Por @Wicho — 16 de Mayo de 2022

El 25 de julio de 2019 iSpace se convertía en la primera empresa privada china en hacer un lanzamiento orbital con éxito. Desde entonces ha hecho otros tres lanzamientos de su cohete Hyperbola-1 y los tres han fallado. El tercero hace apenas unos días.

Fue el lanzamiento orbital número 16 desde China de 2022 y el primero en fracasar. Todos los anteriores corrieron a cargo de cohetes de la familia Larga Marcha, que son los desarrollados por la agencia espacial china.

El Hyperbola-1 (Shian Quxian-1, SQX-1) es un cohete 24 metros de largo y 1,4 de ancho similar al Electrón de Rocket Lab en cuanto a carga útil. Pero lleva una carrera bastante distinta en la que lo más preocupante es que en cada uno de sus lanzamientos fallidos la causa del fallo ha sido distinta.

En febrero de 2021 la causa estuvo en un fallo de las aletas de guiado; en agosto de ese mismo año lo que falló fue la separación de la cofia protectora. En el tercer lanzamiento la causa está aún por determinar, pero se habla o bien de un fallo en la ignición de la segunda etapa o de una fuga de gas en el sistema de control de actitud.

Un Hyperbola-1 durante los preparativos para su lanzamiento – iSpace
Un Hyperbola-1 durante los preparativos para su lanzamiento – iSpace

Hay que tener en cuenta, de todos modos, que aquel primer Hyperbola-1 era un cohete distinto de los otros tres que ha lanzado la empresa. Y es que aunque comparten el nombre era un cohete más pequeño con etapas diferentes. Así que la experiencia obtenida con ese lanzamiento con éxito no es muy aplicable a los demás, como ha quedado patente.

El gobierno chino está, desde mediados de la década pasada, apoyando la creación de empresas privadas que hagan lanzamientos espaciales. Pero por ahora no es que vaya muy bien la cosa. Aparte de los fracasos de iSpace, Landspace abandonó el desarrollo de su cohete Zhuque-1 después de su único lanzamiento fallido de 2018; y OneSpace, por su parte, no ha vuelto a intentarlo con su OS-M desde su lanzamiento, también fracasado, de 2019. Solo a Galactic Energy parece irle mejor, con dos lanzamientos con éxito de su Ceres-1, uno en noviembre de 2020 y otro en diciembre de 2021.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 11 de Mayo de 2022

Ingenuity sobre la superficie de Marte fotografiado por Perseverance – NASA/JPL-Caltech/ASU
Ingenuity sobre la superficie de Marte fotografiado por Perseverance – NASA/JPL-Caltech/ASU

El pasado 3 de mayo el helicóptero Ingenuity de la NASA no dio señales de vida durante la sesión de comunicaciones programada para ese día. Pero para el día 5 el control de la misión ya había conseguido volverse a poner en contacto con él. Así que el susto solo duró unas horas. Aunque aún queda para que puedan –podamos– respirar aliviados.

La radio de Ingenuity no tiene ni de lejos la potencia necesaria para hacer llegar una señal a la Tierra. Así que se pone en contacto con el control de la misión utilizando el rover Perseverance como relé de comunicaciones. Y el día 3 no llamó a casa a la hora prevista.

Una vez detectado el problema y con la idea de ver qué estaba pasando desde el control de la misión pusieron al rover en modo escucha permanente. Y el día 5 sí consiguió establecer contacto con el helicóptero, aunque no a la hora programada.

Ingenuity empezó transmitiendo un mínimo de datos para conservar energía una vez detectado por su parte también que había perdido el contacto. El análisis de los datos recibidos indica que en algún momento de la noche del 2 al 3 la carga de las baterías del helicóptero bajó demasiado. Eso hizo que su «cerebro» fuera desconectado para dar prioridad a los calentadores que evitan que los componentes de a bordo se enfríen demasiado. Aunque al final la carga bajó tanto que también se desconectaron los calentadores, con lo que solo quedó activo a bordo lo mínimo para intentar volver a cargar las baterías en cuanto volviera a salir el Sol.

Pero para cuando las baterías tuvieron la carga suficiente para reactivar el «cerebro» del helicóptero ya había olvidado la hora, que es uno de los parámetros que almacena ahí. Por eso no se puso en contacto con Perseverance a la hora programada: cada uno de los dos vehículos vivía en un momento diferente del día. Sólo se sincronizaron cuando consiguieron restablecer las comunicaciones; el rover manda en esto, ya que tiene un generador térmico que evita que nunca se quede sin electricidad.

El problema de Ingenuity es que en esta época del año en Marte, según se acerca el invierno, aparte de hacer más frío, también hay más polvo en la atmósfera. Eso reduce la capacidad de producir electricidad de sus paneles solares y por ende su le cuesta más cargar las baterías.

Desde el control de la misión, de todos modos, han diseñado una estrategia que creen que puede volver a poner el helicóptero en condiciones óptimas de funcionamiento. Para ello han reprogramado el software de a bordo de modo que en vez de activar los calentadores cuando la temperatura de las baterías baje a -15 ºC lo hagan al llegar a los -40 ºC. Y entonces el helicóptero se apaga de forma casi inmediata y ordenada para conservar el máximo de batería. La idea es que al salir el Sol al día siguiente las baterías sigan cargándose desde un nivel no tan bajo y así en unos días alcanzar de nuevo una carga completa que permite retomar las operaciones.

Dejar bajar tanto la temperatura es un riesgo: en la zona de Marte en la que está el helicóptero se alcanzan los -80 ºC en esta época del año y algún componente podría «cascar». Pero a estas alturas toca arriesgar. Y en cualquier caso no hay que olvidar que a estas alturas Ingenuity lleva más de un año en servicio en Marte y acumula ya 27 vuelos cuando en principio iba a durar un mes y a volar cinco veces. Se mire como se mire, su misión ha sido un éxito absoluto.

Aunque a estas alturas es raro, Ingenuity no tiene cuenta en Twitter. Pero sin embargo sí tiene RSS un blog. El que sí está en Twitter es Perseverance como @NASAPersevere.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 10 de Mayo de 2022

IRAC vs MIRI – NASA/JPL-Caltech; NASA/ESA/CSA/STScI
IRAC vs MIRI (clic para ver en grande) – NASA/JPL-Caltech; NASA/ESA/CSA/STScI

Terminado su enfoque, al telescopio espacial James Webb aún le quedan un par de meses de ajustes y pruebas antes de entrar en servicio. Pero las imágenes del instrumento MIRI, aún no terminado de preparar, ya dejan en mantillas a las del Spitzer. Se puede ver con claridad en las dos imágenes de arriba, tomadas por los instrumentos IRAC del Spitzer y MIRI del Webb.

En ellas se ve parte de la Gran Nube de Magallanes a 8 y 7,7 micras de longitud de onda. Son frecuencias de luz que nosotros no vemos porque están en el infrarrojo, que es la parte del espectro electromagnético en el que trabajará el Webb y en la que trabajaba el Spitzer. En concreto, se corresponden con las emisiones de hidrocarburos aromáticos policíclicos. Son moléculas de carbono e hidrógeno que desempeñan un papel importante en el equilibrio térmico y la química del gas interestelar.

La evidente diferencia de calidad la producen el espejo primario mucho más grande del Webb –6,5 metros frente a 0,85– y unos detectores más modernos y mejorados. No hay que olvidar que el Spitzer, desactivado el 30 de enero de 2020, había sido lanzado en agosto de 2003. Eso quiere decir que sus sensores eran, en el mejor de los casos, de finales del siglo XX. De finales del milenio pasado.

Según la nota de prensa del Centro de Astrobiología

MIRI (Mid-Infrared Instrument) es el instrumento más sofisticado enviado al espacio para trabajar en el rango del infrarrojo térmico (longitudes de onda de 5 a 28 micras). MIRI aúna en un único instrumento una cámara de imagen, un espectrómetro de campo integral, y un coronógrafo. Y todo ello con una sensibilidad de diez a cien veces más que su inmediato predecesor, Spitzer, y una resolución angular de 6 a 8 veces superior.

De hecho el Webb está enviando imágenes que están al límite de lo posible con el tamaño de sus espejos y sensores, dando resultados que son mejores de lo que aún los modelos más optimistas aventuraban.

Pero no hay que olvidar que la imagen utilizada para comparar con las del Spitzer no deja de ser una prueba. Aún queda por analizar el comportamiento de todos los componentes de los instrumentos y calibrar así los datos que se obtienen con ellos.

Rueda de filtros del instrumento MIRI – NASA
Rueda de filtros del instrumento MIRI – NASA

En palabras de Scott Friedman, el científico que lidera la puesta en marcha de los instrumentos del Webb,

Vamos a medir el rendimiento de los instrumentos, es decir, qué cantidad de la luz que entra en el telescopio llega a los detectores y se registra. Siempre hay alguna pérdida con cada reflejo en los espejos del telescopio y dentro de cada instrumento, y ningún detector registra cada fotón que llega. Mediremos este rendimiento en múltiples longitudes de onda de luz observando estrellas estándar cuya emisión de luz se conoce a partir de datos obtenidos con otros observatorios combinados con cálculos teóricos.

También es necesario comprobar el funcionamiento del sistema de guiado del Webb de cara a hacer observaciones prolongadas de un objeto determinado. Esto es necesario porque el Webb no está quieto en un punto del espacio, igual que no lo están los objetos que va a observar.

Se puede ver el estado del telescopio en tiempo real en la página Where is Webb?. Y también información sobre la misión en las cuentas de Twitter @NASAWebb, gestionada por la NASA, y en @ESA_Webb, gestionada por la Agencia Espacial Europea (ESA).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 10 de Mayo de 2022

China sigue adelante con la construcción de su estación espacial, en este caso con el lanzamiento y acoplamiento automático del carguero Tianzhou 4 al módulo central Tianhe. Lleva en su interior más de 200 paquetes que contienen 6,3 toneladas de suministros para la tripulación y la estación y experimentos que se ejecutarán a bordo. También lleva en sus depósitos 750 kilos de propelentes.

El acoplamiento se produjo unas siete horas después de su despegue a bordo de un cohete Larga Marcha 7. Ha sido el quinto lanzamiento de un LM-7; el cuarto de un carguero Tianzhou y el tercero para el envío de suministros a la estación espacial china.

La idea es que antes de que termine 2022 estén en órbita todos los módulos de la estación, lo que incluye los laboratorios Wentian y Mengtian. La llegada de ambos será supervisada por la tripulación de la Shenzhou 14.

Impresión artística de la estación con dos cargueros y una nave tripulada acoplados – CNSA
Impresión artística de la estación con dos cargueros Tianzhou acoplados a sus extremos y una nave tripulada Shenzhou en el puerto inferior; ojo a la persona en un traje espacial que está en la parte superior para tener una idea del tamaño de la estación – CNSA

La fecha prevista para lanzar la Shenzhou 14 es el 5 de junio. El turno de Wentian llegará el 24 de julio y el de Mengtian en octubre.

Hay un simulador 3D en línea compatible con gafas de realidad virtual en el que puedes explorar la estación a tu gusto. Los textos están en chino pero es fácil ver qué es cada cosa. Además permite abrir un plano en alzado para que veas en todo momento dónde estás y hacia dónde estás mirando.

Ya para 2024 China tiene previsto el lanzamiento del telescopio espacial Xuntian. Estará en la misma órbita que la estación, lo que le permitirá acoplarse con ella cuando sea necesario repostar combustible o realizar tareas de mantenimiento y reparación.

No son oficiales, pero las cuentas @TGSpaceStation y @TiangongStation permiten seguir con un nivel de detalle muy razonable las andanzas de la estación espacial china.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo