Por @Alvy — 24 de Mayo de 2015

Un problema de números para niños

Este problema dista de ser trivial; solo digo eso.

Como meme recurrente lleva semanas dando vueltas por la red; probablemente es aún más antiguo y reaparece de vez en cuando («Un problema de matemáticas para niños vietnamitas de ocho años…»). El planteamiento es sencillo: hay que colocar los números del 1 al 9 en los huecos en blanco para que el resultado de operaciones sea correcta.

La otra regla no escrita pero importante es que para evitar equívocos hay que respetar el orden de evaluación, también conocido como orden de las operaciones: las multiplicaciones y divisiones tienen prioridad sobre la suma y la resta. De este modo, 3 × 8 - 1 = 23 (y no 21).

(Esto es algo que conocen bien los programadores y se enseña en cuarto de primaria; hay un mnemónico para recordar el orden: PEMDAS: paréntesis, exponentes, multiplicación, división, adición y sustracción; yendo de izquierda a derecha.)

Aparte de ser complicado, tampoco se sabe si la solución al problema es única.

Bonus: el otro problema memético procendente de oriente que también hizo las rondas en su momento: adivinar cuál es el número de la plaza de aparcamiento en la que está el coche:

La misteriosa plaza de aparcamiento

(Vía Eyewitness News, donde se da alguna solución – y cientos de otros sitios.)

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 24 de Mayo de 2015

Este vídeo de Seeker cuenta la historia de cómo un aventurero llamado Christopher Michael consiguió hacerse un selfie con una GoPro a bordo de un Locheed U-2 a una altitud extraordinaria: 70.000 pies de altitud que son más de 21 kilómetros. No es exactamente el espacio (que ooficialmente comienza a 100 km) pero casi, casi.

Pilotar uno de estos aviones no es especialmente fácil, ni en el despegue (donde es asistido por un coche que lo persigue por la pista) ni el aterrizaje. Una vez arriba la temperatura exterior alcanza los 70 bajo cero y el cristal de la cabina comienza a helarse.

Pero también hay un momento de calma perfecto al «tocar techo», que es el que se aprovechó para tomar la foto con el icónico traje naranja. Una experiencia sin duda como pocas.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 24 de Mayo de 2015

Halo Madrid (CC)-by Alvy @ Flickr

Menudo pedazo de halo acaba de aparecer en el cielo de Madrid este mediodía. Y es que cuando te mandan un mensaje que dice «Abre la ventana que el Sol está haciendo cosas raras» solo puede ser a) un eclipse, b) el fin del mundo debido a una llamarada solar o c) algún fenómeno óptico inusual. Eclipses no tocaban y el fin del mundo repentino es improbable, así que…

Lo que hemos visto es un halo o antelia, un fenómeno poco habitual en nuestras latitudes debido al que el agua se acumula en cirros en forma de nubes cristalizadas.

El halo está causado por partículas de hielo en suspensión en la tropósfera que refractan la luz haciendo un espectro de colores alrededor de la luna o el sol. Los halos o antelias se suelen caracterizar por ser iridiscentes: por lo general hacia adentro tienden a tener colores rojizos mientras que hacia afuera cuentan con rojo, verde y azul claro o simplemente puede parecer un arcoíris.

Halo Madrid (CC)-by Alvy @ Flickr

En cualquier caso, un fenómeno precioso para comenzar bien el domingo.

{Fotos (CC) Alvy @ Flickr}

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 24 de Mayo de 2015

En la KAUST (King Abdullah University of Science and Technology) de Arabia Saudita compraron un superordenador Cray XC40 y fueron grabando todos los pasos de su instalación. Este equipo es de esos chismes que realmente ocupan una habitación y necesita refrigeración especial (mediante agua). El equipo completo pesa 127 toneladas sin ir más lejos y necesita de 20 kilómetros de cables.

El corazón del Cray XC40 son procesadores Haswell Xeon de Intel, con aceleradoras NVIDIA Tesla o Xeon Phi, dependiendo del gusto del cliente. Esta bestia tiene 793 terabytes de memoria y 17 petabytes de almacenamiento. Sus 6192 nodos se comunican hasta a 500 GB/s. Y en cuanto a consumo eléctrico es capaz de procesar 2,6 gigaFLOP por vatio, de modo que es unas 30 veces mejor que las versiones anteriores.

Algunas de las tomas, especialmente cuando se insertan los 18.000 terabytes de disco, tienen un gran parecido a la escena de la desconexión de HAL9000 en 2001.

Compartir en Facebook  Tuitear