Por Nacho Palou — 5 de Noviembre de 2012

Las pantallas de tinta electrónica —las que habitualmente se pueden encontrar en los e-readers o lectores de libros electrónicos como el Kindle—, se caracterizan sobre todo por su bajo consumo. El motivo principal es que, a diferencia de como funciona una pantalla LCD convencional —como las utilizadas en televisores o teléfonos móviles— las pantallas del tipo tinta o papel electrónico no están iluminadas. El contenido de la pantalla es visible por la luz ambiente.

De este modo es como funciona la pantalla de Japan Display mostrada en el vídeo: utiliza la luz ambiente para hacer visibles las imágenes, pudiendo reproducir imágenes y vídeo en color.

El resultado es una imagen digital con un aspecto muy similar al que ofrece el papel convencional impreso. E igual que éste, totalmente visible a plena luz del sol.

Estas pantallas tienen además un mecanismo de retención de imagen que reduce significativamente el consumo: visualizando una imagen estática el consumo eléctrico de la pantalla (de 7 pulgadas y 1024 x 768 píxeles de resolución) es de 3 mW, menos de lo que consume un puntero láser típico (5 mW), por ejemplo.

Esta pantalla es por tanto similar a la pantalla moduladora interferométrica de Qualcomm, la pantalla Mirasol, de la que se oyó hablar mucho hace un par de años.

Vía MIT Technology Review.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear