Por Nacho Palou — 1 de Octubre de 2009

Aunque hay muchos servicios que permiten guardar archivos online para acceder a ellos desde distintos ordenadores, de todos los que he probado sin duda Dropbox se lleva la palma en cuanto a facilidad de uso y comodidad (¡y además es bonito!)


Acceso al espacio en Dropbox, vía web.

Básicamente el servicio consiste en disponer de espacio de almacenamiento accesible a través de Internet, a modo de disco duro virtual. Si conoces iDisk es bastante parecido, aunque Dropbox tiene una versión gratuita y tiene aplicaciones de acceso para -además de Mac- Windows y Linux.

La aplicación para acceder también está disponible para iPhone y iPod Touch. Y por supuesto, también puede accederse a través del navegador web.

Una vez instalado Dropbox en el ordenador, el programa crea una carpeta que accede al espacio en Dropbox de forma totalmente transparente para el usuario. Esa carpeta se maneja como cualquier otra: permite copiar archivos, renombrarlos, borrarlos o abrirlos y grabarlos directamente desde otras aplicaciones -como un procesador de textos, por ejemplo. Exactamente igual que cuando se conecta una memoria USB.

dropbox-local.png
Carpeta local en el ordenador que da acceso al espacio en Dropbox.

El acceso a Dropbox se puede hacer desde distintos ordenadores, vinculándolos previamente para que la conexión se realice de forma automática. Opcionalmente se puede configurar una carpeta compartida con otros usuarios o una carpeta pública, en la que otros usuarios pueden dejar -o coger- archivos.

El espacio inicial gratuito son 2 GB, que se van incrementando conforme se realizan una serie de pasos del proceso de alta, incluyendo invitar a otros usuarios. El espacio máximo que se puede conseguir gratis son 3 GB. Pagando una pequeña cuota mensual éste se puede ampliar a 25 GB (7,99 dólares al mes), 50 GB (9,99 dólares al mes) y hasta 100 GB (19,99 dólares al mes).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear