Por @Alvy — 26 de Abril de 2017

El robot de Platón es un excelente canal de divulgación de Aldo Bartra que tiene una gran colección de más de 20 vídeos de calidad aderezados con un buen número de enlaces a todas las fuentes, para quien esté interesado en aprender más.

Sirva este como ejemplo y de paso como revisión de una clásica cuestión que ya comentamos por aquí hace exactamente una década: ¿Cuántas personas han vivido a lo largo de la historia?

Bartra hace bien en acotar a qué nos referimos con «¿cuánta gente ha vivido en la Tierra?» remontándose a «seres comparables» (homo sapiens modernos) que probablemente –todo esto es discutible– poblaron el planeta hace unos 52.000 años. Según diversas fuentes el total de personas «distintas» que han vivido desde entonces sería de unos 106.000 millones, bastante cerca del dato que ya conocíamos.

Hace 11.000 años poblábamos la tierra unos 5 millones de personas, y hacia en la época de los romanos se calcula que ya éramos unos 300 millones. En 1300 la cifra había aumentado hasta 500 millones… los mismos que quedaban en 1650. La causa: la peste negra. No fue hasta 1800 que superamos los 1.000 millones y de ahí a todo trapo hasta los más de 7.000 millones actuales. Los que estamos en pie hoy en día somos el 6 por ciento de todas las personas que han vivido en algún momento en la Tierra.

La narración de Bartra explica con bastante detalle todos los retrocesos que ha habido en todos estos miles de años, debido a enfermedades, guerras y demás y excepto la peste (y tal vez la malaria) cualquier otra cifra de muertes fue poca cosa en relación a la comparación con la población «del momento» (ej. Segunda Guerra Mundial).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 26 de Abril de 2017

Jerrie CobbEl primer grupo de astronautas de la NASA, los siete del Mercury, estaba formado exclusivamente por hombres, entre otras cosas porque uno de los requisitos de la agencia era que fueran pilotos de prueba con experiencia en reactores militares. Y en aquella época las mujeres no podían entrar en las academias de vuelo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Sin embargo William Randolph Lovelace II, uno de los investigadores que ayudó a diseñar las pruebas que tuvieron que pasar los candidatos a astronauta, sentía curiosidad acerca de si una mujer sería capaz de superarlas.

Así que invitó a Geraldyn «Jerrie» M. Cobb, una conocida aviadora de la época, a someterse a esas mismas pruebas. Cobb pasó con éxito las tres fases en las que se dividía el programa de pruebas, con lo que ella y Lovelace, animados con esos resultados, se plantearon reclutar a más mujeres que se sometieran a las pruebas. Para ello contaron con el apoyo económico de Jacqueline Cochran, otra aviadora de la época.

De las 19 mujeres a las que propusieron pasar estas pruebas 12 consiguieron terminar la primera fase, y algunas llegaron incluso a someterse a la segunda fase de pruebas. Pero cuando las más avanzadas iban a ir a la Escuela de Medicina de la Aviación Naval para la tercera fase todo quedó parado porque la armada de los Estados Unidos no dio su permiso para utilizar sus instalaciones por no tratarse de un proyecto oficial.

Jerrie Cobb y Janey Hart, una de las 12 nuevas «reclutas» intentaron poner de nuevo en marcha el proyecto escribiendo al presidente Kennedy y al vicepresidente Johnson; incluso hubo audiencias en el senado… pero por una parte Jacqueline Cochran, sorprendentemente, testificó que creía que establecer un programa de entrenamiento para mujeres podía perjudicar al programa espacial, y por otra algunos representantes de la NASA y el mismo John Glenn testificaron que bajo las condiciones vigentes de selección las mujeres no podían ser astronautas porque no podían ser pilotos de prueba y la NASA no quiso saber nada de convalidar su experiencia en aviones de hélice, y eso que algunas de las Mercury 13, como son conocidas desde hace unos años, tenían más horas de vuelo que alguno de los Mercury 7.

Así que nunca sabremos si podría haber habido mujeres estadounidenses en órbita en la década de los 60 o de los 70; hubo que esperar a que Sally Ride, miembro del grupo de astronautas seleccionado por la NASA en 1978, el octavo de su historia, se convirtiera en la primera astronauta de la NASA en salir al espacio en 1983.

Su historia está en Almost astronauts, un libro de Tanya Lee Stone.

(El libro, vía Ana Ribera).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 26 de Abril de 2017

Sales Wick, capitán de la compañía aérea Swiss, firma este time-lapse (fotografías tomadas y reproducidas en secuencia) titulado Vuelo nocturno – The magic of flying at night y realizado durante un vuelo entre Zurich y Sao Paulo. Además de ser visible la Vía Láctea y numerosas estrellas el vídeo identifica algunas de las ciudades iluminadas que sobrevuela el avión, incluyendo Palma de Mallorca y Argel.

Sales Wick también tiene un espectacular repositorio de fotografías de aviones en su cuenta de Instagram y en su sitio web, Beyond Clouds.

Vía The Telegraph.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 26 de Abril de 2017

Google guardar aparcamiento maps

La última actualización de Google Maps para Android y iPhone incluye la opción Guardar aparcamiento, útil para recordar dónde has aparcado el coche y también el tiempo que resta hasta renovar el ticket en las zonas de estacionamiento regulado, de pago.

El funcionamiento es sencillo: una vez aparcado el coche se pulsa sobre la ubicación actual en Google Maps (el punto azul). Aparecerá el menú habitual para ver sitios de cercanos o compartir la ubicación, junto con la nueva opción llamada Guardar aparcamiento.

Al elegir esa opción Google Maps es cuando se ofrece además la posibilidad de añadir un nota o una fotografía (el truco habitual cuando se aparca en un aparcamiento subterráneo grande, numerado y con código de colores) la de crear el recordatorio que avise con una alarma cuando toque acercarse a echar más monedas al parquímetro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear