Por @Wicho — 30 de Septiembre de 2017

La NASA acaba de publicar el vídeo Exploration Mission-1 – Pushing Farther Into Deep Space, en el que se resumeen ocho minutos la primera misión de la combinación formada por el cohete Space Launch System y la cápsula tripulada Orión.

Con un lanzamiento previsto para no antes del 15 de diciembre de 2019 el objetivo de la Exploration Mission 1 es probar tanto el SLS como la cápsula Orión en una misión casi real. Casi porque la Orión no irá tripulada.

El SLS pondrá una cápsula Orión en órbita baja terrestre y ésta, utilizando los motores de su módulo de servicio y propulsión, pondrá rumbo a la Luna, que orbitará durante un par de semanas antes de poner de nuevo rumbo a la Tierra para un amerizaje en el Pacífico.

Durante el tiempo que permanezca en órbita alrededor de la Luna se convertirá en la nave tripulada –o más bien diseñada para poder ser tripulada– que más lejos haya estado nunca de la Tierra, pues será una órbita elíptica, lo que hará que se aleje más de la Tierra que los módulos de mando del porgrama Apolo.

Si todo va bien, dejará el camino despejado para que en 2022 sea lanzada la Exploration Mission 2, ya tripulada. De cumplirse estas previsiones la NASA pondría fin así a un periodo de once años sin realizar lanzamientos tripulados con sus propios medios después de la retirada del servicio de los transbordadores espaciales en 2011.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear