Por Nacho Palou — 3 de Marzo de 2006

iMac 20Hace ya una semana que utilizo como ordenador de uso diario un iMac Core Duo 2.0GHz, con procesador Intel. En principio dejé el iMac G4 1.33GHz flexo a mano por si acaso el nuevo iMac daba algún problema, especialmente al trabajar con programas más o menos exigentes como Photoshop o Illustrator que deben ejecutarse a través de Rosetta. Incluso así la diferencia de velocidad y rendimiento es notablemente superior en el nuevo iMac –comparándolo con mi viejo flexo, por supuesto, no con un G5 equivalente.

En las aplicaciones nativas para las nueva arquitectura se pierde el concepto de abrir el programa: Mail, iPhoto, iTunes, Safari... simplemente aparecen al instante y funcionan francamente bien. Las listas de aplicaciones compatibles (y no) con los Macintel son bastante completas, así que simplemente mencionaré por aquí algunos programas no-nativos para Macintel que he estado utilizando estos días sin problemas: Photoshop e Illustrator CS, NetNewsWire, Skype, Transmit, MPlayer, PSPWare, TextWrangler/BBEdit, xPad, Word o Stuffit. El único problema lo tengo con la extensión Flip4Mac, de modo que en el iMac Core Duo no puedo reproducir directamente películas en formato .wmv. También diría que algunos juegos web en Flash no funcionan del todo bien.

Algunas observaciones

  • En la parte trasera en línea horizontal (igual disposición que en los iMac G4 y mejorando a los iMac G5) están los conectores de salida de audio óptica para auriculares y altavoces, entrada de audio, tres puertos USB, dos Firewire, uno Ethernet y video digital y vídeo compuesto vía conector mini-DVI. Incluye Wi-Fi y Bluetooth. No tiene módem. En la parte frontal superior incluye una cámara iSight y micrófono integrados.
  • Respecto al flexo la pantalla pierde movilidad al llevar integrado el resto del ordenador, incluyendo el disco duro, y tener una pata fija que únicamente permite modificar la inclinación del plano vertical: ya no es posible ajustar la altura de la pantalla ni girarla lateralmente sin mover todo el ordenador.
  • La calidad del audio (con altavoces integrados) es menor que la calidad que daban los altavoces de bola.
  • La pantalla es más frágil al tacto respecto a la del flexo: ejerciendo una presión similar sobre la pantalla aparece antes y más intensamente la habitual marca que surge al apretar un LCD.
  • Sólo se nota poniéndolos juntos, pero esta pantalla (ambas son del mismo tamaño y tienen la misma resolución, 1.680 x 1.050 píxeles) es aún más luminosa y agradable de ver.
  • El mando a distancia del FrontRow (que se mantiene sujeto por imantación al lateral del iMac) es demasiado poderoso: utilizándolo en la misma habitación afecta a otros iMac con receptor de infrarrojos y FrontRow lo que se soluciona creando un enlace entre cada iMac y su mando a distancia, según está explicado en el manual tal y como nos indicaba Víctor.
A pesar de sólo llevar unos días la sensación de uso es realmente buena y queda todavía que mucho del software disponible vaya saliendo en versión nativa para Intel, con lo cual la experiencia irá mejorando incluso más aún –será de los pocos casos en los que el rendimiento de un ordenador mejore a lo largo del tiempo ;-)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear