Por @Wicho — 29 de Noviembre de 2022

Estado de los paneles solares de InSight a su llegada y ahora – NASA/JPL-Caltech
Selfie desde el punto más lejano a la Tierra de la misión – NASA

A última hora de ayer la cápsula Orión de la misión Artemisa I alcanzaba su distancia máxima de la Tierra cuando llegó a los 432.194 km de distancia de ella. También marca el punto medio de la misión, a la que aún le quedan 13 días. En ese momento la cápsula estaba a 69.283 km de la Luna, desplazándose a 2.694 km/h. Ahora está acelerando de nuevo hacia la Luna hasta que el próximo día 6 su motor principal se encienda para, ayudándose con la gravedad de nuestro satélite, poner de nuevo rumbo hacia la Tierra.

Es la vez que una nave diseñada para llevar personas a bordo está a más distancia de nuestro planeta durante su misión; aunque se puede argumentar que el récord absoluto lo tiene la etapa de ascenso de Snoopy, el módulo lunar de la misión Apolo 10, que una vez terminada su misión quedó en órbita alrededor del Sol. Cuando fue localizado en 2019 estaba a unos 56 millones de kilómetros de nuestro planeta; su próxima pasada cercana a la Tierra será en 2037, cuando estará a algo menos de 6,5 millones de kilómetros de nosotros.

Pero volviendo a Artemisa I, la NASA está encantada con cómo se están desarrollando las cosas hasta ahora. De hecho han añadido 7 objetivos nuevos a los 124 que ya tenía la misión. De los 124, 31 ya han sido completados, 46 están en marcha, y el resto aún tienen que arrancar. La mayoría durante el amerizaje y la recuperación de la cápsula, que se producirán el domingo 11 a las 18:35, hora peninsular española (UTC +1).

Se puede seguir la posición de la cápsula en tiempo real en Artemis Real-Time Orbit Website, aunque las unidades están en el sistema imperial; en NASA Artemis I LIVE está la señal en directo que transmiten las cámaras de a bordo. Y en el álbum Artemis I se puede ir viendo una selección de las espectaculares imágenes que está enviando la Orión.

La cápsula también está en Twitter como @NASA_Orion; el programa Artemisa es @NASAArtemis.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Wicho — 28 de Noviembre de 2022

Estado de los paneles solares de InSight a su llegada y ahora – NASA/JPL-Caltech
La promoción de 2022 – ESA

La semana pasada la Agencia Espacial Europea (ESA) daba a conocer los nombres de las personas que entraban a formar parte de su nueva promoción de astronautas. Y reconozco que, a pesar de que España ha aumentado sus contribuciones monetarias a la ESA, mi sorpresa fue mayúscula al ver como uno de los astronautas en activo resultó ser Pablo Álvarez Fernández. Sorpresa que además aún fue más grande al ver que Sara García Alonso, también española, quedaba como reserva. Curiosamente los dos son de León. Que sólo por esto debería llevarse la sede de la Agencia Espacial Española.

Pablo se incorporará en unos meses al Centro de Astronautas Europeos (ESAC) en Colonia para empezar su entrenamiento; Sara quedará pendiente de las oportunidades que vayan surgiendo.

Como la ESA aún no ha traducido sus biografías oficiales me he permitido hacerlo yo; al final pondré algunos enlaces a entrevistas y apariciones en los medios que han protagonizado estos días. Y más que aparecerán; a fin de cuentas hacía 30 años que no recibíamos una noticia de este calibre.

Pablo Álvarez Fernández

Retrato oficial de Pablo

Creo que han cogido sobre todo a la gente a la que nos brillan los ojos cuando hablamos del espacio.

– Pablo Álvarez Fernández
en El Mundo

Educación

Pablo es licenciado en ingeniería aeronáutica por la Universidad de León, España, y se graduó con un máster en ingeniería aeroespacial en la Universidad Tecnológica de Varsovia (Politechnika Warszawska) en 2011.

Además de su lengua materna, el español, Pablo habla con fluidez inglés, polaco y francés.

Experiencia

Después de graduarse en la universidad, Pablo estuvo trabajando como ingeniero estructural para varios programas de aviones para Airbus y Safran en España, Reino Unido y Francia entre 2011 y 2017.

De 2017 a 2020, mientras trabajaba como arquitecto mecánico del rover ExoMars en Airbus Defence and Space en el Reino Unido, sus responsabilidades incluían el desarrollo del procedimiento de integración de la unidad de calor de radioisótopos junto con la Agencia Espacial Rusa Roscosmos y la ESA, así como ser director durante la campaña de pruebas ambientales.

Además, trabajó en el diseño, desarrollo y pruebas de los diferentes sellados biológicos del rover ExoMars para evitar cualquier contaminación biológica.

Antes de ser seleccionado como candidato a astronauta de la ESA en noviembre de 2022, Pablo trabajaba como director de proyectos para las operaciones de Airbus en España. En este puesto, apoyaba diferentes proyectos industriales en varias plantas de Airbus.

Pablo está en Twitter como @Astro_Pablo_A. Su cuenta está en mi lista de cuentas relacionadas con el espacio.

Sara García Alonso

Retrato oficial de Sara

Quiero que otras mujeres vean que esto no es una carrera ni para hombres ni para mujeres, el género aquí no importa, todos somos capaces de desarrollar este tipo de actividades

– Sara García Alonso
en Diario de León

Educación

Sara se licenció en biotecnología en 2012 y obtuvo un máster en investigación biomédica y biológica en 2013, ambos por la Universidad de León en España. Fue galardonada con dos premios diferentes por su excelencia académica.

En 2018, se doctoró en biología nuclear del cáncer y medicina traslacional por la Universidad de Salamanca, España. Su doctorado fue otorgado cum laude y ganó el Premio al Doctorado Destacado por la Universidad de Salamanca en 2019.

Sara domina el español, el inglés y tiene conocimientos básicos de francés y portugués.

Experiencia

Durante su etapa como doctoranda, Sara trabajó como asistente de investigación universitaria para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas realizando investigaciones sobre medicina del cáncer.

Desde 2019 Sara fue científica biomédica avanzada en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), dónde lideró un proyecto sobre oncología experimental y descubrimiento de fármacos.

En 2021 participó en un programa ejecutivo de 6 meses sobre la creación de empresas a partir de la ciencia y la tecnología en la escuela de negocios IE en Madrid, España.

Sara también ha participado activamente en labores de voluntariado, como colaboradora de la Asociación Española Contra el Cáncer y organizadora de varios talleres y congresos científicos para académicos y público en general.

Le gusta el submarinismo y está certificada como buceadora de aguas abiertas. También practica el Krav Maga y el paracaidismo y es activa como entrenadora personal y coach de nutrición.

Sara está en Twitter como @Astro_SaraG. Y también en mi lista de cuentas relacionadas con el espacio.

En los medios

Sin intención de ser exhaustivo:

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Wicho — 27 de Noviembre de 2022

Estado de los paneles solares de InSight a su llegada y ahora – NASA/JPL-Caltech
La Estación Espacial Internacional tras la llegada de la Dragon 26 – NASA

Unas 18 horas después de su lanzamiento la cápsula de carga Dragon 26 ha llegado a la Estación Espacial Internacional (EEI). Como es lo habitual con estas cápsulas, atracó automáticamente en el puerto superior del módulo Harmony.

Lleva a bordo 3.528 kilos de carga útil para la Estación y su tripulación. De ellos 1.062 kilos son suministros para la tripulación; 937 son diversas investigaciones y experimentos científicos; 25 para paseos espaciales; 296 hardware para la estación; y 12 son equipo informático. En su maletero viajan dos nuevos paneles solare desenrollables iROSA que serán instalados en su lugar en próximos paseos espaciales.

Impresión artística de la EEI con los nuevos paneles iROSa en el segmento P6 – NASA
Impresión artística de la EEI con los dos paneles iROSa que ya están instalados; los dos que vienen en la Dragon 26 serán instalados frente a los paneles de arriba a la derecha de los que están en el extremo izquierdo de la Estación y frente al de abajo a la izquierda de los que están en el extremo derecho – NASA

La Dragon 26 permanecerá unos 45 días atracada en la Estación hasta volver a tierra con materiales ya no necesarios a bordo y resultados de experimentos que serán estudiados más a fondo una vez en sus laboratorios de destino. Una vez revisada tras la misión será preparada para futuros lanzamientos.

Tanto la Dragon como el Falcon 9 que la lanzaron son nuevos. Con el número de serie C211, la cápsula es la tercer Cargo Dragon 2 de SpaceX que entra en servicio y en principio la empresa no planea fabricar más, ya que con ellas podrá cubrir los lanzamientos necesarios hasta que la Estación sea retirada del servicio en 2030. La primera etapa del Falcon 9, con el número de serie B1076, aterrizó sin problemas en el espaciopuerto flotante Just Read The Instructions y podrá ser utilizada en futuros lanzamientos.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Wicho — 26 de Noviembre de 2022

La Tierra como una pequeña bola blanco azulada en medio del negro del espacio vista desde las una de las cámaras de la cápsula Orión de la misión
La Tierra vista desde la Orión tras pasar por el lado oculto de la Luna el pasado día 21 – NASA TV

Esta pasado noche la cápsula Orión de la misión Artemisa I de la NASA usaba su motor proncipal para modificar su velocidad y así entrar en órbita alrededor de la Luna. Fue la seguna maniobra necesaria para insertarse en órbita; la primera tuvo lugar el pasado día 21 cuando la cápsula hizo un sobrevuelo cercano de nuestro satélite para, también usando el motor principal, curvar su trayectoria alrededor de él.

Es la primera vez desde que el 11 de diciembre de 1972 –sí, hace casi 50 años– que una nave diseñada para, eventualmente, llevar personas a bordo, entra en órbita alrededor de la Luna. En aquella ocasión fue el Apolo 17.

El momento de máxima aproximación a la superficie de nuestro satélite se produjo el día 21 a las 13:57, hora peninsular de España (UTC +1), cuando la cápsula pasó a tan sólo unos 130 kilómetros de ella. Por el contrario, la distancia máxima fue de casi 92.000 kilómetros

La maniobra la llevó a cabo el motor principal de la cápsula, que es uno de los motores de uno de los sistemas de maniobra orbital de los transbordadores espaciales. Es un motor que se estrenó en el Challenger en la misión STS-41-G y que había hecho su último vuelo al espacio hasta ahora en la misión STS-112 instalado en el Atlantis. Pero este sí será su último vuelo ya que el módulo de servicio de la cápsula Orión, en el que va montado, no se recupera.

La Orión está ahora en una órbita distante retrógrada. Distante porque es en una gran elipse que la ha llevado a esos casi 92.000 kilómetros de la Luna. Retrógrada porque gira en el sentido opuesto al desplazamiento de la Luna alrededor de la Tierra.

Además, durante su desplazamiento alrededor de la Luna llegará a estar unos 100.000 kilómetros más lejos de la Tierra de lo que alcanzó la tripulación del Apolo 13, que hasta ahora –aunque involuntariamente– tenía el récord de distancia a nuestro planeta de una nave tripulada.

Se puede seguir la posición de la cápsula en tiempo real en Artemis Real-Time Orbit Website, aunque las unidades están en el sistema imperial; en NASA Artemis I LIVE está la señal en directo que transmiten las cámaras de a bordo. Y en el álbum Artemis I se puede ir viendo una selección de las espectaculares imágenes que está enviando la Orión.

Cuando el 6 de diciembre se aproxime de nuevo a la Luna, el motor principal volverá a encenderse para, aprovechando el tirón de la gravedad lunar, sacar la cápsula de su órbita y ponerla de camino a la Tierra. El amerizaje está previsto para el domingo 11 a las 18:35, de nuevo hora peninsular española.

Si todo va bien Artemisa II será una misión tripulada en la que cuatro personas sobrevuelen la Luna. En teoría en 2024, pero no sería de extrañar que se retrasara su lanzamiento. Y, de nuevo si todo va bien, Artemisa III será la misión en la que volvamos a pisar la superficie de la Luna. Será, además, la primera vez que una mujer y una persona no blanca –que pueden ser la misma persona– lo hagan. La NASA dice que en 2025. Pero parece bastante improbable, porque no están listos ni el aterrizador ni los trajes espaciales necesarios. Y no parece que vayan a estar listos a tiempo.

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC