Por @Alvy — 23 de Abril de 2018

Matrix Steak

En Big Think han publicado una lista de siete experimentos mentales para investigar la naturaleza de algunas de nuestras nociones, creencias y formas de razonar. Son el tipo de cuestiones que no se pueden comprobar en la realidad, pero sobre las que puede tomar un partido, emitir un juicio o tomar una decisión – con el problema de que muchas veces luego no tomamos esas mismas decisiones o mantenemos esas creencias llegado el momento.

La lista completa de los experimentos está aquí: Seven thought experiments that will make you question everything. Me quedo con los más tecno-científicos: algunos son tan populares como el dilema de Cypher en Matrix y otros son de hace décadas, incluso de la antigüedad.

La máquina de experiencias – Imagina que unos superneurocientíficos han creado una máquina capaz de simular experiencias placenteras para el resto de tu vida. La simulación es ultrarrealista e indistinguible de la realidad. No hay efectos secundarios adversos, e incluso se pueden programar experiencias específicas en la simulación. Además la máquina ofrece más tiempo de disfrute de lo que se podría vivir en varias vidas. Pregunta: ¿Habría alguna razón para no usar la máquina? [Robert Nozick en Anarchy, State, and Utopia].
La habitación de Mary – Mary vive desde que nació en una habitación en blanco y negro, lee libros en blanco y negro y utiliza pantallas que sólo muestran imágenes en blanco y negro. De ese modo va aprendiendo todo lo que se sabe sobre la visión del color en física y biología. Un día, la pantalla de su ordenador se rompe y muestra el color rojo: por primera experimenta el color. Pregunta: ¿Aprende Mary algo nuevo? [Frank Jackson, 1982].
El hombre del pantano – Un hombre sale a pasear y de repente un rayo lo desintegra. Al mismo tiempo, otro rayo cae sobre un pantano y hace que un grupo de moléculas se reordenen espontáneamente al azar, con la suerte de que recomponen exactamente las que formaban a esa persona momentos antes. El «hombre del pantano» es una copia exacta del cerebro, los recuerdos y los patrones de comportamiento del paseante. De hecho sigue su camino, va a trabajar, interactúa con los amigos y es indistinguible del «original». Pregunta: ¿Es el hombre del pantano la misma persona que el paseante desintegrado? [Donald Davidson, 1987].

El artículo plantea algunas de las soluciones que filósofos y científicos han planteado a estas cuestiones, aunque muchas son controvertidas y hay puntos de vista con diferentes argumentos en todos los sentidos imaginables. Que es lo divertido de estos experimentos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Wicho — 23 de Abril de 2018

El experimento en cuestión junto a un vaso de papel

La misión Chang'e-4 del programa espacial chino, que será la primera de la historia en aterrizar en el lado oculto –que no oscuro– de la Luna tiene reservado un espacio para un experimento propuesto por estudiantes.

De las más de 200 propuestas la escogida es una especie de terrario de 18×16 centímetros dentro del que viajará un sustrato nutritivo en el que irán plantadas semillas de patata y de arabidopsis así como huevos de gusanos de seda. Llevará también un suministro de agua y el aire que quepa dentro, aunque los diseñadores del experimento cuentan con que las plantas germinen y produzcan oxígeno que permita seguir respirando a los gusanos de seda.

Para ello el contenedor tiene que ser mantenido a una temperatura de entre 1 y 30 grados Celsius aún a pesar de que en la superficie de la Luna la temperatura varía de por debajo de los -100 ºC a por encima de los 100 ºC. También está el problema de la luz, pues los días lunares duran 14 días terrestres seguidos por otros 14 días de oscuridad.

El experimento llevará una cámara y diversos sensores para ir recopilando datos de su desarrollo e incluso se especula con la posibilidad de que pueda llegar a transmitir imágenes en directo.

***

Está previsto que Chang'e-4 sea lanzada en noviembre o diciembre de 2018. Utiliza el hardware que se construyó como copia de seguridad de la misión Chang'e-3 así que también constará de un aterrizador y un rover.

Chang'e 3 en la superficie de la Luna
El aterrizador Chang'e 3 en la superficie de la Luna fotografiado por el rover Yutu – Chinese Academy of Sciences / China National Space Administration / The Science and Application Center for Moon and Deepspace Exploration / Emily Lakdawalla

Aunque antes China tendrá que lanzar el satélite que hará de relé de comunicaciones para la misión desde el punto L2 del sistema Tierra-Luna, pues si no sería imposible recibir ningún tipo de señal desde la Chang'e-4 ya que la Luna las bloquearía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 23 de Abril de 2018

El vídeo recoge una de las pruebas a las que se ha sometido el Audi e-tron prototype, el prototipo del que será el coche eléctrico de Audi. El e-tron recibió una descarga eléctrica similar a la de un rayo en las instalaciones de pruebas que Siemens tiene en Berlín. El generador de Siemens, del tamaño de una casa, tiene la capacidad de producir descargas de hasta tres millones de voltios.

A pesar de lo espectacular de la prueba las consecuencias para el coche apenas unas pocas marcas de quemaduras superficiales en el techo.

Según Audi este experimento simboliza algo con lo que se ha soñado durante miles de años: capturar rayos y aprovechar su energía para cargar las baterías del coche eléctrico “al instante”. Ninguna de las dos cosas son posibles hoy: ni capturar los rayos para aprovechar su energía ni cargar las baterías de un coche eléctrico “al instante.”

Sin embargo la versión de producción del Audi e-tron prototype sería el primer automóvil capaz de recargarse con un punto de carga de alta potencia (HPC, high power charging) de hasta 150 kW.

Esto reduciría el tiempo de carga completa de las baterías del Audi e-tron a 30 minutos, y no sólo al 80 por ciento. Una carga completa del e-tron proporciona unos 400 km de autonomía. Además de los puntos de recarga HPC el Audi e-tron también puede recargarse con cargadores de corriente alterna doméstica, de 11 kW o de alta capacidad (22 kW). En esos casos el tiempo de carga será mayor.

Imagen: Audi.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 23 de Abril de 2018

AS11 40 5850
Fotografía: NASA.

Una bolsa de basura. Contiene desechos humanos y otros restos que debían quedarse en la Luna para controlar el espacio y el peso del módulo lunar antes de su despegue hacia el módulo en órbita que debía traer a los astronautas de vuelta a la Tierra. Y una bolsa de basura es lo que se ve en la primera fotografía que tomo en la Luna Neil Armstrong.

Estas bolsas eran conocidas como jettison bag, jettbag para abreviar:

Debido a que la cabina del módulo lunar era pequeña y los márgenes de peso para volver a la órbita lunar eran muy pequeños se utilizaron bolsas desechables para mantener la cabina libre de basura, como envoltorios de comida, bolsas de orina y equipo que ya no era necesario, incluyendo las hamacas tras el último período de descanso antes de partir. Por lo general se sacaba la basura con cada salida al exterior del módulo (...) En cada misión, excepto en el Apolo 11, se tiró una jettbag adicional al final de la visita a la luna a través de la escotilla, junto con las mochilas de soporte vital.

Y así, entre unas cosas y otras, sólo el Apolo 11 dejó hasta un centenar de objetos allí abandonados según consta en este detallado inventario. Eso además de la bandera, los instrumentos científicos y hasta una de las cámaras Hasselblad.

Se calcula que en total hay más de 170 toneladas de basura en la Luna, cantidad que resulta algo excesiva teniendo en cuenta que el hombre ha estado allí sólo en seis ocasiones. Y en la Luna no hay organismos ni fenómenos meteorológicos que ayuden a hacerla desaparecer.

Vía Fstoopers.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear