Por @Wicho — 25 de Noviembre de 2020

Esta pasada noche SpaceX ha marcado un nuevo hito en su carrera por demostrar la viabilidad de la reutilización de partes de sus cohetes: la primera etapa de Falcon 9 con número de serie B1049 ha ido y vuelto del espacio por séptima vez.

Esto la coloca como líder de la flota, seguida de cerca por la B1051, que acumula 6 lanzamientos, y la B1048, que está en 5. Según ha dicho Elon Musk en reiteradas ocasiones la primera etapa de los Falcon 9 puede ser utilizada hasta 10 veces sin una gran revisión y estiman que puede tener una vida útil de unos 100 lanzamientos. Así que la B1049 va camino de ser la primera en alcanzar estos diez lanzamientos antes de una revisión a fondo.

Pero lo que es cierto es que aún falta mucho para que veamos como una primera etapa de vuelve a utilizar de un día para otro; desde luego cuando aterrizan en uno de los dos espaciopuertos flotantes de la empresa esto es imposible. Por ahora la reutilización más rápida ha sido la de la primera etapa B1058, con un mes y 20 días entre su primer y segundo lanzamientos.

Lanzamiento de la misión – SpaceX
Lanzamiento de la misión – SpaceX

El de anoche era también el lanzamiento número 100 de un Falcon 9, que acumula 98 misiones terminadas con éxito. Uno de sus fallos fue cuando el que tenía que haber puesto en órbita la cápsula de carga Dragon 7 explotó en vuelo; el otro fue cuando el que tenía que haber lanzado el satélite israelí Amos-6 explotó en la plataforma de lanzamiento durante una prueba previa al lanzamiento.

Como es normal en estos casos el análisis de los fallos permitió corregir sus causas, así que el de anoche era también el lanzamiento número 73 con éxito y seguido desde el 1 de septiembre de 2016, el día que reventó el Amos 6.

Era también la recuperación número 61 de una primera etapa. Hasta ahora todos los lanzamientos hechos con etapas reutilizadas han terminado con éxito. Esto ha permitido a SpaceX llegar a los 100 lanzamientos con sólo 58 primeras etapas, lo que da una cierta idea del ahorro que supone su reutilización.

Dentro de los esfuerzos de SpaceX para reutilizar componentes las dos mitades de la cofia protectora usada en el lanzamiento eran también reutilizadas. Una de ellas había volado ya en dos ocasiones y la otra en una.

Y puestos a establecer récords el de anoche fue el cuarto lanzamiento de SpaceX en el mes de noviembre, lo que es un nuevo récord de lanzamientos en un mes, y el número 23 del año, lo que sigue aumentando el récord en lanzamientos anuales, que estaba en 21 desde 2018 pero que fue superado el pasado sábado con el lanzamiento del satélite medioambiental Sentinel 6 Michael Freilich.

Los 60 nuevos satélites Starlink, por cierto, fueron colocados con éxito en órbita, que no hay que olvidar que ese era el objetivo primario de la misión por mucho que lo de la séptima recuperación de la B1049 sea lo que llama la atención.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 23 de Noviembre de 2020

Después de cerca de una década de desarrollo y tres años extra de espera mientras no estaba listo el cohete necesario China acaba de lanzar la misión Chang'e 5 rumbo a la Luna. Su objetivo es traer de vuelta dos kilos de muestras de la superficie lunar. Parte será regolito recogido con una pala; otra parte será una muestra más profunda extraída mediante un taladro.

El lanzamiento de la misión se produjo a as 21:30, hora peninsular española (UTC +1) desde el Centro de Lanzamiento de Wenchang a bordo de un cohete Larga Marcha 5 (LM5). Tiene lugar con tres años de retraso sobre las previsiones iniciales tras el fallo del segundo lanzamiento de un LM5 en julio de 2017. Y de hecho es tan sólo el quinto lanzamiento de un LM5, así que los nervios estaban un poco a flor de piel; es un cohete que aún ha de demostrar su fiabilidad. Y más teniendo en cuenta que es el que China va a usar para lanzar los componentes de su estación espacial.

Chang'e 5 está compuesta por cuatro componentes: un orbitador, un aterrizador, un módulo de ascenso, y un módulo de retorno. China no ha dado muchos detalles de la misión pero teniendo en cuenta que por lo visto va a descender en Mons Rümker lo más probable es que entre en órbita lunar el día 28 y que el aterrizador descienda a finales de mes o a principios de diciembre para aprovechar el día lunar en la zona de destino.

Esquema de la misión Chang'e 5 – CC BY 3.0 Loren Roberts / The Planetary Society
Esquema de la misión Chang'e 5 – CC BY 3.0 Loren Roberts / The Planetary Society

A diferencia de otras misiones de la serie Chang'e previstas para durar varios días lunares Chang'e 5 está diseñada para hacer su trabajo –recoger y mandar de vuelta las muestras– en un día lunar, que equivale a dos semanas. Así que se calcula que el aterrizaje de la cápsula de muestras tendrá lugar el 16 de diciembre.

Pero para que eso suceda no sólo es necesario que el aterrizador llegue de una pieza a la superficie de la Luna y que su brazo de recogida de muestras funcione correctamente. También tiene que funcionar como está previsto el módulo de ascenso, que a su vez tiene que ser capturado por el orbitador para traerlo de vuelta hacia la Tierra y soltarlo en la trayectoria de descenso correcta.

Así que Chang'e 5 es sin duda una misión ambiciosa. Pero si China lo consigue será la primera misión de retorno de muestras de la Luna desde que la sonda soviética Luna 24 retornara 170,1 gramos de muestras en agosto de 1976.

China ha construido una copia del hardware de la misión por si acaso. Pero si Chang'e 5 tiene éxito y no hay que utilizarlo para repetir el intento entonces ese hardware será utilizado para la misión Chang'e 6, que intentará recoger muestras cerca del polo sur de la Luna

Después vendrá una fase ampliada de exploración lunar que incluye la misión Chang'e 7 –un aterrizador y un rover destinados al polo sur de la Luna– y otras misiones destinadas a la superficie de nuestro satélite. El objetivo será establecer una estación de investigación lunar internacional –aunque aún no está muy claro qué va a ser eso– a mediados o finales del 2020 como precursora de futuros alunizajes tripulados.

La tecnología de retorno de muestras y la experiencia adquirida mediante Chang'e 5 también se utilizará para misiones de retorno de muestras de asteroides y de Marte previstas para para finales de esta década.

La Agencia Espacial Europea (ESA) colabora en la misión proporcionando seguimiento de las operaciones primero durante el lanzamiento y luego durante el retorno de la cápsula de muestras a través de su red de estaciones de seguimiento Estrack.

Algunos datos vía Cosmic Penguin, Space News y Wakka).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 21 de Noviembre de 2020

Un Falcon 9 de SpaceX lanzaba sin problemas en la tarde del 21 de noviembre de 2020 el satélite medioambiental Sentinel 6 Michael Freilich. Se trata de una misión desarrollada en colaboración entre la Agencia Espacial Europea (ESA), la Uunión Europea, Eumetsat, la NASA y la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) con contribuciones del Centro Nacional de Estudios Espaciales francés (CNES).

Su objetivo es medir los cambios en el nivel del mar con una precisión nunca lograda hasta ahora. Para ello lleva un radar que permitirá medir variaciones de un centímetro. Es capaz de muestrear fragmentos del mar de 300 metros de largo frente a los 7 kilómetros de misiones anteriores. El nivel del mar es un indicador importante del cambio climático. Sentinel 6 también podrá medir las corrientes oceánicas, la velocidad del viento sobre el mar y la altura de las olas. Sus datos servirán no sólo para estudiar cambios a largo plazo sino también para mejorar las predicciones meteorológicas y marinas, con lo que tendrá un impacto inmediato en nuestro día a día.

Desde su órbita de 1.336 km y 66º de inclinación será capaz de medir el nivel del 95% del mar libre de hielo de nuestro planeta cada diez días. Está en la misma órbita que el Jason 3, un satélite de la NASA que lleva midiendo la altura del mar desde 2016. Va 30 segundos por detrás, lo que permite ver cambios temporales en la misma zona con gran resolución temporal y además ayudará a calibrar los instrumentos del Michael Freilich.

Llevamos recogiendo datos del nivel del mar desde 1992 con la misión TOPEX/Poseidon. Esta misión se solapó con Jason 1, que a su vez lo hizo con Jason 2 y ésta a su vez con Jason 3. Así que está previsto que en 2025 sea lanzado el Sentinel 6B para asegurar que la recogida de datos continúe aún en el caso de un eventual fallo del Sentinel 6.

Los equipos de tierra están en contacto con el Sentinel 6 y encargándose de su puesta en marcha y calibración inicia para ponerlo en marcha en los próximos meses.

La misión lleva el nombre Michael Freilich en honor al antiguo director de la División de Ciencias Terrestres de la NASA. Lamentablemente el Dr. Freilich murió el pasado mes de agosto a causa de un cáncer de páncreas sin poder ver el lanzamiento de «su» satélite».

***

La primera etapa del Falcon 9 aterrizó de vuelta sin problemas en la Plataforma de aterrizaje 4 de la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg desde la que había despegado, con lo que podrá ser utilizada en un futuro lanzamiento.

Era el lanzamiento número 22 del año para la empresa, que con ello bate el récord de 21 lanzamientos que había establecido en 2018. Y si se cumplen las previsiones llegará a los 28 lanzamientos este año.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 20 de Noviembre de 2020

La primera etapa de Return To Sender de una pieza en el agua – Rocket Lab
La primera etapa de la misión Return To Sender de una pieza en el agua – Rocket Lab

Esta pasada noche Rocket Lab lanzó la misión bautizada Return To Sender (Devolver al remitente) con treinta satélites a bordo. El cohete cumplió a la perfección con su misión. Pero lo que realmente estaba en duda en este lanzamiento era si la empresa iba a poder recuperar la primera etapa del cohete o no, al más puro estilo SpaceX. Y como se puede ver en la foto superior sí lo consiguieron.

En esta ocasión la primera etapa amerizó frenada por un paracaídas aunque el plan de la empresa es, en futuros lanzamientos, pescarlas al vuelo con un helicóptero y llevarlas a tierra firme. Digamos que este era de prueba para comprobar que el paracaídas funcionaba correctamente. En otros lanzamientos anteriores ya habían hecho pruebas en las que la telemetría recibida del cohete les indicaba que podía sobrevivir sin problemas a la reentrada en la atmósfera.

El objetivo final de Rocket Lab es reutilizar esas primeras etapas, de nuevo igual que hace SpaceX, para poder reducir costes. Y, es de suponer, abaratar los lanzamientos. O ganar más dinero. O ambas cosas. Lo que no sabemos es si Peter Beck cumplirá con su promesa de comerse una visera de Rocket Lab cuando tras los primeros lanzamientos aseguró que no estaban interesados en la reutilización de sus cohetes y que se comería la antedicha visera si alguna vez cambiaba de opinión.

Gnome Chompski en el espacio – Rocket Lab
Gnome Chompski en el espacio – Rocket Lab

Además de los treinta satélites a bordo de Return To Sender viajaba también una reproducción de quince centímetros de altura de Gnome Chompski, un enano de jardín que sale en alguno de los juegos de Valve. Está fabricado mediante un proceso de impresión aditiva en titanio que en el futuro podría usarse para imprimir piezas de cohetes pero cuya resistencia a las condiciones de lanzamiento había que comprobar. Y qué mejor que hacerlo con un poco de gracia.

Además Gabe Newell, el fundador de Valve, va a donar un dólar por cada persona que haya seguido el lanzamiento a través de Internet a la unidad pediátrica de cuidados intensivos del hospital Starship de Auckland en Nueva Zelanda. Serán casi 300.000 dólares.

Como decimos desde hace tiempo, el Electrón es un cohete con el que Rocket Lab está haciendo cosas la mar de interesantes; por eso lo seguimos muy de cerca.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Encuesta AIMC 2020

Microsiervos Selección


El marciano

EUR 7,59 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Astrophysics for People in a Hurry

EUR 9,99

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección