Logo Lainformacion.com

Accidente mortal del SpaceShipTwo

Tuit del accidente

El primer SpaceShipTwo de Virgin Galactic, la nave espacial que parecía más avanzada de cara a realizar los primeros vuelos turísticos al espacio, se ha estrellado hoy durante un vuelo de prueba.

Restos del SpaceShipTwo
Restos del SpaceShipTwo

Se trataba del vuelo libre número 35 de esta nave, y al parecer el primero en el que probaban un nuevo combustible derivado de la poliamida.

El VSS Enterprise, la nave accidentada, en su primer vuelo libre en octubre de 2010 - Mark Greenberg / Virgin Galactic
El VSS Enterprise, la nave accidentada, en su primer vuelo libre en octubre de 2010 - Mark Greenberg / Virgin Galactic

Por lo visto la nave explotó después de que se parara el motor y de que los pilotos volvieran a encenderlo poco después de su separación del avión nodriza.

El piloto ha sobrevivido, aunque está herido; el copiloto ha muerto en el accidente.

El avión nodriza, el WhiteKnightTwo, no resultó dañado en la explosión, que se produjo tras haberse separado ambos, y ha vuelto sin novedad al espaciopuerto de Mojave.

Esto sin duda supondrá un nuevo retraso en la entrada en servicio comercial de la nave mientras se investigan las causas del accidente, aunque Raúl Torres de PLD Space tiene bastante claro que los motores híbridos como el que usa el SpaceShipTwo «son muy peligrosos».

Isaac Asimov en el cine

Fantastic-Voyage
Viaje Alucinante (1966), de Richard Fleischer / X-Ray Delta One

Estaba revisando las relaciones con el séptimo arte de Isaac Asimov, el popular divulgador científico y autor de ciencia ficción, cuando me encontré con un par de curiosidades interesantes.

El caso es que la adaptación de novelas de Asimov al cine no ha sido tan sido prolija como su producción literaria (más de 30 novelas): quizá la mejor sea El hombre bicentenario (1999), a la que habría que unir la peculiar pseudoadaptación de Yo, Robot (2004). El resto son versiones poco conocidas, cortometrajes, películas-para-televisión y episodios sueltos, probablemente de más bien baja calidad.

Las dos curiosidades a las que me refería tiene que ver, la primera, con Viaje Alucinante (1966), una de las mejores películas del género de todos los tiempos en la que Asimov tuvo que encargarse de un trabajo muy especial: crear la novela a partir del guión (!) Nada demasiado complicado para él, cabe suponer.

Star-Trek-Movie-1979

Su otra aparición es más conocida: con motivo de la vuelta de Star Trek en 1979, esta vez a la pantalla grande, la productora buscó reunir a lo mejor de lo mejor en todos los ámbitos del film. Así que tuvo a bien contratar a una de las estrellas científicas de la época como asesor. Su título oficial, según los títulos de crédito: Special Space Consultant («Consultor espacial especial»). Ni idea de si aquello le supuso mucho o poco trabajo: más bien se diría que lo segundo. Pero ahí queda.

Euclides, el juego: una forma lúdica de repasar (o aprender) geometría

Euclid: The Game

Euclid: The Game es una entretenida forma de refrescar la geometría básica y las construcciones con regla y compás. El juego consiste en ir superando las diversas pruebas cumpliendo la ley, en este caso los cinco postulados del geómetra griego, verdadero pilar de la geometría.

La pantalla muestra una serie de puntos (A, B, C…) sobre los que hay que actuar para superar el reto planteado en cada nivel. Las diversas herramientas permiten unir líneas con segmentos, trazar rectas, círculos y marcar puntos. A partir de ahí se pueden dividir segmentos, bisecar ángulos y realizar construcciones mucho más complicadas, como sabemos.

El juego va a avanzando suavemente, tiene un tabla de clasificación para guardar las puntuaciones, alguna que otra sorpresa… lo habitual de los juegos de hoy en día.

Estoy seguro de que los niños pueden aprender mucha más geometría con este planteamiento lúdico que con el tradicional «memorizar y practicar»: los ejercicios son básicamente los mismos pero aquí cuentan con el plus de no oler a «matemáticas de estudiar» sino a juegos y retos, además de parecerse a los entretenimientos de matar el tiempo a los que estamos tan acostumbrados.

(Vía Gaussianos.)

Este collar es una proyección interactiva sobre el cuello de la modelo

Neclumi se define como «un futuro probable para la joyería». Su primer prototipo consiste en un collar de luz interactivo. Esto es, en lugar de llevar puesto un collar físico de verdad se recurre a un proyector diminuto —un picoproyector casi invisible, colocado en el cuello de la camisa— que proyecta el diseño de un collar sobre la piel.

Estas joyas de luz no son muy visibles en cuanto hay un poco de luz ambiente, al menos por ahora, pero exploran el uso de los wearables como elementos asociados a la moda más que a la tecnología, siendo una combinación de ambas cosas: desde el teléfono móvil se puede elegir y cambiar el diseño y estilo del collar proyectado cuya imagen además se mueve en consonacia con los movimientos de la persona a partir de los datos obtenidos del podómetro y de los sensores de movimientos del teléfono.

Vía Vice, Creators Project.

Anotaciones anteriores >