Por @Wicho — 25 de Agosto de 2019

La Estación Espacial Internacional el 25 de agosto de 2019
La Estación Espacial Internacional el 25 de agosto de 2019 - NASA

Después de tener que abortar el atraque de la cápsula Soyuz MS-14 en la Estación Espacial Internacional los planes pasaban por intentar de nuevo el acoplamiento el lunes 26 de agosto una vez que los tripulantes de la EEI hubieran cambiado un componente que falla en el sistema de acoplamiento Kurs.

Pero después de pensarlo un poco más ha habido un cambio de planes. Ahora la tripulación de la Soyuz MS-13 moverá su nave al puerto libre del módulo Poisk en el que no pudo atracar la MS-14 (el opuesto al que ocupa la Progress MS-12 en la ilustración de arriba) para dejar libre el puerto posterior del módulo Zvezda.

El atraque de la MS-13 en Poisk será llevado a cabo manualmente por Aleksandr Skvortsov para no tener que depender del funcionamiento del sistema Kurs; esto deja libre un puerto en el que se sabe que el sistema Kurs funciona, ya que de hecho la MS-13 atracó allí en modo automático sin problemas el pasado 21 de julio.

Así la Soyuz MS-14 podrá intentar el acople automático en el módulo Zvezda. Y es que hay que recordar que no va tripulada porque es un vuelo de certificación de las cápsulas Soyuz MS con los cohetes Soyuz-2.1a; por eso nadie pudo tomar los mandos y llevar a cabo un atraque manual cuando falló el sistema Kurs el pasado viernes.

Es un poco como jugar a las sillas musicales, aunque en este caso hay puertos suficientes para todas.

La complicación de todo esto es que Skvortsov no puede hacer sólo la maniobra de cambio de puerto por si se tuercen las cosas y termina teniendo que abortar y volver a Tierra, ya que de ocurrir eso Luca Parmitano de la ESA y Andrew R. Morgan de la NASA se quedarían sin forma de volver a casa. Además así le sirven de apoyo por si hay problemas.

Luca Parmitano entrenando el atraque manual
Luca Parmitano entrenando el atraque manual por si tuviera que coger él los mandos - ESA

Así que en la madrugada del lunes 26 los tres se pondrán sus trajes espaciales, sellarán la escotilla de su cápsula mientras que el resto de los tripulantes de la Estación hacen lo propio con la del módulo Zvezda, y a las 5:34, hora peninsular española, las dos naves se separarán.

Si todo va según lo previsto unos 25 minutos después Skvortsov habrá acoplado la Soyuz MS-13 el el puerto libre del módulo Poisk y un rato después, tras comprobar la estanqueidad de la unión, se volverán a abrir las escotillas. Y entonces habrá que esperar a las 5:12, de nuevo hora peninsular española, del martes 27 para ver si la Soyuz MS-14 consigue, por fin, acoplarse a la Estación Espacial Internacional. Esto da también más tiempo para localizar el amplificador de repuesto del sistema Kurs, instalarlo y probarlo.

NASA TV retransmitirá la maniobra a partir de las 5 de la mañana.

Los horarios de estas maniobras están programados para no interferir con la partida de la cápsula de carga Dragon 18 de la Estación, programada para el martes 27.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 24 de Agosto de 2019

La Soyuz MS-14 cerca de la EEI
La Soyuz MS-14 cerca de la EEI - NASA

A las 7:36, hora peninsular española, del 24 de agosto de 2019, Aleksey Ovchinin, el comandante de la Estación Espacial Internacional, pulsaba el gran botón rojo que iniciaba el comando de abortar la aproximación de la cápsula Soyuz MS-14 a la EEI.

Siguieron unos minutos de desconcierto durante los cuales ni la tripulación de la Estación ni desde el control de la misión tenían muy claro dónde estaba la cápsula ni que estaba haciendo. Aunque al final resultó que estaba dirigiéndose a una órbita por encima y detrás de la EEI, tal y como estaba programada.

Lo del gran botón rojo es una licencia poética. El resto no. La MS-14 había mostrado un comportamiento un tanto errático durante su aproximación a la Estación Espacial Internacional así que cuando estaba a unos 60 metros de esta y dado que seguía moviéndose de una forma un tanto errática Ovchinin decidió abortar el proceso.

Desde el control de la misión creen que un fallo en un amplificador situado en la Estación de las señales del sistema Kurs es el responsable del problema. Kurs es el sistema de guiado que permite a las Soyuz acoplarse automáticamente en la Estación; con una señal degradada es lógico que la MS-14 no consiguiera centrarse en su trayectoria.

Las cápsulas de carga Progress llevan un sistema denominado TORU que permite tomar su control desde el interior de la Estación si falla el Kurs para llevar a cabo un acoplamiento manual. Pero las Soyuz MS no montan el sistema TORU porque lo normal es que haya una persona a bordo que pueda tomar los mandos y hacer un acoplamiento manual si es necesario. Así que no había manera de tomar el control desde la EEI; por eso Ovchinin no tuvo más opción que abortar la maniobra.

Practicando con el sistema TORU
Alexander Y. Kaleri practicando con el sistema TORU - NASA

Nuestro amigo Skybot F-850 (también conocido como Fyodor) tampoco podía hacer nada; de hecho sólo iba cantando las distancias entre la Soyuz MS-14 y la EEI hasta que a unos 160 metros se quedó callado, igual porque los datos que recibía no coincidían con lo que su programación esperaba.

De hecho Skybot F-850 sirve más bien para poco en su estado actual, sobre todo porque el desarrollo de su software de autonomía va con muchos años de retraso. Y si alguna vez es lo suficientemente «listo» como para asumir el mando de una nave espacial lo lógico es que lo haga mediante un enlace de radio o mediante una conexión por cable; no tiene sentido que pierda el tiempo en mover sus brazos y dedos cuando puede dar las órdenes de forma prácticamente instantánea en forma electrónica.

La idea ahora es cambiar el amplificador del sistema Kurs que está fallando y volver a intentar el acoplamiento el lunes 26… aunque antes de eso los tripulantes del segmento ruso tendrán que localizar el amplificador de repuesto. Y cuando les preguntaron si sabían dónde estaba dijeron que creían que sí pero que mejor si les podían enviar una foto, lo que a mi me da la impresión de que en realidad no tienen ni idea de dónde está. A ver si aparece en la base de datos de cosas que hay en la EEI y la base de datos está actualizada.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 22 de Agosto de 2019

Tal y como estaba previsto a las 5:38, hora peninsular española, del 22 de agosto de 2019 un cohete Soyuz-2.1a despegaba del Sitio 31 del Cosmódromo de Baikonur para lanzar la cápsula tripulada Soyuz MS-14 rumbo a la Estación Espacial Internacional. Sólo que en esta ocasión la Soyuz no llevará a nadie a bordo.

Desde el año 2000 las cápsulas tripuladas Soyuz son lanzadas por cohetes Soyuz-FG, pero este modelo está a punto de ser retirado el favor del Soyuz-2.1a, que entre otras cosas tiene un sistema de guiado más preciso. Este sistema es el que ha permitido ya que dos cápsulas de carga Progress hayan llegado a la EEI en poco más de tres horas.

Sin embargo antes de lanzar una Soyuz tripulada con personas a bordo mediante un Soyuz-2.1a Roscosmos decidió que era mejor hacer un vuelo de certificación para esa combinación. La decisión viene de que la segunda cápsula de carga Progress lanzada por un Soyuz-2.1a resultó destruida a causa de unas vibraciones no previstas causadas por ciertos cambios en el diseño del cohete. Y no quieren que algo así se pueda repetir con astronautas; es mucho más sencillo reponer carga destruida en un lanzamiento fallido que astronautas.

Ya de paso el lanzmiento servirá para probar mejoras en los sistemas de control de movimiento, navegación, y reentrada de la MS-14. Esos sistemas está previsto que sean utilizados en la futura Soyuz-GVK, una cápsula de carga que, a diferencia de las Progress actuales, sí podrá traer carga de vuelta a Tierra. Y sí, es un follón que cohetes y cápsulas se llamen Soyuz.

Por eso no está previsto que la Soyuz MS-14 se acople al módulo Poisk de la Estación hasta el viernes 24 en lugar de utilizar la trayectoria rápida de tres horas. Estos dos días servirán para probar los sistemas nuevos de a bordo.

Dado que no lleva nadie a bordo la MS-14 no monta sistemas de soporte vital, con lo que el peso ahorrado se utilizará para enviar 657 kilos de suministros a la Estación. Y en una jugada que no está claro qué utilidad tiene uno de los asientos de la Soyuz MS-14 está ocupado por el robot Skybot F-850. Resulta un poco inquietante oírlo comunicar las distintas etapas del vuelo y mover la cabeza, aunque para nada está involucrado en el vuelo de la nave.

Sbybot en la Soyuz MS-14
Sbybot en la Soyuz MS-14

También conocido como Fedor es un robot antropomórfico de 180 centímetros de altura y 160 kilos de peso que pasará cinco días a bordo de la EEI haciendo pruebas de cara a un eventual uso futuro a bordo de la Estación. Aunque no está muy claro que Fedor esté listo para funcionar en la EEI; desde luego en cinco días pocas pruebas podrán hacer con él.

Fedor
Sbybot F-850 AKA Fedor - Roscosmos

El final de la misión está previsto para el 7 de septiembre de 2019. Ese día la cápsula partirá de la EEI para aterrizar unas horas después en Kazajistán.

Si todo va según lo previsto Roscosmos dará por válida la combinación Soyuz-2.1a y Soyuz MS (que sí, que sí, que es un lío lo de la coincidencia de nombres) con lo que a partir de la Soyuz MS-16 los lanzamientos tripulados por parte de Roscosmos correrán a cargo de cohetes Soyuz-2.1a. Pero mientras terminan de analizar los datos de la misiñon la Soyuz MS-15 será lanzada por el último Soyuz-FG (¿he dicho ya lo del lío con los nombres iguales?). A bordo irán Oleg Skripochka de Roscosmos, Jessica Meir de la NASA y Hazzaa Ali Almansoori, quien se convertirá en el primer astronauta de los Emiratos Árabes Unidos.

Sbybot, por su parte, pues ya se verá. Tiene cuenta de Twitter, por cierto: @FEDOR37516789.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 21 de Agosto de 2019

Chandrayaan 2 en órbita alrededor de la Luna

El orbitador de la misión Chandrayaan-2, al que está unido el arerrizador Pragyan, que lleva en su interior el rover Vikram, está desde el 20 de agosto de 2019 en una órbita de 114 km x 18.072 km. alrededor de la Luna. En los próximos días irá modificando su órbita hasta alcanzar una de 100×100 kilómetros.

Una vez conseguida esa órbita Pragyan se separará del orbitador para, por su cuenta, alcanzar una órbita de 100×30 kilómetros desde la que el próximo 7 de septiembre de 2019 descenderá hacia su punto de destino. Si todo va bien extenderá una rampa por la que Vikram descenderá a la superficie de la Luna.

Si lo consiguen la India se convertirá así en el cuarto país en colocar una misión sobre la superficie de la Luna tras la Unión Soviética, los Estados Unidos y China.

El orbitador, que tiene una vida prevista de un año, estudiará la superficie de a Luna en lo que se refiere a su topografía, composición mineral y abundancia relativa de elementos; también estudiará la exosfera lunar.

Vikram, por su parte, estudiará la composición del regolito. Pragyan, aparte de encargarse de depositar el rover de una pieza dobre la superficie de nuestro satélite, intentará detectar movimientos sísmicos, estudiará la conductividad térmica de la superficie lunar, y medirá la densidad de plasma en su superficie. La duración prevista de sus respectivas misiones es de un día lunar (dos semanas terrestres).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear