Por @Wicho — 22 de Mayo de 2018

En la plataforma

SpaceX tiene todo listo en el complejo de lanzamiento 4E de la Base de las Fuerzas Aéreas de Vandenberg para el lanzamiento de cinco nuevos satélites Iridium-Next y de los dos satélites de la misión Grace-FO.

Arriba los Grace-FO, abajo los Iridium-NextSe trata de los Iridium-Next número 110, 147, 152, 161 y 162, que llevarán a 55 el total de satélites en órbita de la nueva generación de este sistema de telefonía global y transmisión de datos. Quedan otros veinte por lanzar para alcanzar el objetivo de tener 66 activos y nueve de repuesto en órbita con otros nueve de repuesto en tierra listos para ser lanzado si fuera necesario.

Iridium-Next ofrece sobre todo mejoras en la transmisión de datos, que puede alcanzar 128 kbit/s en terminales móviles, hasta 1,5 Mbit/s a terminales instaladas en embarcaciones y hasta 8 Mbit/s a estaciones fijas aunque transportables. También llevan transpondedores ADS-B de Aireon que permitirán recibir datos de aviones en vuelo aún en lugares remotos y sin cobertura de estaciones en tierra. Y 58 de los nuevos satélites llevan también transpondedores para el AIS o Sistema de Identificación Automática, un servicio que permite a las embarcaciones comunicar su posición y otras informaciones relevantes.

Grace-FO 1 y Grace-FO 2 por su parte son los dos satélites que forman la misión Grace Follow–On, que es una extensión de la misión Grace, de Gravity Recovery and Climate Experiment, Experimento de Clima y Recuperación Gravitatoria, que estuvo en servicio entre 2002 y 2017, sobrepasando de largo los cinco años de duración previstos inicialmente.

Grace–FO en órbita

Los dos satélites vuelan en formación y miden continuamente sus posiciones relativas gracias al GPS y un sistema de microondas que transmite señales entre ambos. Cualquier movimiento de uno de ellos es debido a una variación en el campo gravitatorio terrestre, que es lo que miden con extremada precisión.

Los datos que obtienen sirven tanto para medir las variaciones causadas por el desplazamiento de agua debido alas corrientes oceánicas o a los acuíferos, así como variaciones en las capas de hielo y en la propia corteza terrestre. Y con estos datos podemos comprender algo mejor las variaciones del clima como algunos fenómenos geológicos.

Grace–FO durante las pruebas en tierra

Grace–FO utiliza satélites prácticamente idénticos a los de la misión original, aunque con componentes más modernos y un sistema extra de medición de la posición relativa de los satélites basado en láser para darle aún más precisión. Se espera que duren al menos cinco años.

El Falcon 9 que los va a poner a todos en órbita utilizará la misma primera etapa que puso en órbita el misterioso satélite Zuma (también conocido como el satélite de Schrödinger). Como es una primera etapa bloque 4 no intentarán recuperarla en el just Read The Instructions, pues SpaceX está en plena transición a los Falcon 9 bloque 5. Sí intentarán recuperar la cofia, para lo que Mr. Steven salía del puerto a eso de las 8 de la mañana, hora peninsular española, del día 21.

El lanzamiento está previsto para las 21:47, hora peninsular española, del 22 de mayo de 2018, y como es habitual SpaceX lo retransmitirá en directo

Es el décimo lanzamiento de SpaceX en 2018.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Alvy — 22 de Mayo de 2018

Harris stingray

Ayer comentamos en el podcast de Los Crononautas #S02E25 un asunto tecnológico de «espías»: el de las decenas de rastreadores de teléfonos móviles que se han encontrado (o más bien «confirmado») en las calles de Washington D.C. Puede escucharse como siempre a través de iVoox, de iTunes o directamente con el reproductor web, como de costumbre.


Rastreadores de teléfonos móviles a partir de 62:00

El caso es que un reciente reportaje de la NBC ha explicado muy gráficamente cómo un investigador ha detectado hasta 40 dispositivos de localización y rastreo de teléfonos móviles mediante lo que se conoce como «simuladores de antenas de telefonía». Estos dispositivos se hacen pasar por antenas de las empresas de telecomunicaciones y cuando los teléfonos móviles de las «personas de interés» a las que se está «investigando» pasan cerca acaban revelando su posición aproximada mediante triangulación.

Estas «cajas» se conocen como Stingray y existen en «relativa oscuridad» desde la década pasada. Los fabrica una empresa llamada Harris Corporation. Son altamente controvertidos porque la policía y otros cuerpos de seguridad los utilizan a veces sin pasar por la preceptiva orden judicial.

Gracias a las películas y series de televisión cualquiera sabe que hoy en día cualquier teléfono se puede triangular, pero para crear esos «triángulos» se necesitan los vértices, que suelen ser las torres o antenas de telefonía desplegadas por la ciudad. Así que normalmente sólo pueden hacerlo las compañías telefónicas. El proceso normal consiste en pedir una orden al juez, quien hace llegar la petición a las operadoras y a su vez facilitan esa información a la policía.

Harris stingray

Pero con suficientes dispositivos Stingray –relativamente baratos– se pueden cubrir fácilmente amplias zonas de una ciudad o incluso transportarlos en coches. Emiten una señal falsa más potente que la de una antena convencional, haciéndose pasar por las compañías telefónicas, de modo que muchos teléfonos intentan conectarse con ellos – aunque cuando no lo logran prosiguen con la antena convencional que más cerca encuentren.

Pero ahí queda el registro, junto con la posición física exacta del Stingray en ese momento. Los 40 dispositivos encontrados en Washington estaban cerca de embajadas (sobre todo la de Rusia) y zonas habituales de reuniones, por ejemplo los despachos de los lobistas, la Casa Blanca y similares.

Para utilizar estos dispositivos previamente hay que averiguar el IMSI (Identidad Internacional del Abonado a un Móvil) que es un número único para cada tarjeta SIM que existe. No es difícil seguir físicamente a una persona, por ejemplo en coche, y comparar los números que «reciben» los Stingrays con los movimientos de la persona. Una vez se tiene el dato como seguro basta ir viendo cómo se desplaza por el mapa, convenientemente triangulado según la potencia con la que se conecta a cada antena.

Algunos Stingray pueden incluso interceptar mensajes SMS y llamadas en las redes de telefonía antiguas (GMS), algo que con las nuevas 3G/4G ya no es tan fácil. También podían usarse un tanto toscamente para bloquear llamadas, por ejemplo impidiendo llamar a los números de servicios de emergencia. Todo esto se sabe desde que salieron a la luz los manuales de estos gadgets espía.

La EFF siempre ha considerado que el uso de los Stingray vulnera los derechos de los ciudadanos en Estados Unidos – más que nada porque se hace sin orden judicial. Tan sólo se ha sabido de su uso generalizado –a veces incluso para temas nimios– tras muchas investigaciones y peticiones oficiales de información por parte de abogados y también de jueces. Según parece, además de Estados Unidos, Reino Unido y China su uso se ha ido extendiendo en los últimos años a otros países – incluyendo Alemania, Francia y ¡tachán! también España.

(Vía Boing Boing.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 22 de Mayo de 2018

En caso de guerra

Según The Guardian el gobierno sueco está enviando a casi cinco millones de hogares un folleto titulado “En caso de crisis o guerra”.

La guía contiene “información en el que se indica a la población, por primera vez en más de medio siglo, qué hacer en caso de guerra (...) y cómo cubrir las necesidades básicas de alimentos, agua y calefacción, qué significan las señales de alarma, dónde encontrar refugios antiaéreos y cómo contribuir a la ‘defensa total’ de Suecia.”

Con una veintre páginas la guía sueca es mucho menos completa que la (macgiveriana y por ahora insuperable) guía de supervivencia de Tokio (ante terremotos y otros desastres, naturales o no.)

guía de superviviencia urbana
La guía de supervivencia de Tokio ante terremotos y otros desastres, naturales o no.

La guía sueca se puede cotillear en inglés y en formato PDF: If Crisis or War Comes.

Vía Boing Boing.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 22 de Mayo de 2018

Kottke recupera esté vídeo de hace algunos años de AsapScience que explica algunas ilusiones auditivas, como el efecto McGurk (un fenómeno capaz de modificar lo que los oídos escuchan en función de los que los ojos ven), la paradoja del tritono o la ilusión del tono Shepard, que produce la sensación de que un sonido va ascendiendo de tono indefinidamente — aunque en realidad no varía.

More trippy audio illusions — Lo que estos efectos demuestran es que hay (al menos) dos partes en el proceso de escucha. Por un lado está la parte mecánica con ondas del sonido moviéndose a través del aire hacia el canal auditivo, lo cual desencadena una reacción física en cadena que involucra el tímpano, tres huesos diminutos y los fluidos cocleares. Por otro lado el cerebro tiene que interpretar la señal procedente del oído y, como muestran los ejemplos anteriores, el cerebro tiene una gran influencia para determinar lo que se está oyendo.

El vídeo está disponible con subtítulos en español.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear