Por @Wicho — 12 de Febrero de 2016

Planetary suite, versión 2016

Planetary suite es un óleo que Steve Gildea pintó en 1992 en el que hay nueve paneles que representan a los –entonce– nueve planetas del sistema solar, aunque en 1992 sólo podíamos suponer qué pinta tenía Plutón, por lo que el noveno panel no era más que una aproximación.

Pero gracias a la New Horizons ya sabemos cómo es el ex–planeta en realidad, con lo que el autor ha actualizado su obra original, sustituyendo el panel original de Plutón por uno basado en las imágenes capturadas por la sonda de la NASA.

Puedes comprar tanto la versión original como la de 2016 en un póster de 25×47,5 centímetros por 50 dólares más gastos de envío… O si lo prefieres como un óleo de 97,5×212,5 por el «módico» precio de 500 dólares.

(io9 vía Profesor Abel Méndez).

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 12 de Febrero de 2016

Después de observar que a) lanzar bolas de nieve con las manos es realmente ineficiente y que b) como tío siempre estaba en inferioridad numérica respecto a sus sobrinos, Mark Rober decidió resolver ambos problemas de una vez construyendo esta ametralladora de bolas de nieve que es capaz de lanar una docena de bolas en medio segundo.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 12 de Febrero de 2016

Doors, entre lo real y lo virtual, es una ejercicio que juega con la percepción y la perspectiva para que quien abre la puerta y mira al otro lado de ella perciba que está echando un vistazo a un mundo virtual, tridimensional.

La puerta es en realidad una pantalla gigante que, provisto de un detector de rostros y sensores de movimientos es capaz de determinar dónde se sitúa y hacia dónde está mirando el observador; en función de ello modifica en tiempo real la imagen, construyendo una realidad virtual que tiene coherencia con la posición y punto de vista del observador situado en el lado real.

Cualquier movimiento del observador en el mundo real provoca un cambio instantáneo en el mundo virtual.

* * *

La idea es la misma que la utilizada por la app i3D que conseguía un efecto 3D en la pantalla del móvil sin necesidad de usar gafas ni nada parecido.

Lo que hacía i3D (2011) era utilizar la cámara frontal del móvil para determinar desde dónde se está mirando la pantalla y en función de ese dato cambiar la perspectiva en tiempo real, consiguiendo ese efecto tridimensional.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Febrero de 2016

En Minute Physics dedicaron un vídeo a explicar por qué el cemento no se «seca» para endurecerse, o lo inapropiado que resulta el término secar. El asunto está en la diferencia entre los materiales que se endurecen cuando pierden agua pero se ablandan de nuevo cuando se les añade y los que se comportan de otra forma.

Para entenderlo, un ejemplo: la pasta de los espaguetis se endurece por deshidratación, pero vuelve a ablandarse cuando se mojan en agua. Pero, ¿por qué no sucede eso mismo con el cemento?

Cuando se deja «secar» el cemento en realidad está fraguando. Pero fraguar no es lo mismo que secar o deshidratar; de hecho lo que sucede es que el agua que se utiliza en la mezcla reacciona químicamente con el resto de los óxidos metálicos que sirven de base al cemento. El resultado tras unas horas de reacción es otro compuesto (calciosilicatos hidratados C-S-H) que no puede reblandecerse añadiendo más agua – pues ya ha absorbido toda la necesaria. Gracias a eso los edificios son firmes, las presas contienen el agua de los embalses y las construcciones pueden durar cientos o miles de años.

Compartir en Facebook  Tuitear