Por @Wicho — 27 de Marzo de 2017

Reconstrucción del accidente

Hoy se cumplen 40 años del accidente de Los Rodeos, en el que dos Boeing 747, uno de KLM y otro de Pan Am, chocaron en la pista del aeropuerto dejando un saldo de 583 muertos y 61 heridos.

Debido a la intensa niebla, los pilotos del avión de KLM no pudieron ver al avión de Pam Am en frente. El vuelo KLM 4805 fue visible desde PAA 1736 aproximadamente 8 segundos y medio antes de la colisión, pero a pesar de haber intentado acelerar para salir de la pista, el choque era ya inevitable.

EL KLM ya estaba completamente en el aire cuando ocurrió el impacto, a unos 250 km/h. Su parte frontal golpeó la parte superior del otro Boeing, arrancando el techo de la cabina y la cubierta superior de pasajeros, tras lo cual los dos motores golpearon al avión de Pan Am, matando a la mayoría de los pasajeros de la parte trasera instantáneamente. [En total] 248 personas a bordo del KLM murieron, así como 335 de las 380 personas a bordo del Pan Am, incluyendo 9 que fallecieron más tarde por causa de las heridas.

Afortunadamente sigue siendo el peor accidente de la historia de la aviación, quizás por las lecciones aprendidas aquel día y que llevaron a cinco mejoras muy importantes que casi aseguran que no se pueda volver a producir un accidente así, aunque lo hemos intentado:

  1. Menor jerarquía en la cabina, que potencia el trabajo en equipo y la toma de decisiones conjuntas, haciendo que no todo dependa de la opinión del comandante.
  2. Mejores comunicaciones, tanto en lo que se refiere a los equipos técnicos como en especial a las frases que se utilizan en ellas para que no haya lugar a dudas y a que cualquier aeronave tiene que repetir toda autorización recibida de los controladores antes de ejecutar la acción correspondiente.
  3. Aeronaves más seguras, no sólo en cuanto a la monitorización de sus propios sistemas sino gracias a sistemas como el TCAS, diseñado para evitar colisiones.
  4. Pistas más seguras tanto gracias a los transpondedores que llevan los aviones e indican su posición como a sistemas de alumbrado que detectan que la pista está ocupada y encienden luces rojas en su eje si detectan un conflicto.
  5. Herramientas contra la niebla, en especial radares de tierra, que se fueron incorporando a cada vez más aeropuertos.

Sin duda alguna el mejor homenaje que se le puede hacer a los fallecidos aquel día y a quienes les sobreviven es seguir trabajando en hacer la aviación cada vez más segura.

(Las cinco mejoras vía Ariel Shocrón).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 27 de Marzo de 2017

Este inusual objetivo fotográfico está construido igual que los endoscopios médicos: consiste en un tubo a través del cual se lleva la imagen haciéndola pasar por una serie de lentes a lo largo de toda su extensión produciendo en el otro extremo una imagen a tamaño real o más.

En este caso el objetivo Laowa 24mm f/14 2X Macro ofrece un factor de ampliación 2:1. Dispone de iluminación LED a modo de “flash anular” alrededor de la lente y una funda estanca para sumergir el extremo de la lente en el agua. El objetivo se ha dejado ver recientemente en la feria Photokina y estará disponible con monturas para cámaras réflex de Canon y de Nikon, aunque por ahora no se ha indicado ni fecha de salida ni precio. Pero curioso es un rato, eso desde luego.

Vía Shutterbug.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 27 de Marzo de 2017

¡Ouch!

Aunque las ruedas de Curiosity ya presentaban múltiples agujeros la NASA acaba de anunciar que en algún momento entre el 27 de enero y el 19 de marzo de 2017 dos de las bandas de rodadura de su rueda central izquierda se rompieron.

Estas bandas son las que soportan la mayor parte del peso de Curiosity y le proporcionan la mayor parte de la tracción y de su capacidad de rodar sobre terrenos escarpados.

El que se hayan roto un par de ellas no pone en peligro la misión, pues aunque eso hace que las adyacentes hayan de soportar más carga es un fenómeno que está previsto. Eso sí, la NASA dice que con tres garras rotas se considera que una rueda ha alcanzado el 60 por ciento de su vida útil.

En los cuatro años y medio que lleva en Marte Curiosity ha recorrido unos 16 kilómetros, y los responsables de la misión dicen que el desgaste de las ruedas no debería ser problema para que alcance sus objetivos, en especial desde que se empezaron a tomar medidas paliativas al respecto un par de años después de su llegada a Marte.

Las seis ruedas de Curiosity se tallaron a partir de otros tantos bloques de aluminio de 50 centímetros de diámetro y 40 de ancho hasta dejarlas con un grosor de un par de milímetros, salvo las bandas de tracción, que tienen un grosor de 7,5 milímetros.

Eso sí, para el mellizo de Curiosity que la NASA quiere enviar a Marte en 2020 se harán cambios en las ruedas y en el sistema de suspensión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 27 de Marzo de 2017

En Desktop Arcade Machine: 3D Printed + RetroPie Christopher Tan detalla paso a paso su proyecto para construir una máquina de arcade de sobremesa usando una impresora 3D y un microordenador Raspberry Pi 3 con el programa de emulación RetroPie.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear