Por @Alvy — 30 de Julio de 2016

PhotoFast CR-8800, adaptador para almacenamiento extra con microSD en los iPhone

Nos enviaron una unidad de pruebas del PhotoFast CR-8800, un curioso mini-gadget que básicamente es un adaptador de tarjetas de memoria microSD con un conector Lightning de Apple. Admite tarjetas de hasta 128 GB y puede usarse para copiar y transferir archivos en ambos sentidos, a modo de dispositivo de copias de seguridad o simplemente para gestionar grandes bibliotecas de fotos, música o vídeos en tarjetas microSD.

Físicamente es muy pequeño: sus dos conectores apenas pesan 4 gramos: un Lightning macho y un microSD hembra, donde se introduce la tarjeta de memoria. Nada más enchufarlo al conector del iPhone / iPad buscará la app necesaria para que funcione; si no está instalada indicará cómo hacerlo – cuestión de unos minutos.

PhotoFast CR-8800, adaptador para almacenamiento extra con microSD en los iPhone

Una vez insertado cuenta con un versátil software en forma de app llamado iFlashDrive One que realiza un sinfín de funciones: copiar y reproducir los archivos almacenados, conectarse con servicios como Flickr, YouTube o Vimeo, grabar audio… El software es realmente potente aunque tiene tantas funciones que puede ser un poco complejo para quien no lo vaya a usar mucho. A diferencia del soft de muchos de estos gadgets está realmente cuidado en cuanto al aspecto gráfico y la interfaz.

La app cuenta entre otras cosas con soporte para archivos ZIP comprimidos, permite proteger el contenido con una contraseña (y Touch ID) y gestionar diversos servicios de la «nube» (Google Drive, Dropbox, iCloud…) También permite realizar, tras la oportuna configuración puede hacer copias de seguridad de Facebook, Instagram, los Contactos y Calendario y todo ello con un clic. En las pruebas la velocidad de escritura resultó muy rápida; hice un backup de 60 GB de fotos, música y películas a una tarjeta de 64 GB (UHS-I, Clase 10) en algo menos de una hora.

El precio del PhotoFast CR-8800 son 40 euros, pero la tarjeta microSD va aparte. En mi experiencia unas de buena relación prestaciones/precio son las Samsung EVO, que pueden conseguirse desde unos 8 euros los 32 GB hasta 40 euros los 128 GB. Con soluciones como estas tarjetas y adaptadores hay quien prefiere comprar sus teléfonos móviles mas baratos (con menos almacenamiento «de fábrica») dado que hay cierta diferencia de precio – aunque también la hay de prestaciones, naturalmente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 29 de Julio de 2016

Proof was screenshot

Connor Flood ha sido el encargado de un proyecto apasionante en las tripas de Wolfram Alpha, ese poco conocido «motor de conocimiento» con aspecto de buscador pero que cuenta con gigantescas bases de datos estructuradas y con el cerebro de Mathematica, el software de computación simbólico. El resultado es que ahora permite generar pruebas matemáticas mediante inducción a partir de una consulta en lenguaje normal y corriente.

Los detalles tecnico-matemáticos son bastante complejos pero baste saber que la respuesta a las demostraciones que se solicitan no son básicamente resultados como «cierto» o «falso», sino el «paso a paso» que lleva de la proposición a la demostración.

Un ejemplo típico sería

Demostrar que 8 elevado a n menos 3 elevado a n es divisible por 5 para cualquier valor de n mayor que 0.

Puede comprobarse con lápiz y papel que la afirmación es cierta para muchos valores de n, pero lo complicado es demostrarlo para todos los valores que se indican. El programa puede demostrar igualdades, desigualdades o cuestiones de divisibilidad.

Se suele explicar lo que es la inducción matemática comparándola con el «efecto dominó»: si le sucede algo a una primera ficha y se puede demostrar que eso hace que le suceda algo a la inmediatamente siguiente entonces el resto irán cayendo una tras otra, dentro de los límites que se establezcan. Matemáticamente se establece primero la base de la demostración y se demuestra el primer caso para luego hacer lo mismo para el siguiente paso inductivo, que permite generalizar la hipótesis.

Se pueden leer más detalles sobre cómo se ha diseñado este motor de demostraciones en el artículo de su creador: Behind Wolfram Alpha’s Mathematical Induction-Based Proof Generator.

Para probarlo tan solo hay que ir a Wolfram Alpha y escribir alguna expresión en con la sintaxis adecuada, que es además muy flexible.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 29 de Julio de 2016

Alcancé los 3.333.360 puntos. ¡Oh! Es agotador tan solo pronunciar la cifra.

– Billy Mitchell

Descubrí a Billy Mitchell «el humilde», más conocido como el Rey del Pac-Man en el documental King of Kong (2008). Cuando uno ve el documental no puede evitar dudar de su autenticidad: ¿es tan gallito realmente o es un actor o un personaje creado para la película? Vaya si es real.

Este campeón nombrado «mejor jugador de videojuegos del siglo» (por el mismísimo Masaya Yakamura) es todo un personaje: fue el primero en conseguir en 1999 la primera partida perfecta de Pac-Man con 3.333.360 puntos. Esto significa comer en una sola partida todos los puntos, pastillas de energía, frutas y fantasmas, sin perder una sola vida: una gesta que requiere normalmente entre 4 y 5 horas (el récord del mundo es 3 horas 41 minutos). Al llegar al nivel 256, un bug revienta el juego y todo termina.

Me preguntaban: ¿Cómo conseguirás batir el récord? Y les dije: «Pues porque soy Bill Mitchell».

Ahora le han dedicado una pieza en Great Big Story, donde suelta varias de sus perlas de sabiduría no solo sin sonrojarse sino manteniendo su cara de póker:

Cuando el juego terminó pensé «¡Guau! He alcanzado la perfección»

Su gesta no tuvo igual, así que se merece nuestro respeto. Ahí queda este peculiar perfil de este pedazo de personaje.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 28 de Julio de 2016

SR-71A en vuelo

Diseñado como avión de reconocimiento estratégico de largo alcance capaz de volar a más de Mach 3, el Lockheed SR-71 tiene el récord de velocidad para aviones a reacción. Lo consiguió el 28 de julio de 1976 cuando, con el capitán Eldon W. Joersz y el mayor George T. Morgan como tripulación, alcanzó los 3529,6 km/h, un récord todavía sin superar 40 años después. [Fuente: Lince Analista vía RT de Carlos Menéndez]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear