Por @Wicho — 29 de Marzo de 2016

Hasta ahora todos los módulos de cualquier nave o estación espacial que hayamos lanzado han sido rígidos, aunque hay una vieja idea, que es la de utilizar módulos hinchables, que pueden ofrecer mucho más volumen útil que los módulos rígidos, una idea que está a punto de ser probada en la Estación Espacial Internacional.

BEAM, de Bigelow Expandable Activity Module o Módulo de Actividad Expandible de Bigelow, va a ser lanzado el próximo 8 de abril de 2016 en una cápsula Dragon CRS-8 rumbo a la EEI, y una vez allí el brazo robot de esta será el encargado de extraerlo de la Dragon y acoplarlo al módulo Tranquility.

BEAM listo para su lanzamiento
BEAM listo para su lanzamiento – NASA/Stephanie Schierholz

Una vez acoplado será hinchado poco a poco para ver cómo responde, lo que lo hará pasar de unas dimensiones de 1,9×2,6 a 4×3,5 metros. El objetivo de la prueba es que BEAM esté al menos durante dos años acoplado a la Estación, durante los cuales una serie de sensores medirán continuamente la temperatura, los niveles de radiación, y el número de impactos que sufre el módulo; también se estudiará su durabilidad mecánica y su estabilidad en cuanto a fugas de aire.

BEAM siendo cargado en su transporte al espacio
BEAM siendo cargado en su transporte al espacio – SpaceX

No es, de todas formas, la primera vez que Bigelow coloca módulos hinchables en el espacio, pues ya ha probado con éxito los Genesis I y Genesis II, lanzados en 2006 y 2007 respectivamente.

Compartir en Facebook  Tuitear