Por @Wicho — 30 de Septiembre de 2017

Hoy hace un año que decíamos adiós a Rosetta, una de las misiones espaciales más espectaculares y con más éxito de los últimos años, algo que la Agencia Espacial Europea ha querido conmemorar con un mosaico de 210 imágenes, también disponibles como vídeo, que resumen la misión.

Las 210 imágenes incluidas en Rosetta’s ever-changing view of a comet quieren reflejar la visión siempre cambiante de Rosetta del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko entre julio de 2014 y septiembre de 2016.

Rosetta en 210 imágenes

La secuencia comienza en el mes anterior a la llegada de Rosetta el 6 de agosto de 2014, cuando 67P apenas eran unos pocos píxeles en el campo de visión de las cámaras de Rosetta. De repente, la curiosa forma del núcleo del cometá quedó clara y Rosetta se apresuró a tomar imágenes de su superficie, llegando a acercarse a tan sólo 10 km, para encontrar un lugar adecuado para que Philae aterrizara apenas tres meses después.

El aterrizaje de Philae está representado con las imágenes de «despedida» tomadas por ambas naves poco después de la separación, y por las tomadas por Philae al acercarse a la superficie en su primer punto de aterrizaje. También se muestra una imagen tomada en el lugar de aterrizaje final.

Las imágenes subsiguientes, tomadas por Rosetta, reflejan la distancia variable del cometa, así como el ascenso y descenso de actividad del cometa a medida que orbitaban el Sol.

Antes de que el cometa alcanzara su fase más activa en agosto de 2015, Rosetta pudo hacer algunos vuelos cercanos, incluyendo uno en el que la geometría de iluminación del Sol era tal que la sombra de la nave espacial podía verse en la superficie.

Luego, debido al aumento de polvo en el ambiente local, Rosetta tuvo que mantener una distancia más segura y realizar observaciones científicas desde lejos, pero esto también dio algunas impresionantes vistas de la actividad global del cometa, incluyendo chorros y explosiones de gas.

Una vez que la actividad comenzó a disminuir, Rosetta pudo acercarse de nuevo y retomar sus observaciones científicas más cerca del núcleo, incluyendo la captura de imágenes de alta resolución de la superficie en búsqueda de cambios después del periodo de actividad máxima.

Con el tiempo, a medida que el cometa regresaba al Sistema Solar exterior, la energía solar disponible para operar Rosetta fue bajando y bajando. La misión concluyó con Rosetta haciendo su propio descenso dramático a la superficie el 30 de septiembre de 2016. Una selección de las imágenes finales tomadas se reflejan en las últimas imágenes mostradas en este montaje.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear