Por @Alvy — 30 de Enero de 2019

La idea tras Robomart es fácil de entender: si quieres comprar frutas o verduras sólo tienes que abrir una app en el móvil, solicitar el servicio y un Robomart autónomo se conducirá por sí mismo hasta donde estés. Recoges las frutas y verduras que te apetezcan, se te cobran y listo. Dicen que esto «es algo más que un concepto, pronto en las calles» y eso suena bien.

Una cosa es que el invento sea técnicamente posible: tecnología para ello hay, desde carritos y coches autónomos que reparten por las calles a sistemas de reconocimiento facial como el de Amazon Go para realizar el cobro por la jeta. Supongo que preparar un almacén en el que reponer los productos y tener controlado el inventario, etcétera no es mayor problema.

Otra cosa, con la que por desgracia yo soy cada vez más escéptico hasta que se produzca algún Gran Cambio, es que sea una idea realista: si vemos la situación del mundo del taxi ante la llegada de las VTC o de los repartidores de comida a domicilio es difícil pensar que en algunos sitios llegue alguien y decida que va a poner coches a rodar por las calles «compitiendo» con taxistas, VTC, repartidores y tiendas. Se supone que este invento reemplaza o complementa a las ventas callejeras en puestos de fruta, tenderetes y similares; teniendo en cuenta simplemente los permisos que se necesitan para eso y lo controlado que está en muchas ciudades… No sé yo. No le auguro muy buen futuro, aunque la idea sea simpática. Quizá en algunos países, ciudades o lugares abiertos a este tipo de nuevas ideas funcione; en las calles de otros lugares… sinceramente no lo veo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear