Por @Wicho — 17 de Abril de 2016

BEAM durante su instalación
BEAM durante su instalación – Tim Kopra / NASA

Después de dejar unos días para que se aclimatara tras su llegada a la Estación Espacial Internacional a bordo de la cápsula de carga Dragon SpX–8 el módulo BEAM fue acoplado al módulo Tranquility de la Estación el sábado 16 de abril de 2016 utilizando el brazo robot de esta.

BEAM durante su instalación

BEAM durante su instalación

BEAM, de Bigelow Expandable Activity Module o Módulo de Actividad Expandible de Bigelow, viajó a la EEI en el compartimento no presurizado de la Dragon, una especie de «maletero» que va en su parte trasera.

Un módulo de este tipo ocupa muy poco espacio durante su lanzamiento y a cambio, una vez expandido, puede ofrecer espacio a mayores en una nave espacial, algo que siempre es de agradecer, en especial si pensamos en viajes de larga duración, como por ejemplo a Marte… Aunque los problemas de espacio no sean precisamente los que hacen que esa misión esté siempre unos veinte años en el futuro.

BEAM siendo cargado en su transporte al espacio
BEAM siendo cargado en su transporte al espacio – SpaceX

BEAM será expandido –hinchado– dejando que la atmósfera de la EEI pase a su interior, en un proceso que durará varias horas, a finales de abril de 2016 o principios de mayo, y permanecerá conectado a la Estación durante dos años. Una vez expandido pasará de unas medidas de 2,36×2,16 metros a 4×3,23 metros y su volumen interno pasará de 3,6 a 16 metros cúbicos.

Representación artística de BEAM instalado e hinchado
Representación artística de BEAM instalado e hinchado – Bigelow Aerospace

Durante este tiempo los tripulantes de la EEI entrarán periódicamente en el módulo expandido para comprobar cómo se comporta una vez expuesto a las condiciones reinantes en el espacio, aunque también estará permanentemente monitorizado por una serie de sensores que los astronautas instalarán en su interior.

Finalizado este periodo de prueba será también el brazo robot de la Estación el que se encargue de desacoplarlo y lanzarlo de vuelta a la atmósfera para que se desintegre en ella durante la reentrada.

Bigelow incorpora en BEAM lo que ha aprendido con los módulos expandibles Genesis I y Genesis II, lanzados en 2006 y 2007 respectivamente, que en ambos casos duraron más de lo previsto y cumplieron de sobra con las especificaciones deseadas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear