Por @Alvy — 25 de Mayo de 2016

En el siempre apasionante Juego de la vida de John H. Conway se fueron descubriendo con el paso del tiempo espectaculares construcciones: deslizadores, supernaves, cañones… Nombres todos ellos para dar a entender la función y propiedades que «aparentes» pequeñas figuras podían tomar en un tablero infinito de píxeles apagados o encendidos en el que tres reglas matemáticas básicas bastan para lograr una complejidad infinita.

Una de las más espectaculares estructuras que se puede diseñar puede verse en el vídeo de TheCommuator y es una máquina de Turing universal. Dentro de las limitaciones de no disponer ni de un tablero infinito ni de un tiempo infinito (la máquina de Turing original tampoco las tiene) este vídeo muestra una estructura que se comporta del mismo modo. Tiene su cinta, puede marcar 0 y 1… y desde ahí, hasta el infinito. Porque recordemos que una de sus propiedades es la Recordemos:

Hace ya bastante tiempo que se demostró que el juego de la vida es equivalente a una máquina universal de Turing, lo que le permitiría, teóricamente, realizar cualquier computación posible si se dispusiera de suficiente «tiempo» y suficiente «memoria»: lo cual incluye que podría generar las pantallas azules de Windows, correr el nuevo iOS 7 o servir a modo de PS4 para jugar al GTA V. De veras. ¿Alguien dijo inteligencia? Tampoco exageremos, pero… (ejem) una máquina así podría emular a Watson de IBM y ganarte al Jeopardy, simular a Siri, almacenar todo Google y contestar un ChatBot y hacer sus pinitos aspirando a superar el test de Turing – por las buenas o con enrevesadas tácticas y trucos.

Un estupendo ejercicio mental teórico … Porque lo de encontrar una memoria con capacidad infinita, esperar un tiempo infinito y procesarlo todo a una velocidad no menos infinita nos queda todavía un poco lejos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear