Por @Wicho — 25 de Mayo de 2020

Kounotori 9 al lado de la EEI - Ivan Vagner/Roscosmos
Kounotori 9 al lado de la EEI - Ivan Vagner/Roscosmos

Tal y como estaba previsto el carguero espacial japonés HTV-9, también conocido como Kounotori 9, ha llegado hoy a la Estación Espacial Internacional (EEI). Fue capturado por Chris Cassidy de la NASA con la ayuda de Ivan Vagner de Roscosmos usando el brazo robot de la Estación a las 14:13, hora peninsular española. Luego desde el control de la misión en Huston lo acoplaron al puerto inferior del módulo Harmony a las 16:46.

Configuración de la EEI el 25 de mayo de 2020 – NASA
Configuración de la EEI el 25 de mayo de 2020 – NASA

Entre sus dos compartimentos –tiene un presurizado y uno no presurizado que se abre directamente al espacio– lleva a bordo 6,2 toneladas de carga. Incluyen, como es habitual, suministros y efectos personales para la tripulación de la EEI así como material científico y de mantenimiento para la Estación. Entre este se incluyen seis de las nuevas baterías de iones de litio para el sistema eléctrico de la EEI que están sustituyendo a las viejas baterías de níquel–hidrógeno.

Las baterías van en un palé el compartimento no presurizado y que será extraído de él usando el brazo robot de la Estación. Quedará sujeto en el exterior de la EEI hasta que mediante un par de paseos espaciales –o tres, según vayan las cosas– las nuevas baterías se coloquen en su sitio. Las que van a bordo del Kounotori 9 son las últimas necesarias para completar el cambio.

También va a bordo el telescopio iSIM diseñado por la empresa bilbaína Satlantis.

iSIM – Satlantis
iSIM – Satlantis

Destinado a ser montando en el exterior de Kibo, el laboratorio de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) es un telescopio de observación terrestre con una resolución inferior a un metro. Su coste es entre tres y cinco veces inferior al de soluciones anteriores comparables.

O esa es, al menos, la teoría. Ahora hay que validar su funcionamiento. Para ello tomará imágenes de alta resolución a intervalos predeterminados. Los datos que obtenga se procesan a bordo y se descargan para su inspección y análisis. Si cumple con lo previsto será una tecnología que se pueda incorporar en el futuro en satélites de observación terrestre.

Su nicho específico de aplicación es la monitorización de estructuras lineales irregulares en la superficie de la Tierra para detectar los cambios a medida que se producen. Cosas como las costas y os cambios producidos por efectos ambientales, fronteras, por seguridad, o cosas como oleoductos, gasoductos y otras instalaciones críticas.

El Kounotori 9 permanecerá dos meses atracado en la Estación mientras la tripulación lo vacía de contenido útil y lo llena de material de desecho y ya no necesario a bordo de la EEI. Todo ese contenido inútil se desintegrará con él en la atmósfera al final de su misión en una reentrada controlada.

Y luego habrá que esperar a febrero de 2021 para que la JAXA lance el primer HTV-X, la versión mejorada de los Kounotori, que será capaz de llevar cerca de una tonelada más de carga.

Pero mucho antes, antes del fin de esta semana, de hecho, si todo va bien veremos como la primera Crew Dragon tripulada se acopla al puerto frontal del módulo Harmony.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 25 de Mayo de 2020

La cápsula vista desde la torre de servicio – SpaceX
La cápsula vista desde la torre de servicio – SpaceX

SpaceX y la NASA llevaron a cabo en pasado sábado 23 de mayo de 2020 un último ensayo del lanzamiento de la misión DM-2, la primera misión tripulada de una Crew Dragon. El ensayo se desarrolló sin ningún tipo de problema.

Bob Behnken y Doug Hurley comenzaron el día poniéndose sus trajes espaciales en el Edificio de operaciones y preparación Neil Armstrong del Centro Espacial Kennedy. De ahí fueron a la plataforma 39A –en un Tesla Model X– y subieron a la Crew Dragon que los llevará a la Estación Espacial Internacional. Tras comprobar las comunicaciones con el control de la misión se cerró la compuerta de la cápsula. El ensayo se detuvo justo al final de la comprobación que se hace antes de autorizar la carga de propelentes en el Falcon 9.

Behnken y Hurley en la Dragon – SpaceX
Behnken y Hurley en la Dragon – SpaceX

La vista desde la sala de control – SpaceX
La vista desde la sala de control – SpaceX

Queda que la misión pase la Launch Readiness Review, la reunión de todas las organizaciones implicadas que autoriza el lanzamiento en sí. El pasado día 22 pasaba la Flight Readiness Review, que es la que da el visto bueno a la misión.

No debería haber ningún problema para eso, así que lo previsible es que la próxima vez que Behnken y Hurley se suban a su cápsula será para el lanzamiento real, previsto para el miércoles 27 de mayo a las 22:33, hora peninsular española.

Será el primer lanzamiento tripulado de una Crew Dragon. Será el primer lanzamiento de una tripulación estadounidense en una nave estadounidense desde suelo estadounidense desde 2011. Será el primer lanzamiento de una nave espacial diseñada y construida por una empresa privada de la historia. Será, por si no está lo suficientemente claro, un lanzamiento histórico.

NASA TV comenzará su cobertura del lanzamiento a las 18:15, de nuevo hora peninsular española del día 27. Nosotros procuraremos también irlo siguiendo tan en directo como podamos a través de Twitter.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 23 de Mayo de 2020

Prueba estática – NASA/Bill Ingalls
Prueba estática – NASA/Bill Ingalls

Otro paso adelante más para el lanzamiento de la primera cápsula Crew Dragon rumbo a la Estación Espacial Internacional: el Falcon 9 que tiene que lanzarla ha pasado sin problemas su prueba de encendido.

Con el cohete firmemente sujeto por unas pinzas hidráulicas los nueve motores Merlín de su primera etapa se encendieron durante siete segundos a las 22:33, hora peninsular española, del 22 de mayo de 2020.

Es una prueba que hace SpaceX siempre con sus cohetes antes de cada lanzamiento para ver que los motores y los sistemas asociados funcionan correctamente. Pero por mucho que la hagan siempre en este caso era especialmente importante que todo saliera bien para poder mantener el 27 de mayo como fecha de lanzamiento de esta histórica misión. De hecho la prueba se programó para ser hecha a a misma hora a la que está previsto el lanzamiento, algo que en otras ocasiones no se tiene en cuenta.

Gracias al buen resultado de la prueba de encendido durante el sábado 23 se está llevando a cabo un ensayo general del lanzamiento que concluirá justo en el momento en el que tendrían que empezar a ser llenados los tanques de combustible del Falcon 9. Eso incluye que Bob Behnken y Doug Hurley se enfunden sus trajes espaciales y se instalen en la cápsula.

El Tesla Model X que llevará a Behnken y Hurley a la plataforma de lanzamiento – NASA
Behnken y Hurley irán a la plataforma de lanzamiento, cómo no, en un Tesla Model X – NASA

Lo que pinta un poco peor es la previsión meteorológica. La primera emitida por la 45 Ala Espacial sólo da un 40% de que haya condiciones favorables al lanzamiento. Pero la noche anterior a que el Atlantis despegara en la última misión de los transbordadores espaciales de la NASA tronaba. Y luego pudo despegar. Así que veremos.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 22 de Mayo de 2020

Tras día y pico la misión DM-2 de SpaceX, la que será la primera misión tripulada de una Crew Dragon, ha pasado su Flight Readiness Review (FRR).

Pasar la FRR es un paso imprescindible para el lanzamiento de cualquier misión de la NASA pues significa que todas las personas, departamentos, organizaciones y empresas implicadas en ella tienen claro que está todo listo. Wayne Hale, ex-director del programa de transbordadores espaciales, describía así estas reuniones:

En una FRR de la NASA se supone que cada área debe demostrar que todas y cada una de las piezas del vehículo que va volar fue diseñada según los estándares de ingeniería adecuados para lograr el propósito requerido; y que además cada pieza fue fabricada con tolerancias exactas y pasó las inspecciones pertinentes; y aún más que cada pieza fue probada o certificada para las condiciones que experimentará durante el vuelo. Si se detectaba la más mínima discrepancia, debía darse una explicación extremadamente detallada y con montones de argumentaciones de ingeniería -pruebas y análisis- para demostrar que la discrepancia era aceptable. Una buena FRR para el transbordador espacial podía durar dos o más días con largas presentaciones, preguntas comprometidas, debate a veces agrio, y finalmente una resolución: volar o retirarse y arreglar lo que hiciera falta.

Así que no es de extrañar que la FRR de la DM–2 haya durado más de un día. Es algo que ya estaba previsto así que no va a tener impacto en la fecha de lanzamiento. Un momento muy importante de ella ha sido cuando Kathy Lueders, la directora del programa de tripulaciones comerciales de la NASA, firmó el certificado para misiones tripuladas de SpaceX. La última vez que la NASA certificó una nave para misiones tripuladas fue hace 39 años con los transbordadores espaciales.

Kathy Lueders en el momento de la firma – NASA
Kathy Lueders en el momento de la firma – NASA

El siguiente paso es una prueba estática de los motores del Falcon 9 que va a lanzar la misión. Esto es una prueba estándar en todos los cohetes de SpaceX y consiste en encender los motores durante unos segundos para comprobar que tanto ellos como los sistemas asociados funcionan correctamente. Se producirá a las 22:33, hora peninsular española, del 22 de mayo. Justo a la misma hora en la que está previsto el lanzamiento del día 27. Habrá una retransmisión no oficial a través de Internet.

Es la última ocasión en la que la NASA y SpaceX podrán obtener datos del cohete, que de acuerdo con los requisitos de la agencia para misiones tripuladas, es completamente nuevo.

Ya el sábado se hará un simulacro de lanzamiento en el que se seguirán todos los pasos de un lanzamiento hasta justo el momento de empezar a cargar combustible. Esto incluye que Bob Behnken y Doug Hurley se monten en la Crew Dragon. Por cierto: no irán a la plataforma de lanzamiento en una de las tradicionales furgonetas de la NASA sino en un Tesla Model X.

Con todo esto el lunes 25 se llevará a cabo la Launch Readiness Review (LRR), la revisión que efectivamente autorizará –esperemos– el lanzamiento en sí. Está previsto para las 22:33, hora peninsular española, del día 27.

Será la primera vez desde 2011 en el que una tripulación estadounidense despegue en una nave estadounidense desde suelo estadounidense. Si todo va bien la entrada en servicio de la Crew Dragon –orgullo patriótico aparte– permitirá asegurar una segunda vía de acceso de misiones tripuladas a la Estación Espacial Internacional; desde la retirada de los transbordadores espaciales en 2011 todo depende de las Soyuz rusas.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear