Por @Alvy — 14 de Diciembre de 2016

SupraFAXmodem 144 LC

Nate de Sparkfun se topó en un proyecto con un módem de 9600 bps y se preguntó de dónde provenía el número 9600 exactamente. Porque es un número «poco redondo» desde el punto de vista informático: si estaba relacionado con la información, las comunicaciones analógico-digitales y los ordenadores bien podría haber sido 8192 (213) o incluso 10.000 o algo parecido.

Los que hemos usado módems como el de la foto, el mítico SupraFAXModem 14400 recordamos como «normales» velocidades de transmisión de 14.400 bps (bits por segundo), los clásicos 9600 y anteriormente 2400, 1200 e incluso 300 (mi primer módem fue un 300/1200). (En su momento llegaron hasta 57.600 bps.)

9600 tiene factores bastante redondos: es 300 × 32, así que los tiros no van desencaminados.

El «300» de los módems de 300 baudios se eligió porque esos equipos funcionaban incluso en el peor caso posible (en cuanto a ruido) sobre líneas telefónicas de cobre convencionales y «no acondicionadas». También era la «velocidad» máxima de respuesta de los micrófonos de carbono y los acopladores acústicos (esos chismes con ventosas donde se colocaba el microteléfono, que es la parte que se sujetaba con la mano y que contenía el auricular y el micrófono).

Los módems de 300 baudios de la telefónica estadounidense se llamaban Bell 103 y eran más o menos equivalente al estándar ITU V.21. De ese punto de partida se fue aumentando la capacidad de las líneas en múltiplos: 300, 1200, 2400… hasta llegar a los 9600 de la cuestión original.

____
Bonus 1: Un baudio y un bps pueden ser lo mismo, pero no siempre lo son. La tasa de baudios mide la cantidad de unidades de señal por segundo y una señal puede contener diversos bits (por ejemplo debido a cómo sea su codificación). Esta era la cuestión favorita de los pedantes de la época. (Más info: Wikipedia.)

Bonus 2: Existen capacidades inferiores a los 300 baudios y una de ella era 110 baudios. Dice el artículo que los ingenieros de telecomunicaciones solían bromear con que el estándar Bell 103 eran tan fiable que los 300 baudios funcionaban incluso en tan pésimas condiciones que «podrían transmitir datos sobre alambre de espino». Hoy en día todavía se usan los 300 baudios en transmisión de datos entre radioaficionados y para ciertos usos comerciales donde la velocidad no es relevante pero se necesita que la información se transmita aún en las peores condiciones imaginables.

{Foto: SupraFAXmodem (CC) Deepmac @ Wikimedia}

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear