Por Nacho Palou — 18 de Mayo de 2016

Esta articulación programable integrada en el cuerpo es algo así como una extremidad artificial y adicional que proporciona una tercera mano al usuario. Se trata del proyecto de Sang-won Leigh para el curso Fluid Interfaces del MIT .

En total la articulación extra consta de una docena de motores modulares que pueden colocarse y programarse para que el apéndice funcione y se comporte según las necesidades y preferencias del usuario.

Aunque la mano extra se controla y maneja con las señales eléctricas que recorren el antebrazo, ésta puede moverse de manera independiente al resto de la mano. El apéndice robot sirve como joystick o mando para manejar artilugios o videojuegos o para cargar con las bolsas de la compra.

El ingenio también tiene utilidad y es aplicable para personas discapacitadas o con lesiones permanentes o temporales.

Vía Fast Co.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear