Por @Wicho — 1 de Marzo de 2018

Lanzada el 3 de diciembre de 2014, la sonda Hayabusa 2 de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) tiene como misión estudiar el asteroide previamente conocido como 1999 JU3 y pero ahora conocido como Ryugu. 162173 Ryugu si nos ponemos exquisitos.

Tiene previsto entrar en órbita alrededor de él en junio de 2018 pero desde el pasado 26 de febrero su cámara telescópica es ya capaz de verlo con su cámara telescópica de navegación, lo cual sin duda es una buena noticia. Ryugu es ese punto que se mueve de izquierda a derecha en los nueve cuadros del gif de ahí arriba. La sonda estaba a algo más de 1,3 millones de kilómetros del asteroide cuando captó estas imágenes.

Hayabusa 2 rumbo a su destino
Impresión artística de Hayabusa 2 viajando rumbo a su destino

Ryugu es uno de los asteroides Apolo, un grupo de asteroides cercano a la Tierra, y el objetivo de Hayabusa 2 es estudiarlo con los seis instrumentos que lleva a bordo, que le permitirán estudiar su composición y forma.

Pero además lleva a bordo cuatro aterrizadores que soltará sobre su objetivo. Minerva-II-1 está compuesta a su vez por dos subsondas que se separarán entre ellas cuando Hayabusa las libere y que tienen como objetivo ir dando saltos por la superficie de Ryugu para tomar medidas en distintos puntos. Minerva II-2 es similar, pero no está diseñada para moverse. Las tres están cubiertas de paneles solares, con lo que en principio deberían poder funcionar durante todo el tiempo que Hayabusa 2 esté en órbita alrededor del asteroide. El nombre de estas sondas es un homenaje a Minerva, el aterrizador que viajaba con la sonda Hayabusa original y que se perdió en el espacio.

Una de las Minerva II en primer plano

Y luego está Mascot, diseñado por el Centro Aeroespacial Alemán con contribuciones del CNES francés. Es un cubo de 30×30×20 centímetros y 10 kilos de peso que se puede desplazar por la superficie del asteroide desplazando un contrapeso interno, pero con una duración estimada de su batería de entre 12 y 16 horas.

Además de todo esto Hayabusa 2 está diseñada para poder tomar hasta tres muestras de la superficie de Ryugu y traerlas de vuelta a la Tierra. Y para que una de ellas sea material «fresco» lleva también una especie de proyectil con una carga explosiva que lanzará contra el asteroide para hacerle un nuevo cráter. Eso sí, se pondrá al otro lado de Ryugu en el momento del impacto por si acaso, aunque habrá dejado atrás una cámara flotando en el espacio para grabar el impacto.

Si todo va bien Hayabusa 2 dejará la órbita de Ryugu en diciembre de 2019 y la cápsula con las muestras estará de vuelta en la tierra en diciembre de 2020.

La misión está en Twitter como @haya2e_jaxa.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear