Por @Wicho — 30 de Agosto de 2016

Anda haciendo las rondas una noticia sobre la detección de una posible señal alienígena desde la estrella conocida como HD 16459 por parte del radiotelescopio ruso Ratan-600.

Pero, según cuentan en "Baffling" "signal" "from HD 164595" is probably none of the above, parece muy poco probable que se trate de una señal y mucho menos que tenga origen en HD 16459 y que la hayan enviado unos supuestos habitantes de ese sistema solar.

Ya para empezar el propio Ratan-600 sólo detectó esa «señal» en una de las 39 ocasiones en las que exploró esa parte del cielo. Otro problema es que el radiotelescopio cubre una zona bastante amplia del cielo, por lo que lo de lo que la señal venga de HD 16459 no es más que una suposición porque la estrella en cuestión «cae» en la parte del cielo que cubre Ratan–600. Además, el receptor que usaron para «detectarla» tiene un ancho de banda de un gigahercio, por lo que la «señal» no es que sea muy precisa clara.

Algunas de las cosas que busca la comunidad SETI a la hora de considerar una señal interesante:

  1. Que sea periódica, algo que en este caso no se produce. No ayuda además que el equipo que la detectó haya tardado más de un año en comunicarlo –la detección es de mayo de 2015– lo que va contra los protocolos establecidos a la hora de confirmar este tipo de señales.
  2. Que permanezca en el tiempo. Algo que, de nuevo, no cumple; no tiene mucho sentido que te tomes el trabajo de emitir una señal para dar a conocer tu existencia y que la apagues enseguida.
  3. Que venga de un punto en concreto del cielo, algo que la «señal» del Ratan–600 no cumple.
  4. Que la señal muestre señales de «elaboración» en cuanto a que tenga muy poco ancho de banda (se considera que ninguna señal con menos de 300 hercios de ancho de banda podría ser natural, por ejemplo) y/o que presente algún tipo de modulación, algo que la «señal» rusa no cumple ya que es prácticamente indistinguible del ruido de fondo o de otros fenómenos como por ejemplo el paso de un satélite por el campo de vista del radiotelescopio…

Así que no, no parece que nos estén enviando un Whatsapp desde HD 16459, por mucho que esta estrella sea un candidato interesante como origen de la señal porque es una estrella muy similar al Sol alrededor de la que sabemos que orbita al menos un Neptuno caliente; tiene toda la pinta de que la «señal» en cuestión no es más que ruido.

En A SETI Signal? y en “Strange” Signal From Star Triggers SETI Investigation—Much To Scientists’ Dismay se muestran también bastante incrédulos; de hecho lamentan la pérdida de tiempo que supone dedicarle tiempo de observación a una «señal» tan cogida por los pelos…

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 29 de Agosto de 2016

Las antenas GSM de telefonía móvil de toda España

AntenasGSM.com es un mapa de las más de 60.000 antenas GSM que hay en toda España que mejora la inútil información que para variar tiene el Ministerio de Industria y Fomento en su web. El creador de esta página extrajo los datos de dicha web oficial pero luego limpiarlos y hacer un mash-up sobre Google Maps.

El resultado es una forma fácil y cómoda de ver las antenas GSM de cualquier punto de España con un indicativo de la compañía que las opera (el logo), sus frecuencias y otros datos curiosos e interesantes. También sirve para ver en qué zonas puede haber mayor o menos cobertura – de hecho a partir de los datos se podrían incluso calcular las zonas muertas y las mejor comunicadas. (Nota: esto también depende del número de usuarios simultáneos).

Aunque hay zonas de algunos barrios con tan solo una o dos antenas en el Mapa de Madrid hay una curiosidad interesante: tan solo en la terminal T4 de el Aeropuerto de Barajas hay 9 antenas a lo largo de sus 1.200 metros de puertas de embarque principales, más otras 5 antenas en la zona de duty-free y otras 10 de diversas compañías en la zona de facturación y el aparcamiento. Total: 24. Hay pocas zonas en la ciudad con tantas antenas por metro cuadrado.

Comparativamente, a los 15.000 habitantes de Bollullos del Condado (Huelva) les corresponden 4 antenas, una de cada compañía, en pleno centro urbano, a las que añadir otras 2 en medio del campo y 3 el cruce de la autopista.

Bonus – Recordatorio: estas antenas son nuestras amigas.

(Vía Comunidad BandaAncha.eu.)

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 29 de Agosto de 2016

El estudio artístico japonés h220430 diseñó la Mushroom Lamp (Lámpara hongo) en 2012 siguiendo la filosofía de trabajo del grupo. El estudio h220430 —que toma su nombre de la fecha de su fundación incluyendo la era actual en Japón— trabaja «combinando un diseño principal y funcional del objeto con un diseño secundario que comunica un mensaje.»

En este caso el mensaje tiene que ver con la conveniencia de que el público se replantee, a partir de un objeto cotidiano, «los desafíos y las dificultades que suponen la degradación del medio ambiente y los conflictos bélicos». También la necesidad de discutir y de abogar por la eliminación de las armas nucleares. Y de paso «iluminar los corazones de quienes apuestan por la paz en el mundo», explican.

Por tanto la Mushroom Lamp está «dedicada» a las miles de armas nucleares que todavía danzan por ahí y en cantidad suficiente como para «destruir el mundo varias veces» como suele decirse. Aunque no sea literalmente cierto: para desbloquear ese logro al parecer harían falta unas cuantas más de las que tenemos.

En cualquier caso, años después del fin de la Guerra fría las armas nucleares todavía son un «riesgo real». Nueve países disponen de entre 10.000 y 15.000 armas nucleares (1) (2) (3), una cantidad ingente, aunque muy por debajo de las 60.000 que llegó a haber en los años de 1980, de estas anticuadas, caras e innecesarias reliquias del pasado que, sin embargo, tal vez nos han permitido llegar hasta aquí.

Vía The Creators Project.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 27 de Agosto de 2016

Mapa fantasia hires

A quienes les gusten los mapas que aparecen en las primeras páginas de libros como El señor de los Anillos, Dragonlance o incluso en la secuencia de introducción de Juego de tronos encontrarán apasionante echar un vistazo a este Fantasy map generator. Si además se sabe algo de programación, mucho mejor, pero también se puede apreciar su funcionamiento simplemente leyendo las instrucciones que Martin O’Leary, su creador, hace en el artículo y en el código fuente que ha compartido en disponible en github.

Este tipo de software suele partir de algunas ideas sobre generación de terrenos y escenarios mediante procedimientos. Normalmente estas técnicas combinan ideas de las matemáticas fractales, la aleatoriedad y similares. Aquí no.

El proceso que sigue el software de O’Leary es bastante más parecido al de los mapas reales – y por tanto al que genera paisajes y territorios políticos a lo largo de la historia.

GenMap2

Para empezar se crea una especie de red de puntos aleatorios que se ajustan mediante unas técnicas matemáticas (el algoritmo de Lloyd) y que será la base que se utilizarán luego a modo de «mapa de altitudes». Para que tenga más aspecto «físico» esa red se va modificando con operaciones similares a las de los movimientos tectónicos y a cómo surgen montañas, lagos e islas. Luego todo se hace pasar por un proceso de «erosión» parecido al que sufre la Tierra y finalmente se afinan los bordes.

La decisión final es cuál será el «nivel del mar», lo cual produce la línea de costa. Se afinan entonces las zonas de erosión que se convertirán en ríos y se da sombra a las laderas y montañas. Lo último es añadir las ciudades, repartidas con cierta distancia, cerca de los ríos y lejos de los bordes del mapa. Incluso se demarcan unos «territorios» que luego se utilizarán para poner nombres a cada zona, en un idioma imaginario «medio-élfico medio-vikingo».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear