Por @Wicho — 28 de Diciembre de 2003
Tras el primer trimestre de la historia de Microsoft en el que sus beneficios no han crecido, Charlie Demerjian postula en este artículo de The Inquirer que se está produciendo un gran cambio en la industria de las TI en el que Microsoft está empezando a perder su posición hegemónica y las empresas están empezando a buscar alternativas a los productos de ésta, básicamente en entornos Linux.

También cuenta, entre otras cosas, que la cultura dominante en Microsoft le va a impedir cambiar para reaccionar a tiempo, pues lo que muchos consideran bugs para Microsoft son decisiones de diseño de sus productos, y, claro, no van a cambiar todo para solucionar unos fallos que ellos en realidad no consideran tal cosa.

Personalmente, creo que Demerjian tiene razón.

De hecho ya hace algún tiempo que vengo comparando a la Microsoft actual con la IBM de hace unos veinte años: en aquel entonces el liderazgo de IBM parecía intocable y que estaba por encima del bien y del mal hiciera lo que hiciera; recuerdo cómo un director de informática de una gran empresa me dijo en una ocasión:
Si monto algo que no sea IBM y falla, el que falla soy yo; si monto IBM y falla, quien falla es IBM.
A estas alturas ya hemos visto que IBM no era tan intocable como parecía, y estoy dispuesto a apostar algo a que Microsoft tampoco lo es.

Por cierto, a pesar de la fecha este post no es una inocentada.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear