Por @Wicho — 14 de Junio de 2024

Impresión artística de la Voyager 1 en el espacio
Impresión artística de la Voyager 1 en el espacio – NASA/JPL

El pasado mes de noviembre un fallo en un chip de memoria dejó a la Voyager 1 incapaz de enviar datos ni telemetría a la Tierra. Pero desde hace unos días por fin sus cuatro instrumentos vuelven a enviar datos, aunque lo más correcto sería decir los cuatro instrumentos que aún le quedan en activo, pues unos han ido fallando y otros simplemente fueron desactivados porque por dónde va ahora la sonda no tienen uso. Esto es gracias a varias actualizaciones de software realizadas a ni más ni menos que 24.000 millones de kilómetros. Y pico.

El primer problema con el que se enfrentó el equipo de la misión es con que durante muchos meses no sabían qué pasaba con la veterana sonda más allá de que lo que llegaba de ella era basura. Pero a principios de abril sus esfuerzos dieron resultado y por fin pudieron comprobar que el problema estaba en que había fallado uno de los chips de memoria del FDS, el ordenador que prepara la telemetría y los datos de los instrumentos científicos para su envío a la Tierra.

Foto en blanco y negro del FDS
El FDS de las Voyager – NASA/JPL

Una primera actualización de software a finales de ese mes permitió a la sonda volver a enviar telemetría. Otra ejecutada a mediados de mayo permitió empezar a recibir datos del Subsistema de Plasma y del magnetómetro. Y la más reciente, ejecutada esta semana, hizo lo propio con el medidor de partículas de baja energía y con el de rayos cósmicos.

Esto es una grandísima noticia no sólo porque significa que una sonda con más de 50 años de servicio sigue en servicio sino porque estamos recibiendo datos del espacio interestelar, un lugar que sólo hemos alcanzado con la Voyager 1 y su gemela la Voyager 2.

Ed Stone, el científico jefe del proyecto durante 50 años, recién fallecido, no llegó a ver la Voyager 1 de nuevo en funcionamiento. Pero es un gran tributo a su carrera que una de sus «hijas» vuelva a estar dándolo todo.

Las Voyager están en Twitter como @NASAVoyager, aunque la cuenta @NSFVoyager2 también habla bastante por ellas.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 12 de Junio de 2024

La descripción
La Starliner a su llegada a la Estación Espacial Internacional – Oleg Kononenko/Roscosmos

Cuando la Starliner Calypso despegó el pasado día 5 en su primera misión tripulada había una fuga de helio localizada en su sistema de propulsión. Parecía un problema aislado relacionado con el sellado de una válvula y tanto la NASA como Boeing estimaron que era asumible. Pero durante su vuelo a la Estación Espacial Internacional (EEI) aparecieron otras dos. Otra más fue detectada poco después de atracar el día 6. Y unas horas después aparecía otra. Así que si estás llevando las cuentas tal como dice en el título la Starliner ya va por las cinco fugas de helio.

Con la Calypso atracada en la EEI la circulación de helio está cerrada, con lo que no se está perdiendo más. Pero el helio se utiliza para presurizar los depósitos de propelentes de la Starliner para que puedan alcanzar los motores de maniobra cuando hace falta utilizarlos. Así que es fundamental para el funcionamiento de la cápsula cuando está en vuelo libre, por lo que habrá que volver a abrir el circuito para su partida de la Estación.

Boeing y la NASA estiman que con el ritmo de pérdida de helio que causan las cinco fugas localizadas la nave tiene margen para 70 horas de vuelo libre. Y la vuelta a casa sólo necesita siete horas, así que en principio hay margen de sobra. Pero lo están mirando y diseñando planes de contingencia por lo que pueda pasar.

Aunque en cualquier caso es preocupante no sólo que hayan aparecido cuatro fugas más. Es que nadie tiene claro qué las está causando. Además por lo visto ya habían aparecido en la primera misión no tripulada de la Starliner a la Estación. Así que tiene toda la pinta de que será un tema al que habrá que darle una vuelta antes de que la cápsula pueda entrar en servicio regular.

Seguir leyendo: «La Starliner ya va por las cinco fugas de helio en su sistema de propulsion»

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 11 de Junio de 2024

Ed Stone con un modelo de las Voyager en 1992
Ed Stone con un modelo de las Voyager en 2022, año de su jubilación. De Stone, no de las sondas, que siguen a lo suyo dándolo todo – JPL

Acaba de hacerse pública la noticia de la muerte de Ed Stone, quien fue jefe científico del programa de las sondas Voyager de 1972, cuando aún se llamaban MJS 77, a 2022. 50 años, que se dice pronto.

De hecho durante su tiempo como jefe científico de la misión Stone vio pasar hasta a diez directores distintos del proyecto mientras él se encargaba de exprimir al máximo las dos sondas, que duraron mucho más de lo que nadie podía esperar. Que duraron más que él, algo inimaginable cuando fueron lanzadas, ya que nadie esperaba que duraran mucho más que los cinco años previstos para su misión inicial.

Y por si fuera poco también dirigió el famoso Laboratorio de propulsión a chorro (JPL) de 1991 a 2001. Entre otras muchas cosas.

Deja atrás un legado increíble. Como él mismo dijo al jubilarse,

Ha sido un honor y una alegría servir como científico del proyecto Voyager durante 50 años. Estas naves han tenido un éxito más allá de las expectativas y he apreciado la oportunidad de trabajar con tantas personas con talento y entregadas a esta misión. Ha sido un viaje extraordinario y estoy agradecido con todos los que han seguido a las Voyager y se han unido en todo el mundo a nosotros en esta aventura.

La cita está extraída de Viajes interestelares, un magnífico libro de Pedro León sobre la misión que cuenta todo lo que querías saber y cosas que no sabías que quieres saber de ella.

Ad astra con tus sondas.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 11 de Junio de 2024

China acaba de anunciar la selección de diez personas para su cuarto grupo de candidatos a astronauta. O taikonautas, que aunque es un «palabro» inventado cada vez va ganando más popularidad. Y va a haber que rendirse a la evidencia.

No se han hecho públicas sus identidades. Pero sí que serán 8 pilotos (o pilotas) y dos especialistas de carga útil. Los especialistas son de Hong Kong y Macao y sí se sabe que en concreto la persona de Hong Kong es Ka-Ying Lai, una mujer policía.

Para llegar aquí han tenido que pasar tres rondas de selección que empezaron en la segunda mitad de 2022. Ahora les toca pasar el entrenamiento específico de la Agencia Espacial Tripulada de China (CMSA) para dejar de ser candidatos a astronautas y convertirse en astronautas propiamente dichos. O taikonautas. Este entrenamiento durará dos años.

Sus misiones serán en principio a la estación espacial china –miembros del tercer grupo están volando ahora mismo a ella– pero podrían ser también quienes formaran parte de una futura misión tripulada a la Luna.

La CMSA insiste además en que en el futuro invitará a astronautas de otros países a pasar el proceso de formación necesario para poder formar parte de misiones a la estación espacial china.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD