Por @Wicho — 16 de Junio de 2021

Durante el congreso GLEX sobre exploración espacial China y Rusia han presentado la primera versión –muy preliminar– de su plan para construir la Estación Internacional de Investigación Lunar, ILRS por sus siglas en inglés¹. Tiene tres fases con el objetivo de tener la base lista para su utilización a partir de 2035.

La primera fase, de reconocimiento, ya ha empezado aunque no lo supiéramos, pues incluye la misión Chang'e 4, que lleva en el lado oculto de la Luna desde principios de 2019. Incluirá también las misiones chinas Chang'e 6 y 7; las rusas Luna 25, 26 y 27; y, quizás, alguna misión sin determinar de algún otro país que decida participar en la ILRS. Todas ellas tienen que haber sido lanzadas para 2025. Con los datos que proporcionen se escogerá el lugar para la instalación de la Estación Lunar.

La primera fase de construcción irá de 2026 a 2030. Incluye las misiones Chang'e 8 y Luna 28. El objetivo es hacer comprobaciones de las tecnologías a usar, traer muestras de vuelta a la Tierra, el envío de cargas pesadas con lanzadores rusos y el inicio de operaciones conjuntas chino-rusas.

La segunda fase de construcción, que empezará en 2031, tiene como objetivo completar la infraestructura en órbita y en superficie para el suministro de energía para la base, las comunicaciones, la utilización de recursos disponibles in situ y otras tecnologías. Las misiones denominadas ILRS-1 a 5 se centrarían respectivamente en la energía y las comunicaciones; las instalaciones de investigación y exploración; la utilización de recursos in situ; otras tecnologías necesarias; y los instrumentos e instalaciones necesarios para llevar a cabo observaciones astronómicas. Tendría que estar completada en 2035 para a partir de ahí comenzar a utilizar la ILRS de forma más o menos permanente con misiones tripuladas.

Diseño conceptual de la ILRS - CNSA/Roscosmos
Diseño conceptual de la ILRS - CNSA/Roscosmos

Hay una guía que describe la estación y cómo ven China y Rusia que será la colaboración internacional que tenga lugar en ella. Debería haber sido un PDF pero es una serie de png colgados de una página web. Esperemos que demuestren un mejor uso de la tecnología con las ambiciosas misiones que quieren lanzar.

Una primera pegunta que surge es de dónde va a salir la financiación para todo esto; o incluso si la va a haber. Aunque viendo con un poco de detalle el vídeo en él sólo sale hardware chino sobre la superficie de la Luna. Salvo el módulo lunar LK soviético de hace 60 años. Así que quizás China vaya a afrontar la mayor parte de los gastos salvo los lanzadores.

Otra pregunta es cuál será la relación del programa de la Estación Lunar Internacional de Investigación con el de la Estación Orbital Lunar que la NASA lleva promoviendo unos años y el programa Artemisa para volver a colocar una misión tripulada sobre la superficie de la Luna… aunque en realidad podrían ser complementarios si hubiera voluntad política de que fuera así, lo que no está nada claro.

También está el peligro de que se dupliquen esfuerzos de forma inútil, un poco como cuando los Estados Unidos y la Unión Soviética estaban listas para construir cada una su propia estación espacial. Afortunadamente entonces se dieron cuenta de que era un poco una locura y gracias a ello tenemos la Estación Espacial Internacional.

Pero en cualquier caso el plan presentado hoy por China y Rusia es a tan largo plazo que aún hay tiempo para que todo cambie varios montones de veces. Así que habrá que tener paciencia para ver qué pasa con el futuro de la exploración lunar.

¹ International Lunar Research Station. ¿Estación de Investigación Lunar Internacional? ¿Estación de Investigación Lunar Internacional?

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 14 de Junio de 2021

una Starliner separándose de la segunda etapa de un Atlas V - Boeing
Impresión artística de una Starliner separándose de la segunda etapa del Atlas V - Boeing

Al final Boeing y la NASA han conseguido encontrar un hueco y adelantan la segunda misión de prueba de la cápsula tripulada Starliner, conocida como OFT-2, al próximo 30 de julio. El lanzamiento está previsto para las 20:53, hora peninsular española (UTC +2) del 30 de julio. Pero es el enésimo cambio de fecha para esta misión, así que ya veremos.

La idea es que una Starliner, no tripulada en este caso, viaje a la Estación Espacial Internacional (EEI) para acoplarse automáticamente en ella, y que tras permanecer unos días allí vuelva a tierra. Con esto se ejecutará lo que será el perfil estándar de las misiones de las Starliner a la Estación. Es una prueba similar a la que hizo la Crew Dragon de SpaceX en marzo de 2019 y es fundamental para que la NASA autorice después una misión tripulada de prueba y más tarde la entrada en servicio regular de la Starliner.

Boeing ha completado recientemente las pruebas de extremo a extremo del software de vuelo del Starliner llevando a cabo una misión simulada de cinco días de la OFT-2 en las que han participado los equipos que estarán a cargo de la misión real y en la que se ha usado el hardware de mayor fidelidad disponible. Todas las acciones recomendadas por el comité independiente como resultado del primer vuelo de prueba de Starliner se han completado y están pendientes de recibir el visto bueno.

Cabe recordar que la OTF-1, la primera misión de prueba de una Starliner, fue un verdadero desastre. Aunque podía haber sido peor. Unas pruebas no demasiado exhaustivas llevaron a que la cápsula recibiera información errónea para su temporizador interno, por lo que tras separarse del cohete que la puso en órbita «pensaba» que estaba en otro momento de la misión y empezó a ejecutar unas maniobras que no tocaban que la llevaron a gastar demasiado combustible. Tanto que, una vez recuperado el control, hubo que descartar que pudiera seguir hacia la Estación. El equipo de la misión, además, tardó en recuperar el control de la cápsula por un error en el diseño de los equipos de comunicaciones. Además, con la cápsula ya en órbita, fue descubierto un error en la programación de sus motores de maniobra que de no haber sido corregido a tiempo podría haber hecho chocar la cápsula con su módulo de servicio tras su separación, con lo que el escudo térmico de la cápsula podía haber resultado dañado y por ello la cápsula destruida durante su reentrada en la atmósfera.

Por ello es tan importante que esta vez Boeing haya hecho una simulación completa de la misión: en el análisis posterior al fallo de la OFT–1 se descubrió que nunca lo había hecho.

La Starliner es la segunda cápsula que la NASA ha contratado para el programa de tripulaciones comerciales junto con la Crew Dragon de SpaceX. La idea es disponer de al menos dos tipos de cápsulas lanzadas por otros tipos de cohetes distintos para tener redundancia en el acceso a la Estación Espacial Internacional. Será la primera vez que los Estados Unidos dispongan de dos tipos de naves tripuladas en servicio al mismo tiempo.

Por otro lado, Boeing podrá usar las Starliner para sus propias misiones, igual que SpaceX está a punto de empezar a hacer.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 13 de Junio de 2021

Vistas a través de la ventana de la RSS First Step en uno de sus vuelos de prueba – Blue Origin
Vistas a través de la ventana de la RSS First Step en uno de sus vuelos de prueba – Blue Origin

Apenas fueron necesarios siete minutos para que en la subasta pública celebrada ayer el asiento disponible para el primer vuelo tripulado al espacio de un cohete New Shepard de Blue Origin pasara de los 4,8 millones de dólares de los que partía a los 28 millones en los que se cerró la subasta. Por ahora se desconoce la identidad de la persona que se la ha llevado pero acompañará a Jeff Bezos y a su hermano Mark y a una cuarta persona en el lanzamiento previsto para el próximo 20 de julio. Más de 7.000 personas de 159 países se registraron para participar en la subasta.

Será el lanzamiento número 16 de un New Shepard pero el primero tripulado. Durará unos diez o doce minutos y en él la cápsula RSS First Step pasará claramente por encima de los 100 kilómetros de altitud, que es el límite del espacio aceptado por la Federación Aeronáutica Internacional (FAI).

Así que esas cuatro personas se ganarán sus alas de astronauta. Y esa persona que ha comprometido 28 millones de dólares –que serán donados a la fundación de Blue Origin, Club for the Future, cuya misión es inspirar a las futuras generaciones a seguir carreras en STEM y ayudar a inventar el futuro de la vida en el espacio– será la primera o primer turista espacial de la historia en participar en un vuelo de este estilo.

Hasta ahora sólo empleados de Virgin Galactic han hecho vuelos similares pero la altura máxima que han alcanzado es de 89,9 kilómetros en el segundo vuelo del VSS Unity. Con ello obtienen las alas de astronauta para la NASA, que considera astronauta a cualquier persona que vuele por encima de los 80 km. Pero no las de la FAI.

Blue Origin no ha dicho por ahora en cuanto saldrán las plazas para los vuelos regulares del New Shepard pero es de esperar que estén un poco por debajo de esos 28 millones de dólares, que en Microsiervos hay semanas que no los ganamos y así no va a haber manera de ahorrar para uno de esos vuelos.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 11 de Junio de 2021

Imagen alegórica de los tres grandes temas escogidos – ESA
Imagen alegórica de los tres grandes temas escogidos – ESA

Después de escuchar las sugerencias de la comunidad científica la Agencia Espacial Europea acaba de anunciar cuales van a ser los temas principales para las misiones más ambiciosas de su programa Voyage 2050, que es el que tiene que definir las misiones que serán lanzadas más o menos entre 2035 y 2050. La necesidad de ir pensando con tanto tiempo los temas es que las misiones más complejas necesitan años de pruebas antes de poder estar listas para su lanzamiento.

Así, los ejes principales del programa para estas misiones van a ser:

  • Lunas de los planetas gigantes. Investigar el potencial de habitabilidad de los mundos de nuestro Sistema Solar es esencial para entender la aparición de la vida. Y es de especial relevancia en la búsqueda de planetas similares a la Tierra más allá de nuestro Sistema Solar. Aprovechando el legado de la misión internacional Cassini-Huygens a Saturno y Juice (JUpiter ICy moons Explorer, Explorador de las lunas heladas de Júpiter) una futura misión al Sistema Solar exterior con instrumentación avanzada se centraría en el estudio de la conexión de los interiores de las lunas con océanos con los entornos cercanos a la superficie, intentando también buscar posibles biofirmas. El perfil de la misión podría incluir una unidad in situ, como un módulo de aterrizaje o un dron.
  • De los exoplanetas templados a la Vía Láctea. La Vía Láctea contiene cientos de millones de estrellas y planetas, junto con materia oscura y materia interestelar. Pero nuestra comprensión de este ecosistema, un paso necesario para entender el funcionamiento de las galaxias en general, es limitada. Una comprensión detallada de la historia de la formación de nuestra galaxia, incluidas sus «regiones ocultas», es clave para nuestra comprensión de las galaxias en general. Al mismo tiempo, la caracterización de los exoplanetas templados en el infrarrojo medio, mediante un primer espectro de emisión térmica directa de las atmósferas de los exoplanetas para comprender mejor si albergan condiciones superficiales verdaderamente habitables, sería un avance extraordinario.
  • Nuevas sondas para estudiar el universo primitivo. ¿Cómo empezó el Universo? ¿Cómo se formaron y evolucionaron las primeras estructuras cósmicas y los agujeros negros? Se trata de cuestiones pendientes de la física y la astrofísica fundamentales que podrían abordarse mediante misiones capaces de detectar ondas gravitacionales con alta precisión o de hacer espectroscopia de alta precisión del fondo cósmico de microondas, por poner un par de ejemplo. Este tema ahondaría en los avances científicos de Planck y lo que se espera obtener de LISA. En cualquier caso será necesario realizar más estudios e interactuar con la comunidad científica para converger en una misión que aborde este tema.

En cualquier caso, aún queda un largo proceso para acabar de definir los objetivos concretos de cada una de estas misiones, recoger propuestas para ellas, escoger un finalista para su diseño y construcción, y lanzarlas.

Las misiones de tipo medio, menos complejas, seguirán siendo seleccionadas a través de futuras convocatorias de misiones abiertas.

Voyage 2050 será el sucesor de Cosmic Vision 2015-2025, que a su vez lo es de los planes Horizon 2000, elaborado en 1984, y Horizon 2000 Plus, redactado en 1994-95.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD