Por @Alvy — 1 de Junio de 2012

(Voz de abuelo Cebolleta) «Antiguamente, para conectarse a Internet…» había que utilizar un aparato llamado módem que «llamaba por teléfono» a otros ordenadores, conectados a su vez a un número determinado de la red telefónica. Pero aquellas viejas líneas de teléfono no eran digitales: eran analógicas. Por esta razón, los módems emitían y recibían las señales con unos «pitidos sonoros» de distintas frecuencias, que eran modulaos y demodulados para convertirlos a datos digitales, corrigiendo de paso los errores. Al comienzo de una conexión se solía dejar el altavoz encendido para escuchar si la llamada y la conexión iban bien.

En la secuencia de unos pocos segundos que había al principio de cada llamada por módem era como un ritual, un baile de notas musicales y ritmos sólo descifrable para los iniciados. Como puede verse y escucharse en el audio de esta nota, tenía todos estos tonos:

  • Señal de línea disponible
  • Tonos de llamada al número de destino
  • Grupos de señales de las distintas velocidades a las que puede comunicarse el módem, para elegir más rápida y óptima
  • Intercambio de datos sobre el modo de llamada (SYN-ACK)
  • Comprobación de velocidad
  • Modo Duplex (comunicación simultánea en ambos sentidos)
  • Conexión aceptada
  • y… ¡datos! ¡Internet, el infinito y más allá!

Si algo fallaba, los expertos podían diagnosticar «de oídas» en qué punto fallaba la conexión: el número al que se llamaba (de un proveedor de Internet, o una BBS) podía estar ocupado, la conexión ser demasiado ruidosa, etcétera.

Endangeredsounds

Tal y como cuentan en The Atlantic en el Museo de los Sonidos en Peligro, que alguna vez hemos mencionado por aquí, pueden escucharse otros sonidos de aquella época. Un archivo imprescindible.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear