodore dividía las pistas exteriores en 21 sectores, las siguientes en 19 sectores, 18 sectores y finalmente 17 sectores para las pistas interiores. Esto hacia que, a diferencia del formato de disco del IBM PC, todos los sectores tuvieran un tamaño físico similar, con lo que el espacio del disco se aprovechaba más eficientemente. El formato de Commodore utilizaba la pista 18 exclusivamente para el directorio, y no hacía uso de las cinco pistas interiores debido a algunos problemas de calidad en las primeras unidades de disco — aunque esas cinco pistas del mismo disco sí se utilizaban usando otro formato de disco.

Por este motivo aunque el disco físico era el mismo, los ordenadores no podían leer los discos de otros sistemas: los Apple no podían leer discos de PC ni los Commodore, y viceversa.

Para aumentar la capacidad de los discos algunas unidades usaban las dos caras de los discos usando dos cabezales de lecturas y escritura, una sobre el disco y otra debajo de él. Otras unidades también podían usar las dos caras del disco, pero había que darles la vuelta a mano.

Vía MentalFloss.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear