Por Nacho Palou — 28 de Abril de 2015

Cuando las condiciones meteorológicas se ponen feas de verdad, las locomotoras pueden perder tracción debido a la humedad y a la presencia de nieve y hielo, especialmente en zonas montañosas. Esto obliga a las compañías ferroviarias a curarse en salud limitando la longitud de los trenes de mercancias para asegurar que no tendrán problemas en el caso de que cambie el tiempo, según se explica en GE Reports.

En Engadget, Supersonic air keeps train tracks clear when weather sucks,

GE ha desarrollado lo que llaman ARC (Advanced Rail Cleaner; limpiador de vías avanzado), un módulo que se sitúa en un punto concreto delante de las ruedas del tren y utiliza aire a muy alta presión que se proyecta a velocidades supersónicas contra las ruedas y el raíl para eliminar la humedad y restos de nieve y hielo.

El software detecta cuando las ruedas comienzan a deslizar y conecta automáticamente el ‘soplador’. ¿Funciona? la compañía Heavy Haul Power International consiguió que por primera vez un mercancías de 2.700 toneladas recorriera un tramo ferroviario en «las peores condiciones imaginables».
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear