Por Nacho Palou — 6 de Febrero de 2009

En el vídeo el protagonista lanza un cazo de agua hirviendo que el aire frío -muy frío, a 41° bajo cero-- convierte casi instantáneamente en cristales de hielo.

Turn Boiling Water to Ice Crystals With a Flick of the Wrist - Esto ocurre porque el agua caliente, muy cerca ya del vapor de agua, se rompe en pequeñísimas gotitas de agua al lanzarlo al aire, las cuales pierden muy rápidamente el calor y se congelan antes de tocar el suelo. No sucede igual si el agua lanzada está fría porque ésta es más espesa y compacta, de modo que al lanzarla al aire no se rompe en gotas tan pequeñas como sucede con el agua caliente.
Compartir en Facebook  Tuitear