Por Nacho Palou — 5 de Julio de 2013

Una instalación de Leandro Erlich en la que el público puede jugar a escalar (o a caerse desde) la fachada de un edificio.

Vía Geeks are Sexy.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear