Por @Wicho — 14 de Junio de 2017

Con precisión absoluta el cohete Soyuz 2-1A portador de la cápsula de carga Progress MS-06 despegaba de la plataforma de Gagarin del cosmódromo de Baikonur a las 11:20:13 del 14 de junio de 2017, hora peninsular española, rumbo a la Estación Espacial Internacional.

Apenas nueve minutos después la MS-06 estaba en órbita, con sus paneles solares y antenas desplegados, y en comunicación con el control de la misión.

Las Progress son capaces de llegar a la Estación Espacial Internacional en apenas seis horas, pero en este caso la MS-06 usará la aproximación lenta, por lo que no está previsto que atraque en el módulo Zvezda de la hasta las 13:41 del viernes 16. No he encontrado una explicación del porqué de esto, pero quizás tenga que ver con la carga de trabajo de los tripulantes de la EEI, pues en este momento sólo están a bordo Peggy Whitson, Jack Fischer y Fyodor Yurchikhin y aunque las Progress atracan de forma automática en la EEI siempre tiene que haber un astronauta pendiente de la maniobra, tarea que recaerá en Yurchikhin.

La MS-06 lleva a bordo 2.400 kilos de comida y bebida, combustible, agua (el agua para el segmento ruso de la Estación es incompatible con el segmento estadounidense y viceversa), aire y oxígeno a presión para reponer la atmósfera de la EEI, material de mantenimiento y para experimentos científicos, y varios satélites pequeños (no CubeSat como había escrito anteriormente) de universidades e instituciones rusas.

Estaba previsto, originalmente, que la MS-06 se acoplara con el módulo Pirs de la Estación y que se lo trajera de vuelta con ella para que se desintegraran juntos en la reentrada en la atmósfera al final de la misión. Pero dado que el módulo Nauka que ha de sustituir a Pirs aún no está listo esta parte de la misión ha sido pospuesta sine die.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones