Por @Alvy — 27 de Febrero de 2017

Nokia renacido

17 años después de haber salido al mercado, el mítico «ladrillo» 3310 de Nokia vuelve al mercado en versión renacida. Las nuevas características de este tontófono de vieja generación tienen algo de clásico y algo de moderno:

Nokia 3310 versión 2017

  • 22 horas de duración de batería (hablando)
  • Hasta un mes de batería en stand-by
  • Snake, el juego de la serpiente
  • Melodía Nokia de llamada, la original
  • Conector microUSB para cargar la batería
  • 2 ranuras microSD para 32+32 GB (sirven para música)
  • Diseño más redondeado, sin duda no tan resistente como el original
  • Pantalla QVGA de 2,4"
  • 79 gramos de peso
  • Sistema operativo Series 30+ de Nokia (nada de Android)
  • Cámara de 2 Mpx (limitada no, lo siguiente)
  • Telefonía 2G (vuelta a la edad de piedra, pero funciona)
  • 49 euros de PVP, un chollo viejuno donde los haya

Desde luego que es el móvil ideal para (a) nostálgicos (b) abueletes que no quieren «nada más que hablar» y (c) castigar a los jóvenes si hacen mal uso de su móvil «moderno».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 27 de Febrero de 2017

AndromedaStain

La amenaza de Andrómeda fue probablemente lo mejor que se hizo en el cine de ciencia ficción en 1971. Esta película dirigida por Robert Wise estaba basada en una novela de Michael Crichton de 1969 y ahora la han revisado en Cinephilia Beyond con especial énfasis en el aspecto visual de los diagramas, animaciones y otros efectos visuales. Puede leerse y verse todo ello en ‘The Andromeda Strain’: Robert Wise and Michael Crichton’s stunning cautining tale.

La web en cuestión incluye el guión original con muchos de los diagramas, anotaciones e ideas respecto a cuál debería ser el resultado en pantalla. También incluye fotografías originales y unos vídeos sobre el «cómo se hizo» además de diversos recortes e impresiones recogidas de varios medios.

Personalmente recuerdo haber sido impactado de pequeño por esta historia acerca de unos científicos que se enfrentan a una letal enfermedad que parece provenir de un meteorito caído del espacio exterior. Con posterioridad se hizo una miniserie (2008) que no está mal pero no tiene el sabor añejo de la original. De la original me quedo con ese encanto del superbúnker subterráneo completamente aislado de alta seguridad donde hacer cualquier cosa requiere seguir un estricto protocolo, so pena de causar un desastre a escala global. Y, naturalmente, es donde muchos aprendimos lo que supone la epilepsia fotosensitiva.

Vista ahora, La amenaza de Andrómeda es naturalmente una película lenta –qué digo lenta… gélida– en su desarrollo, como sucede a toda película anterior a los 80. Pero la historia es buena y eso sigue siendo perfectamente válido, a pesar de que los rudimentarios efectos y decorados requirieran de un esfuerzo monumental para resultar realistas a la par que «futuristas». De hecho la película estuvo nominada para dos Óscar (por un lado al mejor montaje y por otro a la dirección artística y decorados) y la idea básica desarrollada por Crichton ha sido reciclada una y otra vez.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 27 de Febrero de 2017

Producir o Perecer, ¿esa es la cuestión?

La expresión publish or perish (publica o perece) es de sobra conocida en el ámbito científico. Quiere expresar la importancia que tienen las publicaciones en los currículos del personal investigador. En ciencia no basta con hacer observaciones, obtener unos resultados y derivar conclusiones. Hay, además, que hacerlo público y, a poder ser, en medios de la máxima difusión internacional. La ciencia que no se da a conocer, que no se publica, no existe. El problema es que de eso, precisamente, depende el éxito profesional de los investigadores, sus posibilidades de estabilización y de promoción. De ahí la conocida expresión del principio.

El mundo de la comunicación tiene también sus normas. En comunicación se trata de que lo que se publica sea consumido. De la misma forma que la ciencia que no se publica no existe, en comunicación tampoco existen los contenidos que no se consumen: o sea, no existen los artículos que no se leen, los programas de radio que no se oyen, los de televisión que no se leen o los sitios web que no se visitan. En comunicación valdría decir «sé visto, oído o leído, o perece».

Ambas esferas tienen ahí un interesante punto en común. Y por supuesto, en comunicación o difusión científica el ámbito de confluencia se aprecia en mayor medida aún. Confluyen aquí ambas necesidades, la de hacer públicos los resultados de investigación y, además, conseguir que lleguen a cuantas más personas mejor.

El problema es que la presión por publicar y por tener impacto comunicativo puede conducir tanto a unos como a otros profesionales, a adoptar comportamientos deshonestos, contrarios a la ética profesional e, incluso, a desvirtuar completamente el fin de la ciencia y de su traslación al conjunto del cuerpo social. Y también puede conducir, y de hecho ha conducido, a que se haya configurado un sistema de publicaciones científicas con patologías.

De todo esto se hablará en un seminario organizado conjuntamente por la Asociación Española de Comunicación Científica (AECC), de cuya junta directiva soy miembro, y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU y que hemos bautizado como Producir o perecer: ciencia a presión.

El programa de la jornada es este:

Sesión de mañana

  • 9:15h Presentación: Asociación Española de Comunicación Científica – Cátedra de Cultura Científica.
  • 9:30h-10:00h «Científicos que avalan patrañas». José M. López Nicolás, Profesor Titular de Bioquímica de la Universidad de Murcia. Autor del blog Scientia.
  • 10:00h-11:00h Mesa redonda: «Los propietarios del conocimiento». Participan: Julián de Juan, Estrategia PI; Ignasi Labastida i Juan, Universitat de Barcelona; Javier de la Cueva, abogado. Modera: Elena Lázaro, periodista y coordinadora técnica de la UCC+i de la Universidad de Córdoba.
  • 11:00h-11:30h Pausa.
  • 11:30h- 12:00h «Periodistas que avalan patrañas». José A. Pérez Ledo.
  • 12:00h-13:00h Mesa redonda: «Todo por el clic y por la audiencia». Participan: Eva Caballero, Radio Euskadi; Antonio Martínez Ron, periodista y divulgador científico; Luis Alfonso Gámez, periodista de El Correo. Modera: Álex Fernández Muerza, periodista de ciencia y medio ambiente.

Sesión de tarde

  • 15:30h-16:00h «Ciencia patológica y patología editorial». Joaquín Sevilla, Responsable de divulgación del conocimiento de la UPNA.
  • 16:00h- 16:30h «Ciencia abierta vs. Ciencia cerrada». Eva Méndez, Universidad Carlos III de Madrid.
  • 16:30h-17:00h Pausa.
  • 17:00h-17:30h «¿Periodismo científico o periodismo de “papers”?» Ángela Bernardo, redactora de ciencia en Hipertextual.
  • 17:30h-18:00h «Darwin en la Redacción: Evolución de la imagen de la ciencia en la prensa española». Ana Victoria Pérez Rodríguez, directora de la Agencia DiCYT.
  • 18:00h: Clausura: Asociación Española de Comunicación Científica – Cátedra de Cultura Científica.

La jornada se celebrará el viernes 31 de marzo de 2017 en la Sala Baroja de Bizkaia Aretoa (UPV/EHU), Avenida Abandoibarra 3, Bilbao, 48009. La asistencia es gratuita, pero es necesario registrarse enviando un correo a jornadas@aecomunicacioncientifica.org.

Colaboran: Diputación Foral de Bizkaia y la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la UPV.

La ilustración y el diseño del cartel del seminario Producir o perecer: ciencia a presión es obra de Montse Paradela (@fosi007), quien también ha hecho carteles para Naukas Coruña 2016 y 2017.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 27 de Febrero de 2017

Este lujoso vídeo muestra la conocida «mochila voladora» de Jetpack Aviation, con imágenes en alta definición de 4K, cámara superlenta y efectos de sonido a medidas – además de un escenario colorido y espectacular.

Los responsables del vídeo son la gente del Team Supertramp; algunos planos y movimientos del vídeo son tan increíbles que parecen prácticamente salidos de la nevera de los efectos especiales – pero no, tan solo hay corrección de color, buenas tomas, una gran edición… Y un pedazo de chisme con dos pedazo de pepinos como cohetes que ya quisiéramos probar más de uno.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear