Por @Alvy — 1 de Julio de 2015

Tourbillon («Torbellino») es el nombre de la nueva atracción creada por una empresa suiza especializada en este tipo de monstruos mecánicos. Su principal característica es que mueve a los pasajeros simultáneamente en los ejes X, Y y Z. Es en cierto modo una versión ampliada, supervitaminada y motorizada del tourbillon de tres ejes que se inventara originalmente en versiones más simples para los relojes mecánicos. Pero más bestia que un Kraken.

En aquellos relojes los tourbillones servían para contrarrestar los efectos de la gravedad en los mecanismos de los relojes y garantizar un desgaste más uniforme, haciendo a su vez más preciso el reloj. Aquí estamos ante un coloso metálico de 180 toneladas, movido por motores y mecanismos hidráulicos, capaces de lanzar la máquina en aceleraciones momentáneas de 4 y 5G. Cuando está en su punto más alto los pasajeros pueden disfrutar (ejem) de vistas a 20 metros de altura, más o menos como un edificio de cuatro pisos.

Tourbillon / la atracción

La primera venta la han hecho a la empresa de atracciones francesa, que la ha rebautizado como Starlight. Raro sería que no empiece a verse en más y más parques de ocio de otros países y que llegue pronto a España… ¡Por favor! Mientras tanto, oiremos desde aquí los gritos…

(Vía The Awesomer.)

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 30 de Junio de 2015

En Fast Company, Will Automated Driving Kill The Auto Insurance Industry?,

Google prevé que los vehículos autónomos evitarán el 90 por ciento de los accidentes, mientras que al mismo tiempo se reducirá el número de coches en circulación porque se incrementará el uso del coche compartido en lugar de que cada uno tenga su propio coche (...) en un informe reciente, la consultora McKinsey calcula que el cambio comenzará a producirse entre 2023 y 2037 y que entonces las aseguradoras deberán cambiar la idea de dar cobertura a los conductores ante posibles ‘errores humanos’ para dar cobertura a los fabricantes de coches autónomos ante posibles ‘fallos técnicos’.

Esto suponiendo que con los coches autónomos y la normalización del uso del coche compartido —a un modelo tipo Uber pero de coches autónomos— los usuarios de éstos no tengan obligación de tener un seguro para poder circular. Tal vez porque para entonces esté prohibido conducir. Lo cual no quita que cualquier usuario puedan cubrirse con un seguro personal como los que ya existen y que cubren, por ejemplo, accidentes de circulación independientemente de en qué vehículo se produzca —coche, moto, autocar, bicicleta...— y de quién sea.

Como sea, las compañías de seguros tendrán que adaptarse porque, según Warren Buffett, «cualquier mecanismo que reduzca un 30, 40 o 50 por ciento los accidentes sería maravilloso, pero no sería motivo de celebración en mi compañía de seguros».

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 30 de Junio de 2015

En The Atlantic CityLab, Where Electric Vehicles Actually Cause More Pollution Than Gas Cars, se refiere a un estudio que compara las emisiones contaminantes de los coches de gasolina y las emisiones contaminantes equivalentes de los coches eléctricos.

Que un coche de gasolina causa menos daños medioambientales que un coche eléctrico parece una afirmación imposible. Pero consideremos el siguiente experimento mental antes de descartarlo del todo.

Un vistazo al tubo de escape de un coche eléctrico deja claro cuáles son sus ventajas: no hay emisiones, no hay contaminación, no hay problema. Echa un vistazo ahora hacia una chimenea para tener una imagen totalmente diferente. El coche eléctrico que no causó ningún daño medioambiental durante el día sin embargo tiene que cargarse de electricidad durante la noche. Y esto requiere una gran cantidad de electricidad producida por alguna planta de energía que se encuentra en algún lugar. Y si esa planta de energía quema carbón para producir electricidad no es difícil imaginar que su chimenea arrojará más emisiones de la que escupe el tubo de escape de un coche de gasolina.

El asunto no es trivial, pero el artículo detalla los términos de la investigación. De forma «muy simplificada», básicamente compara las emisiones (principalmente CO2, SO2, NOx y partículas) que salen directamente del tubo de escape de un Ford Focus de gasolina a lo largo de una milla con las emisiones originadas por las plantas de energía que producen la electricidad necesaria para hacer funcionar un Ford Focus eléctrico que recorre esa misma distancia de 1,6 km.

El estudio repasa estado por estado —de EE UU— cuáles son los orígenes de la electricidad que allí se produce —fuentes renovables o procedentes de la quema de combustibles fósiles— y lo convierte a un valor económico de coste en daños por milla recorrida, entre un centavo por milla (menos contaminante) y cinco centavos por milla (más contaminante).

De este modo resulta que hay estados y regiones de EE UU —principalmente la costa este y noreste— donde utilizar un coche eléctrico en realidad contamina más que conducir un coche de gasolina porque allí hay más plantas de energía que recurren a la quema de combustibles fósiles para producir electricidad.

Por el contrario en la costa oeste de EE UU la proporción de electricidad producida a partir de fuentes de energías renovables es mayor, por lo que allí producir la electricidad necesaria para que el Ford Focus eléctrico recorra una milla implica una cantidad menor de emisiones saliendo por las chimeneas de las centrales que las que salen por el tubo de escape del Ford Focus de gasolina durante una milla.

De modo que «los beneficios medioambientales de conducir un coche eléctrico varían sustancialmente dependiendo de dónde estés» o de dónde cargues el vehículo; algo que ya se sabía pero que ahora, en EE UU, se puede consultar directamente en un mapa.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Junio de 2015

Los partidos de la oposición la rechazan, igual que lo hacen la mayoría de los ciudadanos, la ONU ha urgido al Gobierno a retirarlas...

Pero mañana, 1 de julio de 2015, entran en vigor en España la Ley de Seguridad Ciudadana y la reforma del Código Penal, casi más conocidas como Ley Mordaza por sus efectos sobre la libertad de expresión.

En palabras de David Bravo en una entrevista en La Pancarta de Bitácora:

La Ley Mordaza es un eco de la Ley SGinde. Esta ley viene de decir: «Tuvimos éxito quitando a los jueces, que no nos daban la razón, vamos a replicarlo en el apartado del ejercicio de derechos fundamentales, como el derecho de manifestación». ¿Por qué? Porque cuando la Delegación de Gobierno ha multado a ciudadanos que se manifestaban, los jueces llegaban y decían: «No, oiga, no. Es que lo que ha hecho este señor es perfectamente legal». Entonces, deciden acabar con eso. A partir de ahora se crean una serie de infracciones administrativas y que sea la propia Administración quien resuelva estos asuntos. Justo lo mismo que se empezó haciendo con la Ley Sinde y respondiendo a la misma lógica. En definitiva, la Ley Mordaza es una consecuencia directa del éxito de la Ley Sinde.

Te puedes hacer una buena idea de lo que suponen leyendo Todo lo que debes saber sobre las 'leyes mordaza' que se avecinan...

Pero Javier Armentia lo resume muy bien:

«[...] esto no solo va contra el activismo social o el periodismo. Va contra todas las personas, porque lleva la violencia a lo que era intrínsecamente pacífico y de derecho. Protestar, que es de verdad el deber de buen ciudadano, pasa a ser ahora la excusa para que vengan a por ti.»

Y como postre aquí van unos enlaces que se centran especialmente en lo que supone para los que usamos Internet:

Carlos Sánchez Almeida y David Bravo son especialmente activos en este tema por si quieres mantenerte informado.

Compartir en Facebook  Tuitear